Dioses, el primer trasplante de corazón en Polonia

0
64

“Los polacos sienten envidia hasta de los fracasos ajenos”

Basada en hechos reales, Dioses (Bogowie) cuenta la historia del profesor Zbigniew Religa, cirujano autor del primer trasplante de corazón humano en la Polonia de los años 1980.

Cartel de Dioses (Bogowie), película de Lukasz Palkowski
Cartel de Dioses (Bogowie), película de Lukasz Palkowski

En contra de la opinión de sus colegas, y luchando por sacar adelante su propia clínica, el cardiocirujano Religa consiguió poner en pie un equipo de especialistas en el Hospital Cardiológico de Zabrze, Alta Silesia, que inventaron el primer corazón artificial polaco y fueron capaces de enfrentarse a las trabas administrativas, burocráticas y éticas (más precisamente religiosas católicas) de un país que difícilmente podía admitir que algunos hombres consiguieran llevar a cabo con éxito un “acto contra natura” del calibre de un trasplante de corazón; o lo que es lo mismo devolver la vida a un paciente tras dejarle biológicamente muerto durante unos minutos.

Aunque la película no lo cuenta, porque es otra historia y sucedió veinte años más tarde, en 2001 el mismo profesor Religa fue el primer especialista que inyectó directamente en el corazón de un enfermo un preparado que provoca el desarrollo espontáneo de nuevos vasos sanguíneos.

El profesor Religa pagó un alto precio por su osadía, incluso tuvo que defenderse de la acusación de estar traficando con órganos… y de asesinar a pacientes “clínicamente muertos” para usar su corazón en un trasplante.

Religa era un hombre muy alto y delgado que caminaba un poco encorvado, habitualmente distendido y sonriente, fuera del quirófano fumaba como una chimenea. Permitía que los jóvennes cirujanos operaran, les animaba a tomar decisiones y a asumir responsabilidades. En contra de lo que era habitual en un cuerpo tan cerrado como el de los especialistas médicos, Religa educó sucesores, jamás tuvo miedo de la competencia. Las enfermeras le respeaban. Los pacientes le defendían, convencidos de que iba a hacer todo lo posible para salvarles, y decían de él que era “un hombre santo”, lo que en Polonia es decir mucho.

Emocionante y contada con fuerza, Dioses es la última película de Lukasz Palkowski (Rezerwat). Tomasz Kot (La guerra de la mujer-hombre, El fotógrafo, Premio de la Academia de Teatro de Cracovia 2001) es el profesor Religa en una ficción donde aparece rodeado de un puñado de ajustados personajes secundarios (pacientes, médicos, enfermeras y auxiliares) que giran en torno al único héroe de esta película, que no quiere ser una autobiografía sino un instante en la historia de un país muy peculiar (entre otras cosas porque durante siglos los polacos no sabían lo que iban a ser a la mañana siguiente).

Religa es el selfmade man, el hombre que se hace a sí mismo en contra de la opinión general, un ejemplo de voluntad, obstinación y coherencia, en los momentos del tardocomunismo –cuando todavía la política era un obstáculo a la religión- , que en la película aparece en forma de iconografía de la época (un Fiat 125, una taza de café, fotografías amarillentas…) y de expresiones lingüísticas que la crítica polaca ha detectado inmediatamente. La misma crítica que afirma: “La medicina aparece en Dioses como el quinto poder. En una escena el médico hace huir a los agentes de su servicio personal de seguridad. La autoridad del médico le permite abandonar los prejuicios, ignorar la política y la religión en interés de los pacientes. Ser un héroe carismático portador de un mensaje siempre positivo…seguramente una rareza en el cine polaco”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.