Burundi: represión y dinámicas de genocidio

La FIDH (Federación Internacional de Derechos Humanos e ITEKA (Ligue Burundaise des Droits de l’Homme) publican hoy el informe Burundi: represión y dinámicas de genocidio [1]. Este documento es resultado de un año y medio de investigación y de análisis sobre la represión y los crímenes perpetrados por las fuerzas del régimen de Burundi desde la gran ola de protesta popular de abril de 2015.

Genocidio en Burundi, cartel

Estas organizaciones lanzan con este motivo, desde París y Nueva York, #StopThisMovie, una campaña internacional de movilización que se articula en torno al tráiler de una película imaginada, Genocidio en Burundi y de una petición dirigida a las Naciones Unidas. El objetivo: lograr que la Unión Africana y las Naciones Unidas tomen medidas concretas para poner fin a los delitos cotidianos e impidan que ocurra lo peor, que se cometa un posible genocidio.

“El régimen del presidente Nkurunziza ha iniciado una persecución criminal para conservar el poder por todos los medios. Desde abril de 2015, se persigue, ejecuta, tortura, viola y se hace desaparecer en centros secretos de tortura a todas aquellas personas que son percibidas como opuestas al régimen. Hay que movilizarse para detener esta actividad criminal que se está llevando a cabo en Burundi”, señala Dimitris Christopoulos, vicepresidente de la FIDH.

El informe, de 200 páginas, del que se puede obtener un resumen en inglés o francés[2], presenta los delitos cometidos desde abril de 2015 en Burundi, principalmente a manos de las fuerzas de seguridad del régimen y de las milicias y los jóvenes del partido en el poder, los Imbonerakure: asesinatos, secuestros, desapariciones, torturas, violaciones y detenciones masivas. En él se repertan los principales centros de detención y tortura y se reconstruyen las cadenas de mando de la represión, lo que constituye la prueba que las directivas vienen de las instancias superiores del Estado.

“Los delitos del régimen se han vuelto sistemáticos y el aparato del Estado está al servicio de esta represión masiva. Se están cometiendo crímenes contra la humanidad y existe riesgo de genocidio. Ante la falta de una justicia burundesa independiente, se debe remitir la situación a la Corte Penal Internacional para que investigue los delitos y sus responsables”, señala  Anschaire Nikoyagize, presidente de ITEKA.

Los elementos recogidos por la FIDH e ITEKA confirman la radicalización y los excesos extremadamente preocupantes del régimen: la etnicización de la crisis, el recurso a una propaganda fundamentada en una ideología étnica, que asimila a los opositores, a los miembros de la sociedad civil, periodistas y tutsis a enemigos del régimen que es necesario eliminar, la persecución de los crímenes masivos a puerta cerrada, la utilización de unidades de élite y de milicias para reprimir a la oposición, la ruptura de la cooperación con las Naciones Unidas y la retirada de Burundi de la Corte Penal Internacional (CPI).

Así, el presidente del Senado burundés, Révérien Ndikuriyo, manifestaba el 1 de noviembre de 2015, ante sus seguidores y las milicias surgidas de las juventudes del partido en el poder (los Imbonerakure), refiriéndose a los tutsi: “¡Si escuchan la señal con una consigna que diga que esto tiene que acabar, las emociones y las lágrimas ya no tendrán cabida! Tienen que machacarlos, tienen que exterminar a esas personas (…) ¡Esperen el día en el que proclamemos ‘a trabajar’, y podrán comprobar la diferencia!”

El informe documenta y denuncia asimismo la violencia de la que son objeto las personas defensoras de los derechos humanos, periodistas e intelectuales que aún tienen el valor para investigar y dar a conocer esta situación.

Denuncia asimismo las violaciones cometidas por los grupos armados que llevan a cabo una política de asesinatos selectivos y de ataques por todo el país que alimenta la violencia y refuerza la represión.

Con objeto de poner fin a los excesos asesinos del régimen, la FIDH e ITEKA instan a la Unión Africana y a las Naciones Unidas para que desplieguen una misión de paz con objeto de proteger a la población civil. La gravedad de los delitos cometidos y la total impunidad de la que gozan sus autores debería impulsar a la CPI a investigar los crímenes cometidos en Burundi. Por último, es fundamental relanzar en el debate político un diálogo interburundés inclusivo para una salida a la crisis.

Enlaces:

  1. Descargar el informe (en inglés o en francés)
  2. Descargar el resumen del informe (en inglés o en francés)
  3. Cronología de la crisis de Burundi

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.