Claire Denis dirige “High Life”, odisea en el espacio sin billete de vuelta

Melodrama casi hipnótico y aventura filosófica sobre la realidad de una humanidad sin ideales ni esperanzas

Tras su paso por la Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde se alzó con el premio FIPRESCI de la crítica internacional, “High Life”,  la última propuesta de la directora francesa de culto Claire Denis (“Chocolat”, “Una mujer en Africa”, “Un sol interior”), es una historia de ciencia ficción, “alucinada y visceral”, que puede gustar más o menos pero que difícilmente dejará indiferente.

High life posterUn reparto internacional encabezado por Juliette Binoche (“Un sol interior”, “Viaje a Nara”), Robert Pattinson (“Crepúsculo”, “La ciudad perdida”), Mia Goth (“Nymphomaniac II”, “Suspiria”) y Agata Buzek (“Las inocentes”) escenifica la historia de un grupo de delincuentes que, encontrándose en el corredor de la muerte, aceptaron en su día servir de cobayas en un experimento espacial –una misión fuera del sistema solar al agujero negro más cercano -a cambio de conservar la vida; todos fueron desapareciendo, uno tras otro, en “una serie de acontecimientos tan desesperados como ineluctables”.

La aventura espacial se vio truncada por la actuación de una científica, obsesionada con la procreación en un grupo amenazado por la esterilidad. Ahora lo que queda de ellos es una nave perdida en el espacio donde sobreviven, rodeados de los cadáveres del equipo, el astronauta Monte y su bebé Willow, resultado de un triple intercambio de fluidos.

Melodrama casi hipnótico y aventura filosófica sobre la extinción del género humano, la película va abordando sucesivamente, como en un manual de supervivencia, temas capitales como el aislamiento, la manipulación genética, la búsqueda de la perfección, la frustración sexual, la corrupción moral y la realidad de una humanidad sin ideales ni esperanzas.

Político, denso y en algunos momentos hasta lírico (el amor que desarrollan padre e hija tiene una dimensión cósmica y el destino de disolverse en el universo), el drama futurista “High Life” nos explica que el espacio no es un lugar para habitar sino un vacío cuya contemplación plantea multitud de preguntas, la principal de ellas acerca del origen y el futuro de la especie humana.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.