COP21: ampliado plazo negociación

Las negociaciones de París entre los ministros de 195 países (COP21) para alcanzar un acuerdo que evite una catástrofe ecológica se prolongarán hasta el sábado, en busca de un consenso que permita salvar los últimos obstáculos, informa Andes.

Activistas en Francia sostienen carteles en los que piden una solución para reducir las temperaturas a 1,5°. Foto: ANDES/AFP

“Estamos casi al final del camino, soy optimista”, dijo el canciller francés Laurent Fabius, que preside la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP21). “Tras las consultas que voy a realizar, podré presentar a todas las partes mañana a las 09H00 locales (08H00 GMT) un texto que, estoy seguro, será aprobado y constituirá un gran paso para toda la humanidad”.

En esa carrera contrarreloj, las discusiones alcanzaron el inevitable punto en que cada cual defiende con uñas y dientes lo suyo, del que no se sale sin hacer concesiones.

“La noche fue difícil. En lugar de avanzar hacia compromisos, cada país se atrincheró detrás de sus posiciones. Es el momento duro de las negociaciones”, comentó Matthieu Orphelin, de la ONG Fundation Hulot.

Lo que está en juego es una estrategia capaz de frenar el calentamiento resultante de la actividad humana de un planeta que duplicó su población en las cuatro últimas décadas y vio surgir nuevas potencias industriales.

Para ello es necesario convertir a la economía global a fuentes de energía limpias, abandonando progresivamente las fósiles -carbón, gas y petróleo- emisoras de dióxido de carbono (CO2) y otros gases que están transformando la Tierra en un invernadero y amenazan con convertirla en un horno si no hacemos nada por evitarlo.

Ante ese desafío cada país tiene capacidades, intereses y una exposición distinta a las amenazas. Por eso es tan complicado -y tan importante- poner a todos de acuerdo.

Una meta más ambiciosa

Los Estados insulares del Pacífico que quedarían sumergidos por una elevación del nivel del mar, apoyados por aquellos que ya padecen fenómenos extremos, como casi toda América Latina, reclamaban que el acuerdo limite el alza de las temperaturas a 1,5º C respecto a la era preindustrial.

Los poderosos países petroleros encabezados por Arabia Saudí y Kuwait, se negaban a ir más allá del límite de 2º C.

En una fórmula salomónica, el proyecto de acuerdo fija la meta “muy por debajo de los 2º C” y llama a “proseguir con los esfuerzos” para alcanzar los “1,5º C”.

Arabia Saudita, en este caso con el apoyo de Venezuela, consiguió eliminar del texto la noción de “descarbonización”, sustituida por la de “neutralidad” de carbono, más favorable a sus intereses.

China e India también frenaron a lo largo de las negociaciones distintos puntos del acuerdo, con el fin de obtener más espacio para desarrollar sus economías antes de convertirlas a sistemas sostenibles.

El borrador prevé que de manera general cada país se comprometa a superar lo antes posible el pico máximo de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Las revisiones se harán cada cinco años a partir de 2025, y no de 2020, cuando entre en vigor el acuerdo, como pretendían Francia y otros países.

Pero la principal manzana de la discordia sigue siendo el dinero: los países del Sur reclaman financiamiento y acceso a las tecnologías necesarias para adaptarse a cambio climático, mientras que los ya industrializados quieren que las potencias emergentes también colaboren.

Una posibilidad que China admite, pero sobre una base voluntaria.

La ayuda anual de 100.000 millones de dólares que se canalizará hacia los países en desarrollo desde 2020 será un mínimo que podrá incrementarse, una concesión que debería facilitar la adhesión de los más pobres.

EE.UU. y China en su intento de salvación

Todo parece indicar que en París se evitará un fracaso como el de la cumbre de Copenhague en 2009.

Señal de que llegó la hora de la verdad, los presidentes de China y Estados Unidos, los dos principales emisores de gases de efecto invernadero, hablaron por teléfono el viernes para intentar salvar obstáculos.

Grupos y figuras ambientalistas expresaron temores de que el acuerdo sea vaciado de substancia en los últimos regateos.

“En lugar de levantar muros y refugiarse detrás de las líneas rojas que cada cual reivindica como si tuviésemos la eternidad por delante, es hora de que cada cual construya pasarelas”, advirtió Nicolas Hulot, enviado especial del presidente francés François Hollande para asuntos climáticos.

Para la administración demócrata de Obama, las líneas rojas las marca sobre todo el Congreso, de mayoría republicana y predominancia de climatoescépticos.

Estados Unidos había rechazado en 2001 el Protocolo de Kioto, obligando a negociar un acuerdo global “desde abajo”, basado en contribuciones voluntarias (INDC).

Del borrador de la COP21 desapareció un capítulo referido a la legalidad vinculante del texto, que quedaría limitada a aspectos específicos pero no será aplicable a los INDC, que se mantendrían en el ámbito de lo voluntario.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.