El falso imperio de la justicia

Leí la noticia hace una semana y quedé a la espera. No se ha producido ninguna reacción. Un silencio total de comentarios, opiniones o críticas.

Lucas León Simón

policia-orlandoUna noticia de la agencia EFE del pasado 22 de mayo decía: “Un agente del FBI mató hoy en Orlando a un hombre que era investigado por su supuesta relación con el sospechoso del ataque terrorista de Boston, Tarmelan Tsarnaev, y con grupos extremistas.

El fallecido es Ibragim Todashev, de 27 años, norteamericano de origen checheno, que murió en una comisaria donde llevaba tres semanas detenido cuando un agente le disparo a quemarropa tras un interrogatorio policial.

El policía alega que el fallecido esgrimió un cuchillo de grandes dimensiones y que se vio obligado a disparar para defender su vida.

¿Cómo una persona que lleva tres semanas detenida puede tener un “cuchillo de grandes dimensiones”?

El valor de la persona humana se ha reducido a cero en todo lo que se conoce como “Occidente”. Nada de herencia humanista, ni de los valores de la civilización, la democracia y la persona. ¿Dónde el “habeas corpus”? ¿Dónde los derechos fundamentales de la persona y su declaración internacional?

Alguien puede ser detenido y, como tenga la desgracia, de aparecer sospechoso de “terrorismo”, puede ser impunemente muerto por cualquier policía nervioso, impulsivo o cansado de un interrogatorio infructuoso. Y ningún exégeta de los valores “de la democracia y la libertad” esbozará una crítica, una censura o una explicación a la autoridad.

Al fin y al cabo, en Guantánamo hay una prisión aberrantemente ilegal, donde detenidos -¿secuestrados?- sin acusación judicial expresa llevan años recluidos y torturados, sin que nadie se tome la menor molestia en que acabe.

Vamos camino de la ignominia, de la complacencia en el crimen y la tortura, y del sado-fascismo de los gobiernos y gobernantes corruptos y ladrones. Y una mayoría de habitantes del planeta aceptan, sumisos, este estado de cosas.

Pero protestaran, clamaran y pedirán largas condenas cuando una decena de jornaleros, sin trabajo y sin pan, rompan un candado y la cerradura de un pozo para ocupar, durante unas horas, una finca manifiestamente improductiva y abandonada.

La civilización, la democracia y la cultura deberían poder convertirse en armas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.