Aviones llenos que no van a ninguna parte

La compañía aérea de Brunei, un pequeño estado situado en la isla de Borneo (Sudeste asiático), que comparte con Malasia e Indonesia -antiguo protectorado británico, uno de los cinco miembros de la Commonwealt que tiene su propio monarca, el sultán Hassanal Bolkoal– ofrece vuelos que despegan y aterrizan en el aeropuerto internacional del sultanato.

Isla de Borneo
Isla de Borneo

El objetivo es satisfacer las necesidades de personas acostumbradas a efectuar continuos viajes de trabajo, que se han visto privados de ellos a causa de la pandemia que restringe la entrada de extranjeros en muchos de los países del planeta. Es una información del digital francés Slate, que cita al canal estadounidense CNN.

Como el virus ha afectado poco al cerca de medio millón de habitante de Brunei, en esos extraños vuelos solo lleva mascarilla la tripulación, los pasajeros no están obligados a ponérsela. Para la compañía aérea, estos vuelos son una forma de seguir manteniendo la actividad ofreciendo a sus clientes «una experiencia nueva y satisfactoria» que, naturalmente, no todos pueden permitirse.

Pero la compañía de Brunei no es la única que ofrece este tipo de vuelos, también se pueden conseguir en las agencias de viajes de Taiwan, Japón y Australia, promocionados como «vuelos panorámicos» o «vuelos a ninguna parte» e incluso, para hacerlos más atractivos, como «dine and fly» (come y vuela), para «volar y comer disfrutando de la belleza de las costas».

El periódico francés asegura que el 15 de septiembre de 2020, la compañía de bajo coste australiana Qantas vendió en diez minutos toda su oferta de «vuelos a ninguna parte» de siete horas de duración en torno a Australia, por un precio de entre 500 y 2300 euros, dependiendo de si se trataba de la tarifa económica o la premiun.

Qantas también ofrece vuelos a la Antártida, que «no aterrizan pero permiten sobrevolar y admirar los glaciares».

En Taiwan, la compañía EVA agotó en minutos las 300 plazas de su vuelo «A380 Hello Kitty», que tampoco iba a ninguna parte.

 

Al parecer, las redes sociales de los países donde existe esta oferta de vuelos están llenas de críticas que recuerdan que el avión es uno de los medios de transporte más contaminantes. Un ejemplo es el tuit de una tal Léa Antigny (@leaantigny): « Impaciente por contar a mis hijos que un día utilicé esta oportunidad de contribuir a empeorar el cambio climático” (excited to tell my kids one day we used this opportunity to actually make climate change worse).

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.