De religiones y respetos: la blasfemia, su penalización, delito contra la humanidad

Toda religión se reclama por sus clérigos como única, verdadera e incontestable, y hay, ha habido y habrá, unas cuantas. Demasiadas si contamos las sectas en que se dividen entre ellas. La razón nos dice que no son más que una mezcolanza de filosofía, normas de conducta que suplían al derecho positivo, recomendaciones útiles basadas en la observación y la lógica, mitos y leyendas que les dan imperativo mágico, o místico, para así prevalecer sobre los instintos más primarios.

En algunos casos pretenden dar respuesta a preguntas eternas, que no obtienen certeza para el ser mortal y finito que se abruma ante lo ignoto. También son el recurso que provee de consuelo, alivio, resignación a las desdichas que nos acontecen. La fe que reclaman, sin condiciones, ni requisitos, ni explicaciones, nos reviste como una pretendida coraza ante lo que rechaza la razón, el sentido de la justicia y nuestros deseos de hallar la felicidad inalcanzable.

Toda persona, todos los seres humanos, tienen derecho a dotarse de unas creencias religiosas, de practicar unos ritos o investirse de una simbología, que les permita una práctica sentida de sus convicciones y que puedan compartir con otros que coincidan en su misma forma de sentir o comprender lo sobrenatural, o lo natural cuando se extrema y nos desborda en nuestras capacidades.

Charlie-Hebdo-integrismos´religiososPero las religiones, la forma de practicar la fe propia, el modelo de conducta vital, individual y colectiva que nos inspira, si pretenden afirmar al individuo o a la grey negando a otro u otros, son elementos de discordia y enfrentamiento. Si en lugar de buscar lo que pueda confluir en lograr armonía en las relaciones de los humanos, en hallar la solución al conflicto de forma pacífica, en alcanzar la compenetración y el beneficio mutuo, elegimos el camino de señalar las diferencias subjetivas, de la política supremacista, de la intolerancia y la soberbia, de la exclusión, marginación, subordinación, cuando no la eliminación del “infiel”, entonces se pierde la esencia de lo “religioso” en cuanto que respuesta a las dudas, incertidumbres, angustias, infelicidad, etc., de la persona.

Y es esta pérdida de “lo religioso” lo que explica que, a través de la historia que conocemos, se hayan dado incontables “religiones” y, aún hoy día, proliferen y broten inopinadamente nuevas llamadas a la verdad revelada -una vez más- que precisan, sin excusa, de la fe incondicional y la sumisión personal, en forma de prestaciones adecuadas, de los nuevos adeptos. Porque el afán hegemónico de la religión no viene dado con la misma, este lo materializa la iglesia, la organización, el grupo que conforman los sacerdotes, los clérigos, aquellos que se auto-intitulan intermediarios necesarios entre la persona y el dios, únicos con la capacidad de comprender y transmitir los designios divinos, monopolizadores del saber qué clase de comportamiento y actitud nos exige el todopoderoso de turno que los ilumina.

Es esa clerecía la que obra convencida de su infalibilidad, que jerarquiza para situarnos a los demás en el nivel más bajo de la misma y, por tanto, sometidos a su discrecionalidad, amenazados por la superchería y negados en la propia capacidad intelectual, en la racionalidad inherente al humano. Precisamente aquello que nos hace individuos libres y singulares. Para ello recurren a dos elementos taimados y mentirosos: la herejía y la blasfemia. La primera opera en la línea perfectamente clara de la disciplina en la jerarquía; prohíbe, y en su caso condena, la discrepancia con la postura oficial del clero superior, la libertad de interpretación de la doctrina y se aplica para domeñar y someter a la masa de fieles y seguidores. Pero las consecuencias de la herejía suponen una continuidad del sistema, la aparición de una nueva secta de índole religiosa y con los mismos componentes serviles y manipuladores de la rama primigenia de la que se escinde.

Charlie-Hebdo-Profetas-elchicotristeLa blasfemia sirve contra todos, contra propios y extraños, pero fundamentalmente contra la racionalidad, la lógica y la libertad. Las iglesias necesitan la blasfemia para defender lo que no se puede explicar, para contraatacar cuando se carece de argumentos, para crear la sensación colectiva de agravio y definir un enemigo común que una visceralmente frente a una supuesta agresión. Fundamental, no poder cuestionar la existencia del dios intangible, las virtudes y capacidades que se le atribuyen por inverosímiles que parezcan y, cómo no, extender esta ultra protección a la figura del primer o máximo intermediario: el profeta y/o el patriarca de la iglesia concernida.

Si la lógica y la racionalidad nos induce a pedir la prueba documental, la constancia física, la demostración empírica, la sustancia real del ser divino y sus hechos y, caso contrario, a no aceptar subjetivamente su existencia en uso de nuestra libertad intelectual, seremos condenados por blasfemos y a partir de ahí se justificará cualquier daño o agresión que se nos imponga, incluso la muerte, en nombre de dios.

Es tan importante la blasfemia para las superestructuras eclesiales, para perpetuar su poder, que no han dudado en tipificarla como delito, acreedor a las máximas penas, en los sistema legales supeditados a las doctrinas religiosas, incluso han pretendido, -pretenden- que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) certifique la blasfemia como delito universal y su persecución y penalización sean mundialmente aplicadas.

Es urgente e imperioso que se produzca una reacción decidida en sentido totalmente contrario y que, para ello, la comunidad de naciones se pronuncie sin ambigüedades contra la posibilidad de que se apliquen medidas, penales o punitivas, bajo la acusación de blasfemia a cualquier persona y en cualquier lugar del mundo. Esta acción -castigar la blasfemia- debería ser considerada como un atentado cierto contra los derechos fundamentales de las personas.

No soy tan ingenuo como para creer que esto evitaría nuevos crímenes terroristas, como los acaecidos en Francia estos días y con la actividad de Charlie Hebdo como elemento detonante, pero al menos lo dejaría claro para todos aquellos paniaguados biempensantes que no han dudado en hallar elementos de provocación por parte de los asesinados, a causa de haber ejercido su derecho fundamental a la libertad de expresión, a la libertad de analizar, a la libertad de pensar, a la libertad de no dejarse convencer por la superstición y la superchería, a la libertad de expresar su opinión discrepante… al derecho a ser personas inteligentes.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

(Baeza, Jaén, 1952) Informático, Analista de Organización y Experto Socio-Laboral, es actualmente prejubilado del Ente Público RTVE, donde fue Secretario General de la Unión General de Trabajadores y Presidente de Alternativa Sindical Independiente de Trabajadores de RTVE. Con una gran experiencia en la comunicación corporativa y política desde 1977 hasta la actualidad. Ocasional comentarista y colaborador periodístico, bloguero ("Quiero decirte lo que pienso") y ahora escritor, la novela “EL ALQUIMISTA ALMOHADE” fue su primera incursión en el campo de la narrativa de ficción, satisfaciendo de esta forma su gran afición por la literatura y la historia, a la que sigue el relato corto de ciencia-ficción: “EL CEREBRO DE LOS DRONES”, primero de una serie que conformará una novela de “CRÓNICAS DE LA COMBINED TASK FORCE AUSTRAL”.

1 Comentario

  1. De la racionalidad y la calma expositiva, pero también de la información pertinente, surge este texto claro y racionalista.

    Podríamos añadir que -además de la herejía y la blasfemia- nuestra libertad de expresión tiene también derecho a lo que otros creen -pueden creer- “mal gusto”. Porque el supuesto “mal gusto” se plantea también como una especie de blasfemia-bis para cerrarle el paso, con métodos administrativos, o para lograr un determinado rechazo social

    El thatcherismo utilizó el supuesto “mal gusto” del movimiento punk para castigar sus críticas y denuncias fulgurantes. Lo punk aparecía ante los conservadores como algo tan blasfemo como “desagradable”. Irónicamente, hace poco veía recreado en un museo prestigioso aquel movimiento punk inicial, que era descrito ahora como impulso histórico creativo. El mal gusto se convierte en otra cosa cuando pierde los dientes con los que mordió.

    Y más tarde, las instituciones de los mismos políticos o clérigos que definen la blasfemia de ayer o de hoy, o algún supuesto “mal gusto” popular, estarán dispuestos a revisarlo. En un par de siglos quizá, cuando ya estemos más que muertos, adaptarán la eternidad a sus conveniencias del momento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.