Apuestas deportivas en España: Del mercado libre antes de 2011 hasta las restricciones iniciadas en 2020

España reguló hace nueve años (2011) el mercado de las apuestas deportivas por Internet. Con anterioridad, los usuarios que se conectaban online desde España lo hacían a través de las extensiones ‘punto com’ en un mercado jurídicamente ‘libre’ desde la despenalización del juego en el Real Decreto Ley 16/1977 de 25 de febrero. Fue entonces cuando dejaron de ser clandestinos los juegos basados en habilidades como el póker o el blackjack, si bien las tragaperras y juegos similares no se legalizarían hasta 1981.

apuestas deportivas internet

En los años previos a 2011, el mercado online estaba en manos de unas pocas compañías como William Hill, Bwin y Betfair presentaban unos balances muy distintos a los que pueden encontrarse hoy. El juego online era semidesconocido y contaba con dos grandes inconvenientes, la gran tradición de las apuestas del estado y el rechazo de los apostantes españoles a dejar sus datos personales y bancarios.

Por aquel entonces, muchas de las casas cobraban una comisión por cada ingreso en cuenta (entre un 2% y un 5%), y la retirada de dinero con destino a la cuenta bancaria del usuario podía tardar en completarse casi dos semanas.

En ese mercado libre, los usuarios podían elegir por dos opciones, las apuestas tradicionales o las apuestas cruzadas, siendo estas últimas las que llevaron a Betfair a ser una de las líderes indiscutibles del mercado. Ese tipo de apuestas triunfó en España. La casa era simplemente intermediaria entre dos usuarios que ‘competían’ entre sí.

En 2011, el panorama varió sustancialmente, cuando el Estado decidió con la Ley 13/2011 de 27 de mayo comenzar a controlar un mercado incipiente, establecer los reglamentos correspondientes, y empezar a llevarse una parte de un ‘pastel’ cada vez más apetitoso.

Los interesados comenzarían desde entonces a operar únicamente bajo los dominios ‘punto es’ en una oferta sin apuestas cruzadas, porque el Gobierno consideró que este tipo de apuesta era nociva y podía fomentar la ludopatía.

Desde 2011 han sido más de cincuenta compañías las que han obtenido la licencia pertinente para operar en España por internet y muchas cosas han cambiado. Mientras se multiplican las casas físicas, a nivel de internet han desaparecido las comisiones por ingresos y se ha desatado una auténtica ‘batalla’ por captar usuarios.

A día de hoy, las apuestas deportivas online tienen una gran presencia en el mercado de las apuestas en España, ya que movieron en 2019 más de 2.580 millones de euros (ingresos brutos de 724 millones de euros). Al mismo tiempo, se multiplican portales accesorios de previsión de resultados como Sportytrader y comparadores de cuotas entre las casas.

La inquietud del Gobierno por la protección de los menores y combatir la ludopatía ha llevado al Ejecutivo a anunciar recientemente una serie de medidas, fundamentalmente basadas en restricciones publicitarias de las casas. Algunas ya se han aplicado con un Real Decreto durante el confinamiento por el coronavirus con la intención de que el ‘encierro’ no conllevara un aumento de casos de ludopatía.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.