Diez formas de pagar menos por Internet en casa

1. Explorar otras opciones

Busca entre los proveedores de Internet de la competencia para ver qué ofrecen. Muchas ciudades y pueblos tienen más de una compañía local de Internet en la zona, si no te gusta tu proveedor, probablemente puedas encontrar algo mejor en el mercado local. O puedes utilizar la mejor oferta que hayas encontrado para negociar un precio más bajo con tu proveedor actual.

No te dejes engañar con la palabra “internet local”, en ocasiones tienen velocidades rápidas a buen precio. Esta es la mejor opción de conseguir internet barato en casa a un precio asequible.

Acceso a internet

2. Revisar la factura

Antes de empezar a buscar ofertas, asegúrate de comprobar tu factura mensual para ver lo que realmente estás pagando. Anota todo lo que no reconozcas o te resulte confuso para poder preguntar al servicio de atención al cliente más adelante. Es muy habitual que venga una factura errónea y suele ser a favor de la compañía la gran mayoría de las veces. 

3. Comprar tu propio equipo

Si te están cobrando el alquiler del router es recomendable comprar uno por tu cuenta. 

Antes de gastar tu dinero en un router, asegúrate de que el que vas a comprar funciona con tu proveedor de Internet. Si no está autorizado por el proveedor de servicios, no funcionará en tu red. 

4. Reducir la velocidad de Internet

Si utilizas el Wi-Fi principalmente para tareas sencillas -como navegar, consultar el correo electrónico o ver alguna película en Netflix-, no tiene sentido pagar por velocidades de Wi-Fi ultrarrápidas. Puedes reducir tu factura de Internet cambiando a un plan con una velocidad menor.

Si vives solo o en una casa pequeña, es probable que estés bien con velocidades más bajas. Sin embargo, es posible que necesites velocidades más altas si vives con una familia numerosa o con muchos compañeros de piso, o si realizas tareas que requieren mucha velocidad, como los juegos online.

5. Llama al servicio de atención al cliente

Para la gran mayoría de las personas, regatear es algo que solo se usa en los mercadillos, pero si deseas un mejor precio, deberías intentarlo.

Revisa las ofertas de la competencia y llama a atención al cliente para que te igualen el precio. Siempre debes hablar con amabilidad y respeto. No desistas en la primera llamada, si el agente no puede igualar tu oferta, prueba en otro momento con otro agente diferente.

6. Busca ofertas y promociones

Los proveedores de servicios de Internet suelen ofrecer ofertas y otras promociones para atraer a los clientes. 

Estas bonificaciones suelen estar disponibles sólo para los nuevos clientes Pero no te desanimes, deberías de llamar igualmente a tu compañía para intentar conseguir una buena oferta. Si de esta manera no puedes rebajar la factura es posible que tengas que pensar en hacer un “amago”.

El amago es una técnica para conseguir rebajar la factura de tu compañía actual. El proceso es el siguiente:

  • Realizas una portabilidad a otra compañía.
  • A tu compañía le llega un aviso de que te quieres cambiar, en ese momento se ponen en contacto contigo para ofrecerte una oferta.
  • Generalmente te ofrecen un porcentaje de descuento en la factura durante un tiempo determinado.

7. Revisa las compañías Low Cost

Puede ser que pagues por servicios que no usas. Servicios como el identificador de llamadas, suscripción, servicios premium, llamadas ilimitadas, teléfono fijo, etc. Son servicios que muchas personas no usan. Si no llamas mucho o no usas muchos datos móviles seguramente te sirva una tarifa de una compañía de bajo coste.

8. Utiliza las redes Wi-Fi

Hoy en día hay Wi-Fi en la mayoría de cafeterías, hoteles, restaurantes, ayuntamientos, etc.

No vas a navegar a una velocidad muy rápida pero es un servicio gratuito, perfecto para ahorrar datos de la línea de móvil. Si usas solo internet para revisar las noticias, redes sociales y correo electrónico es posible que puedas revisarlo en un punto Wi-Fi grauito.

9. Combina tu servicio de Internet

Muchos proveedores de Internet no sólo ofrecen Wi-Fi, sino también televisión por cable o servicio telefónico (o ambos). Y la mayoría de las veces, te ofrecerán un descuento si unes todos los servicios en un mismo paquete.

Si tienes contratado Netflix, Spotify, HBO por tu cuenta, comprueba que tu compañía ofrezca ese servicio. Seguramente puedas pagar menos si unes todos los servicios en una misma factura.

10. Cambiarte de compañía

Como comentamos anteriormente, las compañías ofrecen mejores precios y descuentos a los nuevos clientes. Si hace años que sigues con la misma compañía de Internet es posible que tu factura se haya incrementado exponencialmente con el paso del tiempo. La técnica más utilizada es incrementarte la factura a cambio de ofrecerte más servicios (aumento de megas, llamadas, etc).

Si has visto una subida en la factura es recomendable revisar las tarifas de otras compañías, seguramente puedas encontrar otra compañía con mejores precios. Si decides cambiarte ten en cuenta que la nueva oferta tiene una duración de unos meses o años. En el momento que transcurra ese tiempo, te incrementarán el precio de la factura. En ese momento deberías de repetir el proceso.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.