Cruz Roja: ataques a personal humanitario como arma de guerra

 

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha lanzado una campaña de sensibilización: «Una victoria a cualquier precio», en la que denuncia que los ataques sistemáticos al personal e instalaciones de asistencia sanitaria es un arma de guerra utilizada cada vez con más frecuencia.

El CIRC ha documentado entre 2012 y 2014 más de 2400 ataques contra miembros del personal de salud, pacientes, instalaciones y medios de transporte sanitarios, sólo en once países.

En septiembre de 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó de que 654 trabajadores de la salud habían muerto desde el comienzo del conflicto en Siria y que casi el 60 % de los hospitales funcionaba parcialmente o estaba fuera de servicio.

“No se trata de daños colaterales. A veces son ataques planificados o deliberados. E ilegales, pues se trata de ataques contra objetivos protegidos por el derecho humanitario”, apunta Javier Senent, presidente de Cruz Roja Española.

Agrega que los efectos directos de estos ataques para las comunidades son devastadores. Las poblaciones, castigadas ya por la guerra, se quedan completamente desamparadas y desatendidas.

Una victoria a cualquier precio

Por estos motivos, el CICR ha lanzado una campaña de sensibilización que ilustra el terrible costo humano de ignorar los Convenios de Ginebra y aspira a mejorar el conocimiento del derecho internacional humanitario.

La campaña, a través de su site específico leyesdelaguerra.org, ofrece amplia información sobre los Convenios de Ginebra así como novedosos recursos como un vídeo, de sesenta segundos de duración, que utiliza imágenes de conflictos reales de todo el mundo e invita al espectador a un viaje que lo lleva de un sueño utópico a una pesadilla humanitaria. Es el vídeo más contundente de su tipo que ha producido el CICR.

“El bombardeo de hospitales, el desplazamiento masivo de civiles y el flagelo de la violencia sexual en la guerra son hoy moneda corriente”, dijo el presidente del CICR, Peter Maurer: “El sufrimiento humano que generan los conflictos no es nuevo. Pero la respuesta colectiva que estamos dando no alcanza. Demasiados países, ejércitos y grupos armados se apartan de los valores humanos fundamentales consagrados por los Convenios de Ginebra. En definitiva, cuando se incumple el derecho internacional humanitario, todos pagamos el precio.”

El vídeo, que comienza con una voz en off animada y una música emotiva, describe al comienzo un sueño utópico con imágenes de lo que parece ser un país seguro y próspero. Al avanzar, la voz en off se vuelve más amenazante y el ambiente va oscureciéndose. Luego aparecen imágenes de violaciones del derecho internacional humanitario: bombardeos de escuelas y hospitales; trato humillante de prisioneros; uso de armas químicas. El spot termina con escenas de destrucción y desolación, como resultado de una guerra librada con la visión de que se debe lograr “una victoria a cualquier precio”.

“Los Convenios de Ginebra se basan en el principio de que las guerras tienen límites, y estos límites son tan necesarios hoy como lo fueron en el pasado”, dijo la directora de Derecho Internacional y Políticas Humanitarias del CICR, Helen Durham.

 

Los Convenios de Ginebra, un conjunto de normas establecidas en 1949 que protegen a las personas de todo el mundo contra las atrocidades de la guerra, han sido ratificadas por los 196 Estados existentes, por lo que son instrumentos universalmente vinculantes.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.