Corazón silencioso

Todas las familias esconden una historia…o varias

Corazón silencioso cartelCorazón silencioso (Stille hjerte), del danés Bille August (ganador de un Oscar por Pelle el conquistador y dos Palmas de Oro en Cannes, también por Pelle y Las mejores intenciones) es un drama magistral que inevitablemente nos remite a algunos argumentos del sueco, desaparecido en 2007, Ingmar Bergman –interpretado por un elenco muy convincente de mujeres: la veterana gran dama del teatro y el cine danés Ghita Norby, Paprika Steen (Concha de Plata en el Festival de San Sebastián 2014), la joven procedente de una emigración tradicionalmente respetada en Dinamarca, Danica Curcic, sus compañeros Morten Grunwald, Pilou Asbaek y Jens Albinus y el asolescente Oskar Saelan Kalskov- que aborda el más que complicado asunto de la eutanasia y el suicidio asistido, que tanto escuece en nuestras sociedades cada vez más conservadoras.

En una isla danesa aislada, uno de esos paisajes inolvidables que solo es posible encontrar en el norte europeo, donde la luz es pálida y gris y se respeta la naturaleza como parte integrante de la existencia, un fin de semana se reúnen tres generaciones de una familia, y una amiga íntima de los mayores (Vigga Bro, una especie de espectador del drama durante toda la película hasta que al final se transforma en una protagonista más) para una cena de despedida de la matriarca aquejada de una enfermedad degenerativa, progresiva e incurable, que ha decidido acabar con su vida.

Una “cena de Navidad” en verano, porque la madre ya no estará con ellos cuando llegue el invierno, a la que asiste una familia relativamente ordinaria -cada cual arrastra sus propias neurosis, pero convengamos que hoy eso forma parte de la normalidad- que está viviendo una situación extraordinaria inevitablemente plagada de emociones fuertes de rabia, duda, rechazo, pena y desesperación. El cine recuerda frecuentemente que una mesa y una comida son excelentes puntos de partida para despertar tensiones, antiguas rencillas y rencores conservados como en formol y provocar confesiones, acusaciones, arrepentimientos y promesas.

En este caso, lo importante es que se trata de una familia que ha optado por no sufrir; que, en principio, ha aceptado la decisión de la madre y se limita a cumplir ese último deseo de una cena que les reúna a todos. Pero, a medida que avanza la historia averiguamos que, en realidad, no todos están de acuerdo en respetar la voluntad de la enferma.

Desde hace unos pocos años, entre los realizadores -que ahora ya no consideramos “viejos” sino mayores porque la esperanza de vida crece al compás de los avances científicos que curan las antaño enfermedades mortales y proponen una vida más sana y más larga- crece una preocupación manifiesta por los temas relacionados con el final de la vida y, sobre todo, con una muerte digna (Amour de Michael Haneke es el último ejemplo representativo, pero no el único. Otro filme excelente es el canadiense Las invasiones bárbaras).

En el caso de Corazón silencioso el argumento se detiene en los efectos que la muerte de la madre puede causar en el resto de la familia –cada cual con sus preocupaciones y esperanzas- tanto en el plano moral como en el más físico de su comportamiento, después de plantear un par de preguntas clave: ¿Es egoísmo decidir abandonar a la familia para evitar seguir sufriendo, sobre todo cuando se sabe que no hay curación posible? ¿Es egoísmo empeñarse en mantener con vida a una persona que quiere morir, solo porque la sigues necesitando?

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.