Batallas calientes entre Azerbaiyán y Armenia por el enclave de Nagorno-Karabaj

Azerbaiyán comenzó un ataque a gran escala contra el disputado enclave de Nagorno-Karabaj, Artsaj, para los armenios, la mañana del domingo 27 de septiembre 2020 y se están produciendo batallas calientes, según ambos bandos.

Destrucción de elementos blindados azeríes por Armenia
Destrucción de elementos blindados azeríes por Armenia

El ejército azerbaiyano lanzó ataques con medios aéreos y misiles a lo largo de toda la línea fronteriza dirigidos a objetivos militares y civiles incluyendo la capital, Stepanakert.

De momento el balance global incluye dos civiles muertos (una mujer y un niño) y unos treinta heridos, así como dieciséis soldados muertos y más de cien heridos por parte armenia. Según el Ministerio de Defensa de Artsaj, Azerbaiyán perdió veinte drones, dos helicópteros –los azeríes reconocen uno- y diez tanques en medio del ataque a Artsaj.

Los azeríes señalan por su parte que han fallecido cinco civiles siendo heridos diecinueve, por los ataque armenios y que han destruido doce sistemas antimisiles y antiaéreos.

Ya en julio pasado, el ejército azerbaiyano atacó otra zona fronteriza, la región de Tovush en Armenia.

«Las acciones de Azerbaiyán constituyen un acto de agresión contra la República de Artsaj que, de conformidad con las disposiciones de la Carta de la ONU, ejerce su derecho inherente a la legítima defensa y toma todas las medidas necesarias para repeler la agresión y restablecer la paz en la región» informaron desde Artsaj.

El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, declaró la ley marcial y una movilización general en todo el territorio, medida compartida por el presidente de Artsaj, Araik Harutiunian: «la guerra nos fue impuesta y es nuestro deber defender nuestra patria y nuestras familias», declaró.

Pashinyan afirmó que están examinando si Armenia reconocerá Artsaj, un hecho que continuaría con un referéndum en Artsaj para unirse con Armenia.

Unas diez mil personas se ofrecieron como voluntarios para alistarse al ejército armenio, algo que, según el Ministerio de Defensa, «no era necesario».

Mientras, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Alíev, aseguró que «como resultado del bombardeo del Ejército armenio, hay pérdidas en las filas de las Fuerzas Armadas y entre la población civil». Asimismo, declaró en un mensaje televisado que Bakú «no dejará las acciones armenias sin respuesta».

Turquía ya ha mostrado su apoyo a Bakú «por todos los medios».

Armenia solicitó al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que exija a Azerbaiyán que detenga el bombardeo de objetivos civiles.

Por su parte, Azerbaiyán bloqueó las principales redes sociales en su país mientras sus hackers atacaron la mayoría de los sitios de noticias armenias, entre ellos la agencia estatal Armenpress.

La comunidad armenia en España condenó las agresiones de Azerbaiyán contra Artsaj: «toda la responsabilidad y las consecuencias de estos ataques recaen en el gobierno autoritario de Azerbaiyán y en su presidente Ilham Aliev», afirman en un comunicado.

Asimismo, llamaron a medios y periodistas españoles a «informar con imparcialidad y objetividad de los hechos, corroborando la información y siguiendo únicamente los comunicados oficiales de ambos países».

Peticiones de alto el fuego

El secretario general de la ONU, António Guterres, se manifestó «sumamente preocupado por la reanudación de hostilidades a lo largo de la línea en la zona de conflicto de Nagorno-Karabaj». Los mediadores del conflicto, el Grupo de Minsk de la OSCE, llamaron a «ambos lados a cesar las hostilidades inmediatamente».

El papa Francisco llamó a Armenia y Azerbaiyán a «realizar actos concretos de buena voluntad y fraternidad» para una solución pacífica del conflicto de Nagorno Karabaj, y afirmó que está orando por la paz en la región.

El alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, lamentó en un comunicado los combates en Nagorno Karabaj que han causado «bajas militares y civiles» mientras el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, instó este domingo a Armenia y Azerbaiyán a parar toda hostilidad militar y volver a unas negociaciones «sin precondiciones» sobre la zona en conflicto de Nagorno Karabaj.

Por su parte, Rusia instó a Azerbaiyán y a Armenia a cesar inmediatamente los combates en la línea fronteriza del territorio de Nagorno Karabaj y a sentarse a la mesa de negociación para estabilizar la situación.

Armenia Azerbaiyán zona del conflicto
Zona del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán

Antecedentes del conflicto bélico

Azerbaiyán y Armenia están enfrentados por el enclave de Nagorno Karabaj, que cuenta con unas 150.000 personas en un noventa por ciento de origen armenio. Es la zona europea con mayor presencia militar, según la prensa internacional.

La guerra entre ambos países se originó después de que, en 1991, los ciudadanos del territorio de Nagorno Karabaj, poblado en su mayoría por armenios y que la denominan Artsaj, decidieran en referéndum independizarse, de acuerdo con la ley soviética de 1990, de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán.

Entonces estalló una guerra abierta de 1992 a 1994 en la que resultaron muertas treinta mil personas y en 1994 se firmó un acuerdo de cese al fuego.

El Gobierno azerí perdió el control sobre Karabaj y siete distritos adyacentes -que Armenia los denomina ‘franja de seguridad’-. Los azeríes insisten en recuperar su integridad territorial, mientras que Armenia defiende los intereses de la autoproclamada República de Nagorno-Karabaj o república de Artsaj, que no es parte de las negociaciones.

Se impulsó la creación en el interior de la Conferencia en Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) del grupo Minsk que se encargaría de buscar un acuerdo de paz y alto al fuego. El grupo está integrado por representantes de Estados Unidos, Francia, Rusia, Alemania, Bielorrusia, Finlandia, Italia, Suecia y Turquía.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2019. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.