Culturas flamencas en mil versiones

El pasado 30 de junio se puso broche de oro en Madrid a un mes cultural de altos vuelos. Los festivales Suma Flamenca y Flamenco Madrid con el espectacular Flamenjazz de Montse Cortés y Edith Salazar al cante, las guitarras de Yeray Cortés y Pájaro, baile de Nino de los Reyes y la percusión de Bandolero. Todo un hito.

Pero ha habido otros hitos en la semana precedente en esa Suma Flamenca que ha ido desde el flamenco más tradicional, a la interpretación operística, la música clásica y moderna y el jazz. Cuerda, viento y percusión – cuerda que incluye el cante y percusión que incluye el baile. Todo ello en clave flamenca. Cuando Paco de Lucía empezó a añadir variaciones a la guitarra flamenca y a actuar junto con otras guitarras y otros instrumentos, abrió un camino que quizá sin saberlo, ya no se sabe hasta donde puede llegar. Sin duda a una internacionalización impensable hace todavía pocos años pero quizá también a la disolución de lo flamenco en otras cosas.

Classic Flamenco. Foto Manuel Rodríguez.

El Teatro de la Abadía empezó con el espectáculo Classic Flamenco, con una soprano, Sivan Rotem, nacida en Buenos Aires y criada y educada en Israel. Dos guitarristas, -padre e hijo – de origen rumano, los Olier y una bailarina impecable, Ayelet Shahar.

Sivam Rotem es una de las sopranos más prestigiosas de Israel, con una carrera de éxitos internacionales en cuatro continentes tanto en ópera, recitales o conciertos. La han dirigido los más famosos directores. Así que, la creación de este espectáculo de profundas raíces sefardíes y españolas ya conocido en varios teatros europeos es todo un regalo. Classic Flamenco es estreno en España y ha contado con la colaboración de la Embajada de Israel.

Con su espectáculo, Sivan Rotem ha transformado en pieza operística el lorquiano Anda jaleo jaleo , ya se acabó el alboroto y ahora empieza el tiroteo; La tarara, Mi niña se fue a la mar, la canción tradicional en ladino Avraham Avinu, Tus ojos me recuerdan…la seguirilla de la ópera Carmen, Café de Chinitas, Viva Sevilla, Granada de Agustín Lara.…En el dúo de guitarras un fragmento de El concierto de Aranjuez. 

Classic Flamenco. Sivan Rotem y Baldi Olier. Foto Manuel Rodriguez

El guitarrista Baldi Olier emigró a Israel a los once años. Ya llevaba uno tocando la guitarra. A los veintidós viajó por primera vez a España para estudiar en profundidad el mundo flamenco. Con Paco Ibáñez realizó una gira por España y Francia con el espectáculo Dúo Español. Lleva muchos años dedicado al flamenco y la música española como se refleja en su amplísima discografía y así ha llegado al virtuosismo que disfrutamos en su espectáculo con Sivan Rotem.

Además de soprano, Sivan Rotem es una reconocida pintora. Puede apreciarse parte de su obra en la exposición Reflections en el Centro Sefarad de Madrid hasta mediados de septiembre.

Suma Flamenca. Paco del Pozo. Foto manuel Rodríguez

El 25 de junio, en un inolvidable programa doble, se presentaron los espectáculos Una copla por recuerdo, creación del cantaor Paco del Pozo, la guitarra y música original de Paco Vidal, la cellista Cary Rosa, percusión a cargo de Tino di Geraldo y el bailaor José Barrios en la primera parte y un inolvidable concierto de la guitarra de Daniel Casares, con los cantaores Pedro Heredia ‘El Granaíno’ y Juan Astarida ‘Pechuguita’; palmas y baile de Sergio Aranda, el violinista David Moreira y Miguel ‘El Nene’ en la percusión.

Nada se puede decir de Paco del Pozo que no esté ya dicho. Lleva el cante en el alma, y no es porque empezara a cantar a los ocho años, llevaba ya el cante en el seno materno. En este espectáculo Una copla para el recuerdo, estreno absoluto en España, ya no se sabe si canta lo que siente, lo que lleva dentro, o si siente lo que canta, entregándolo de forma total. Canta y siente, siente y canta, emociona hasta la lágrima en estas coplas ‘que tanto deben al flamenco’ o en este flamenco ‘que tanto debe a la copla. Coplas y cantes que forman parte de nuestras vidas. Un repertorio de coplas a ritmos de zambra, soleá, farruca, bulería, taranta, seguiriya, granaína, alegrías y fandangos…

Suma Flamenca. Paco del Pozo y José Barrios. Foto manuel Rodriguez

Es imposible no sumergirse en ese universo de sentimientos y emociones que transmite Paco del Pozo.  Pero de sus nueve coplas o cantes, cantes o coplas, los que abren el alma, -como dicen los flamencos ‘que no se pué aguantá’ – son ese Antonio Vargas Heredia, ese drama que Paco hace revivir en carne propia, cual mocita de Sierra Morena, Puente Genil o Lucena, Loja o Benamejí. Pero eso no es nada, porque cuando canta a dúo con el violoncello de Cary Rosa la ‘granaína’ Del Albaicín a la Alhambra, el corazón ya no sabe por donde salirse, y es que vuelve a salirse cuando esto se escribe, días después, con todo lo que eso significa. Ese es el momento de darse cuenta de lo grande, lo único que es el cante flamenco, el cante grande. Y sus afinidades de larga distancia con el Soul. Y es el momento de darse cuenta de que cantaores como Paco del Pozo llevan el amor muy dentro y su forma de darlo al mundo es a través de su cante. No pasa con todos.

Suma Flamenca. Paco del Pozo. Teatro de la Abadía. Madrid

Canciones mineras, de las salinas de Cádiz, alegrías de Cái, fandangos en coplas de Quintero y Quiroga y el broche de oro: encadenadas en una las tres más grandes a ritmo de bulería, Ojos verdes, La bien pagá y María de la O. La Sala Roja de la Abadía puesta en pie, nadie quiere irse. Mi desconocida vecina de butaca me da un abrazo. De verdad. Si se trata de romper bloqueos, abrir chacras, olvídense de terapias. La terapia se llama Paco del Pozo.

Suma Flamenca. Daniel Casares. Foto Manuel Rodriguez

Segundo concierto de la noche con Daniel Casares, un joven maestro de treinta y cuatro años que celebra sus veinticinco años con la música  con su espectáculo estreno en España, Picassares en homenaje a su paisano malagueño Pablo Picasso. Con Picassares hace un recorrido completo por la vida del pintor, desde su nacimiento a más allá de su muerte, a ritmo de malagueña, fandango, minera, alegrías, tangos, bulerías, soleá por bulerías, granaína, chansón y rumba…Inolvidables dúos con Sergio Aranda, con el violín de David Moreira. Todos tienen su momento de protagonismo, con el fondo de la muy cuidada puesta en escena, pero la guitarra de Daniel, tiene hora y media de protagonismo absoluto.

Suma Flamenca. Daniel Casares. Teatro de la Abadía. Madrid

¿Alguien puede imaginar, El minotauro como un fandango, el cubismo como una bulería, el Guernica como una granaína,  el recuerdo como una rumba? Pues Picassares que nació como un disco ahí está, con sus colaboradores internacionales para la ocasión; la voz de la cantante portuguesa Dulce Pontes, el contrabajo israelí Adam Ben Ezra o el cantante y guitarrista brasileño Toquinho.

Suma Flamenca. Daniel casares. Teatro de la Abadía. Foto Manuel Rodriguez
Suma Flamenca. Daniel casares. Teatro de la Abadía. Foto Manuel Rodriguez

Pero nada se compara a oírle, vivirle, en vivo y en directo. Mi desconocida vecina de butaca, al final, pone la guinda con un comentario magistral: Cuando su madre le parió ya traía la guitarra puesta. 

Daniel Casares es de la opinión de conservar las esencias, la identidad del flamenco, más que suficientes para triunfar en el mundo y él es buena prueba de ello. La mayor parte de su agenda de conciertos está fuera de España. En Alemania es reverenciado. Dice que lo pasaría mal si tuviera que vivir de sus ingresos en España. Que ocho de cada diez conciertos los da fuera de España. Y oyéndole surge el pensamiento: Este tío es capaz de volver andaluces a los alemanes.

La Camerata Flamenco Project pone la guinda a los conciertos de la Abadía el domingo 28 de junio con su estreno absoluto Sesión Camerata.

Camerata Flamenco Project. CFP. Carmen Linares en Chiquilín de Bachín de Piazzola y Ferrer. Foto Miguel Barrio
Camerata Flamenco Project. CFP. Carmen Linares en Chiquilín de Bachín de Piazzola y Ferrer. Foto Miguel Barrio

Flamenco de vanguardia, fusión de ámbitos tan diversos como el flamenco, el jazz, el tango y la música clásica, además del minimalismo e impresionismo de Éric Satie. La Camerata está compuesta por un quinteto de procedencias geográficas y artísticas diversas con un punto de convergencia: el Flamenco.

CFP. Leonor Leal en Gnosienne 1 de E. Satie. Teatro de la Abadía. Foto Miguel Barrio.
CFP. Leonor Leal en Gnosienne 1 de E. Satie. Teatro de la Abadía. Foto Miguel Barrio.

Los instrumentos: Piano, chello, flautas/saxo, contrabajo y bajo eléctrico, percusión.

El pianista, compositor y director musical Pablo Suárez,  un catalán de origen extremeño, padres gitanos. Formado en Barcelona, se vino a Madrid para orientar su carrera profesional en el flamenco, siempre presente en su vida. Ha participado en todas las salsas, toque, baile y cante. Además del flamenco, el jazz, fundamental para conocer a fondo su instrumento y su fusión con el flamenco.

CFP. Leonor Leal en La Leyenda del Tiempo. Foto Miguel barrio

José Luis López  se acercó por primera vez al flamenco en una sesión con Tomatito para RTVE. Ahí empezó el camino que pasando por colaboraciones y grabaciones con los más grandes: Rafael Riqueni,  Niña Pastori, Rafael Jiménez “Falo”, Juan Antonio Suárez “Cano”, José Monje ‘Viejín’, Jesús Torres, José Antonio Galicia, Paco del Pozo, Makarines, Miguel Rivera… Y con las compañías de danza de Rafaela Carrasco, Daniel Doña, Adrian Galia, Manuel Reyes, Antonio Márquez, Rafael Amargo y Eva Yerbabuena,…le han llevado hasta la Camerata Flamenco Project, convertido en un virtuoso del cello flamenco de vanguardia, del jazz y de lo música creada por la Camerata.

CFP. Ramiro Obedman. Foto Miguel Barrio
CFP. Ramiro Obedman. Foto Miguel Barrio

Completa el trío con el que comienza la Sesión Camerata el argentino residente en España desde su infancia Ramiro Obedman.  Virtuoso de flauta y saxofón, formado en España, Argentina y Cuba, ha ido adquiriendo una amplísima experiencia  con numerosos grupos y con los suyos propios. Bandas de jazz, música latina, soul, reggae, ska, tango, musicales y desde 1996 con el flamenco, hasta hacer de éste una de sus principales actividades profesionales. Es toda una historia del flamenco de vanguardia por lo que le reclaman nombres de la talla de Adrián Ga­lia, Rafaela Carrasco, Nuevo Ballet Español, Rafael Amargo, Antonio Márquez y otros bailaores de renombre. también ha trabajado con los cantaores flamencos Montse Cortés y Paco del Pozo, con el espectáculo Nuevas Generaciones de Cristina Hoyos, en giras alrededor del mundo.Es compositor y productor. Es impresionante su colección de flautas, traveseras y dulces. Las trata amorosamente, como a tesoros y las hace sonar  con una sensibilidad contagiosa. Las veces que acaricia al saxo, antes de tocarlo, logra concienciar al auditorio de su maestría antes de oírle.

Completan el quinteto el baterista y percusionista finlandés Karo Sampela y el contrabajo y bajo eléctrico José Miguel Garzón.. Veinte años trabajando en la investigación del sonido flamenco aplicado al contrabajo, le han dotado de un personalísimo estilo.

CFP. José Luis López. Violoncello. Foto Miguel Barrio

En el estreno de Madrid ha colaborado la bailarina clásica y flamenca Leonor Leal, una jerezana que estudió desde muy niña danza clásica y española hasta que un buen día descubrió su pasión por el flamenco y la versatilidad que éste podía aportar a su arte.

Baila dos veces, la primera en una coreografía de la  misteriosa y sutil composición de Éric Satie, Gnosienne 1, en versión de danza clásica moderna, con una maestría, elegancia y expresividad emocionantes. La segunda acompañada por el cante de Carmen Linares en la famosísima  Leyenda del Tiempo, un verso extraído de la obra de Federico García Lorca de 1933, Así que pasen cinco años, versionada por Camarón de la Isla y veinte años más tarde por Enrique Morente. Carmen canta la versión completa de la Leyenda. En esta ocasión Leonor baila con una bata de cola blanca y yo sinceramente, que no lo he visto todo, sí puedo decir que nunca he visto envolverse y desenvolverse de la cola con la belleza y maestría con que lo hace Leonor Leal

CFP. José Miguel Garzón. Contrabajo. Foto Miguel Barrio
CFP. José Miguel Garzón. Contrabajo. Foto Miguel Barrio

Carmen Linares, como artista invitada, también canta Chiquilín de Bachín, compuesta como un  tango con ritmo de vals por el argentino Astor Piazzola y letra del poeta uruguayo – argentino Horacio Ferrer.

La mayor parte de la música y arreglos del repertorio del concierto es de la Camerata  Flamenco Project. Dos  piezas al comienzo, ejecutadas por el trío piano – flauta – cello, La Nave y Tanguillos de mi casa.  Luego el quinteto comienza con un homenaje a Paco de Lucía, versionando Entre dos aguas, una de las piezas de culto del siempre presente maestro de Algeciras. Siguen las composiciones propias de flamenco de ultra vanguardia en Entre corrientes, Seguiriqué y Camerata por Bulerías. La última parte es sencillamente flamenco –jazz  o flamenjazz: Avant Garde, Intencity y después de la Leyenda del Tiempo, el broche final, la Seguirilla para Astor (Piazzola).

CFP. Carmen Linares y José Luis López. Foto Miguel barrio

Dicho todo lo anterior, no cabe duda que el conjunto del concierto, la combinación, sintonía y armonía de sonidos de este elenco de grandes artistas, instrumentistas, compositores y coreógrafos es sensacional y estoy segura de que antes de su estreno absoluto, la CFP tiene la agenda llena de este espectacular espectáculo por el mundo. Son sensacionales. Es una producción maravillosamente trabajada y cuidada. Solo tengo una duda. ¿Es esto realmente flamenco?

CFP. Carmen y Leonor. Foto Miguel Barrio

Camerata Flamenco Project estará de nuevo en Madrid, el próximo 19 de julio en el Conde Duque con Sensations y el 20 de julio en el Centro Cultural de la Villa en el marco de los programas de los Veranos de la Villa.

Flamenco Universal. Círculo de bellas Artes. Pepe Habichuela y Jorge Pardo. Foto Manuel Montaño
Flamenco Universal. Círculo de bellas Artes. Pepe Habichuela y Jorge Pardo. Foto Manuel Montaño

En el Círculo de Bellas Artes, el 26 de junio se produjo una convergencia planetaria entre El guitarrista Pepe Habichuela, de la saga Casa de los Habichuela, Ketama, etc.,  y el astro con luz propia Jorge Pardo con la flauta y el saxofón, al decir de Pepe cuando le presenta al público del Teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes como el cantaor preferido de los flamencos… Canta con el viento, sin duda. Acompañados por la guitarra de Josemi Carmona, -hijo de Pepe – el contrabajo de Pablo BáezBandolero en la percusión. Sin olvidar a la exquisita Karen Lugo en el baile.

El espectáculo que presentan, Flamenco Universal se estrenó el 3 de noviembre de 2014 en el Teatro de la Unesco en París ante un auditorio de mil quinientas personas en representación de la cultura mundial. Ayer 1 de julio estuvieron en el Gran Teatro de  Córdoba y próximamente actuarán en el Festival de Mont de Marsan y en el Festival de Jazz de San Sebastián.

El granadino Pepe Habichuela comenzó su particular revolución flamenca hace casi cuatro décadas. Coetáneo de Paco de Lucía, Camarón, Enrique Morente y Manolo Sanlúcar, fue un pionero en apuntarse al aire innovador de los setenta. La apertura del flamenco hacia nuevas vías era un hecho. Tuvo contactos con la música india mediante su colaboración con Indica Brasilica junto a Nithin Shawney,  o con la banda de jazz,  Hands, junto a Dave Holland.

La flauta de Jorge Pardo fue la primera en introducirse en un disco flamenco junto a Camarón de la Isla en la Leyenda del tiempo. Estuvo integrado en el sexteto de Paco de Lucía desde 1981; desde ese momento la flauta toma carta de naturaleza en los sonidos flamencos. Jorge procedía del mundo del jazz pero su vinculación al flamenco con Paco de Lucía marcó un antes y un después en su trayectoria. Su disco Huellas de 2013 recibió el premio de Mejor Músico Europeo por la Academia de Jazz Francesa. Es una referencia mundial del flamenco y sus arreglos jazzísticos.

Flamenco Universal. Habichuela, Jorge Pardo. todo el quinteto. Foto Manuel Montaño
Flamenco Universal. Habichuela, Jorge Pardo. todo el quinteto. Foto Manuel Montaño

El concierto arranca con un solo de guitarra de Habichuela por tangos, alegrías, negrillas y seguirillas. Al baile Karen Lugo, que se estrena vestida de hombre, muy sabiamente, sabe que tanto la mística como la erótica del baile flamenco es muy superior en un cuerpo ajustado que permite ver todas las sutilezas de movimiento.

Un diálogo flauta – guitarra, un primer solo de flauta, al que siguen compases de La Vida Breve de Falla que culminan con la Danza del Fuego ya con el quinteto al completo, que al final se funde mediante una percusión llena de protagonismo con un Bolero de Ravel. dialogado por la guitarra de Josemi Carmona y el contrabajo de Pablo Báez. Vuelve el Habichuela llamado por Jorge Pardo: ‘Venga Pepe, te necesitamos’. Todos juntos por tangos y luego seguirillas  que hay que reconocer de lejos, porque este toque – fusión lo cambia todo. Es de suponer que la ausencia de programa con el repertorio del concierto actúa como la pintura del siglo XX. El espectador es libre para hacer cualquier interpretación de lo que escucha. Y lo que se escucha es un flamenco fundido en jazz o un jazz fundido en flamenco. De nuevo al baile Karen Lugo con un exquisito modelazo negro, con el que sigue marcando cuerpo, sinuosidades y el salirle a raudales las emociones que quiere transmitir. Hay mucha belleza en ese baile que es y no es flamenco, al menos no al cien por cien. Hay mucho clasicismo y sutileza en él.

Jorge Pardo ahora con el saxo nos sumerge en una ola jazzístico – flamenca que se funde en una copla por bulerías que interpretan a la limón el gran Pepe y Pablo Báez al contrabajo. El broche final por malagueñas, de nuevo la flauta de Jorge Pardo al compás, marcando protagonismo. Un solo de contrabajo se funde en la copla por bulerías que Federico García Lorca rescató para la historia grande del flamenco en 1931: El Anda jaleo jaleo…Yo me subí a un pino verde – por ver si la divisaba – y solo divisé el polvo – del coche que la llevaba – Anda jaleo jaleo –ya se acabó el alboroto- y ahora empieza el tiroteo.

Tenemos grandísimos artistas y que tendrá este arte flamenco con tantas raíces en nuestro pasado,  que convergen en él por la pasión encendida que despierta en todos ellos, vengan de donde vengan. Ahí está el significado de esta Suma Flamenca, -ya la número 10 – que lo suma todo, que lo integra todo, en la totalidad posible de sentires humanos.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.