Inicio / BLOGS / Dolor crónico: ¿Cómo debo alimentarme?

Dolor crónico: ¿Cómo debo alimentarme?

Si de todos es sabido que una dieta equilibrada es buena para la salud, si se padece dolor crónico, fatiga crónica, fibromialgia o dolores musculares es recomendable evitar alimentos que produzcan inflamación.

Las personas que padecen lumbalgia, artritis, espondilitis, y otras artralgias además de cefaleas o enfermedades inflamatorias deben procurar tomar alimentos que no favorezcan la inflamación y sean además antioxidantes. Entre los pescados, deben elegir salmón, sardinas, caballa o atún, cuya presencia en omega 3 y 6 ayuda a evitar cuadros inflamatorios. Como frutos, pueden elegir todos aquellos que sean bayas; arándanos, moras, frambuesas, así como piña, cerezas o aguacate porque ayudan a depurar el organismo de toxinas.

Es importante también aderezar las comidas con romero, ajo, jenjibre o cúrcuma; todas ellas, plantas antiinflamatorias y depurativas y por supuesto, cocinar con aceite de oliva. Entre las verduras a elegir, es preferible tomar aquellas de hoja verde; lechuga, espinacas, acelgas, dado que aportan vitamina C, K y A así como brócoli, remolacha, tomate y pimientos.

Entre horas, el paciente puede tomar pistachos, avellanas, almendras, y nueces porque aportan ácidos grasos no saturados y son excelentes por su gran poder antiinflamatorio. A la hora de tomar cereales es preferible escoger quinoa, arroz integral y centeno que cereales simples y tomar al menos dos tazas de té verde a diario por su riqueza en flavonoides.

Si seguimos esta dieta, además de evitar el gluten en la medida de lo posible, y adoptamos una restricción absoluta de alimentos fritos, procesados, envasados, congelados para calentar, quesos, embutidos, hidratos de carbono en forma de azúcar, pasta o harina y carnes rojas, evitaremos en un 50 % el dolor y mejoraremos notablemente a la hora de movernos, de sentir dolor crónico y tendremos una mejor calidad de vida.

Ante la frase somos lo que comemos, ciertamente, además de la genética que ayuda o no, privarnos de tabaco, alcohol y alimentos que son negativos para la salud, nos hará tener una vida más saludable y podremos vivir al menos sin dolor.

Eso es mucho, llegado el caso; así que puede probarlo para ver si mejora. Han de ser meses, así que cuanto antes comience con la dieta antiinflamatoria mejor calidad de vida tendrá. El descanso, el sueño, el ejercicio físico moderado y evitar en la medida de lo posible el estrés, hará que nuestro sistema nervioso, nuestro metabolismo, el sistema inmunitario, la microbiota intestinal y nuestro cerebro, mejore. Si nos cuidamos globalmente, nos sentiremos mejor, y en este caso, en el caso de padecer artralgias, siempre está en nuestra mano.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Ana De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. Editora Adjunta de Periodistas en Español.- Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Médica - Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la infancia y la tercera edad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Miembro del Comité de Derechos Humanos, Económicos, Sociales y culturales, (Comité DESC) de la ONU, Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya. Consultora de Comunicación Médica. -www.consultoriadecomunicacion.com.-

Ver también

Enfermedad del ocio, cuando no sé qué hacer

Aunque expresamente la enfermedad del ocio no se contempla  como tal, lo cierto es que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.