Inicio / NOTICIAS / Derechos Humanos / Celular con GPS para ubicar un retrete

Celular con GPS para ubicar un retrete

El mundo está saturado con una abundancia de teléfonos móviles pero necesita desesperadamente más retretes

Manipadma Jena/IPS: Niños indios usan un pequeño baño en un tugurio de Bhubaneswar.
Manipadma Jena/IPS: Niños indios usan un pequeño baño en un tugurio de Bhubaneswar.

El vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson, sorprendió a todos al presentar los siguientes números: de los 7.000 millones de habitantes del planeta, 6.000 millones tienen teléfonos celulares, pero solo 4.500 millones acceden a sitios adecuados para defecar, escribe Thalif Deen (IPS) desde la sede de Naciones Unidas.

“Eso significa que hay unas 2.500 millones de personas, mayoritariamente en áreas rurales, sin saneamiento”, indicó.

El mundo está saturado con una abundancia de teléfonos móviles pero necesita desesperadamente más retretes. Una viñeta en el calendario 2013 del Banco Mundial pone los números en una perspectiva más divertida y concreta.

El dibujo muestra a un aldeano de algún rincón del mundo portando un rollo de papel higiénico en una mano y un teléfono celular en la otra, procurando encontrar una letrina a través de su GPS (sistema de posicionamiento global).

BM-GPS-WCLa pantalla del teléfono reza: “Retrete más cercano a dos kilómetros de distancia”.

De todas formas, ese personaje podría considerarse afortunado, ya que unas 1.100 millones de personas (de las 2.500 millones que carecen de saneamiento adecuado) directamente no tienen otra opción que defecar al aire libre, dijo Eliasson.

En este contexto, el Banco Mundial intenta ayudar a afrontar los problemas de saneamiento del mundo con tecnología digital y aplicaciones para teléfonos móviles (Apps).

La semana pasada, el organismo anunció los tres ganadores del Hackathon sobre Saneamiento y Desafío de Apps, un proyecto de un año de duración para desarrollar aplicaciones innovadoras y localmente relevantes para afrontar el problema. “Hackathon” es un término usado para referirse a un encuentro de programadores de computación.

Manobi, firma de servicios de Internet y de teléfonos móviles con sede en Dakar, desarrolló una herramienta de sms (servicio de mensajes cortos) que permite a estudiantes, padres y profesores seguir de cerca y reportar la situación de saneamiento en instalaciones escolares.

Sun-Clean, desarrollada por un equipo de estudiantes de la Universidad de Indonesia, es una aplicación diseñada para enseñarle a niños y niñas buenas prácticas de saneamiento e higiene. La aplicación incluye dos juegos: “Disposición de basura” y “Lavado de mano para niños”.

Y Taarifa, creada por un equipo de desarrolladores de Gran Bretaña, Alemania, Estados Unidos y Tanzania, es una fuente abierta de aplicaciones web que permite a funcionarios públicos responder quejas de ciudadanos sobre la provisión de servicios sanitarios.

Consultado sobre este enfoque digital de los problemas del saneamiento, Joseph Pearce, asesor técnico de la organización internacional WaterAid, con sede en Londres, dijo a IPS: “Esas aplicaciones son grandes ejemplos de la riqueza de las innovaciones en TIC (tecnologías de la información y la comunicación) para mejorar la supervisión y la educación sobre agua, saneamiento e higiene”.

Además, sostuvo que esas simples ideas tienen el potencial de transformar las vidas. Sin embargo, reconoció que existen desafíos técnicos y de gobernanza claves para traducir esos proyectos en soluciones duraderas.

“Las aplicaciones jugarán un papel cada vez más importante en la difusión de información para la toma de decisiones”, pero esto por sí solo no alcanza, añadió.

La recolección de información también cuesta dinero, y se necesita voluntad política para financiar y actuar de acuerdo con las conclusiones a las que se lleguen.

Convertir la información en decisiones y en acciones concretas para mejorar el acceso al agua y al saneamiento, alertó, es quizás la parte más difícil.

Clarissa Brocklehurst, exjefa de agua, saneamiento e higiene en el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), dijo a IPS que la falta de acceso a retretes era un problema grande y hasta ahora intratable. “Tenemos que innovar todo lo que se pueda”, sostuvo.

Esto significa buscar innovaciones en tecnología, transformaciones a nivel institucional y cambios en las costumbres y en las formas de financiamiento.

En tanto, Andy Narracott, subjefe ejecutivo de la organización Water and Sanitation for the Urban Poor (WSUP), dijo a IPS que la tecnología por sí sola no puede resolver la crisis global de saneamiento: “Pero combinándola con expertos en negocios, estrategas, sociólogos e ingenieros, la real innovación puede llegar”, añadió.

Las innovaciones tecnológicas pueden jugar un papel fundamental en muchos desafíos relacionados con el saneamiento. Por ejemplo, realizando mapeos de las necesidades, identificando las brechas en la cobertura, reuniendo comentarios de los clientes y difundiendo mensajes de higiene para cambiar el comportamiento del público, indicó Narracott: “Pero el desafío clave es usar esta información para actuar”, añadió.

Narracott sostuvo que el sector necesita suficiente capacidad y financiamiento para traducir esa información en beneficios reales para las personas, especialmente aquellas que viven en áreas de bajos ingresos en ciudades y pueblos del Sur en desarrollo.

“El desafío apenas ha comenzado”, indicó. “Las herramientas solo son efectivas si las personas saben cómo usarlas, y si es que estas están interesadas en ver cómo funcionan”, añadió.

“Nos gustaría que esta iniciativa ahora se extienda a una plataforma colaborativa global, donde muchas personas puedan usarla y replicarla”, sostuvo.

Consultado sobre las críticas de que se le presta más atención al agua que al saneamiento, Brocklehurst dijo a IPS: “Creo que, en el pasado, la comunidad internacional sí le prestó más atención al agua, y es por eso que vemos tales diferencias en los progresos”.

“Alcanzamos la meta referida al agua (en los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el Milenio), y 89 por ciento de la población mundial usa al menos una fuente mejorada de agua, aun cuando alguna puede ser de dudosa calidad”, destacó.

“Mientras, solo 63 por ciento de la población mundial mejoró el saneamiento, y más de 1.000 millones todavía defecan al aire libre”, indicó.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Rafael Jiménez Claudín

Periodista Editor de periodistas-es.com

Ver también

El Aquarius de SOS Mediterráneo en una acción de salvamento marítimo. Foto: Maud Veith

Panamá retira el pabellón al Aquarius por presiones del gobierno italiano

En un comunicado con fecha 23 de septiembre de 2018, en el que anuncia para …

Un Comentario

  1. Abel Manríquez Machuca

    Me terminé enredando con algunos conceptos, pero me parece un muy buen tema, que además me impresiona con la contradicción contenida: mucho más celulares que W.C.en pleno comienzo del siglo XXI. Sin ninguna duda, los antiguos romanos no conocieron la telefonía, pero sí (según las ruinas de Pompeya) los principales tenían retretes en sus casas y existían también retretes colectivos, incluso tenían una forma de limpieza en reemplazo de nuestro actual papel higiénico. La predominancia de valoración en la sociedad de consumo de hoy tiene mucho que ver con aquello en que se pone prioridad social y personal.
    Por mi parte, no uso celular (me facilitan alguno para circunstancias en que es útil, pero uno personal no poseo); así que estoy entre los “extraños” que tienen retrete pero no un artefacto de telefonía móvil. Y precisamente, estando en ese recinto de W.C. no me gusta recibir llamadas y mensajes de textos, aunque conozco amigos que quieren el celular impermeable para responder incluso bajo la ducha.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: