El lado oscuro de Brasil

Petrobras se adentra en la Amazonia profunda

Brasil-Petrobas
Barcas de carga para la exploración petrolífera fotografiadas la semana pasada dirigiéndose hacia el río Tapauá, estado de Amazonas, Brasil. © Comissão Pastoral da Terra/Prelazia de Lábrea

En la antesala de la Copa del Mundo, Survival Internacional, la organización que defiende los derechos de los pueblos indígenas, está llamando la atención sobre el “lado oscuro” de Brasil, porque tanto el Gobierno como los terratenientes planean abrir los territorios indígenas a faraónicos proyectos industriales

En ese contexto, la empresa petrolera estatal Petrobras ha iniciado las exploraciones en busca de hidrocarburos en una de las zonas más recónditas de la Amazonia, poniendo en serio peligro a varios pueblos indígenas aislados.

Fuentes locales aseguran que Petrobras ha instalado quince barcas de carga con generadores de alta capacidad, oleoductos y maquinaria minera en el río Tapauá, en el estado Amazonas. La exploración se está llevando a cabo cerca de siete territorios indígenas, incluidas las tierras de los indígenas suruwahas, banawahas, denis y paumaris.

brasil-suruwahas
Los suruwahas son un pueblo indígena aislado, altamente vulnerable a las enfermedades introducidas. © Adriana Huber/Survival

Aunque la constitución brasileña estipula que los pueblos indígenas deben ser consultados sobre todos los proyectos que afecten a su tierra, Petrobras no ha cumplido con este proceso de consultar a las tribus de la zona. FUNAI, el departamento de asuntos indígenas del Gobierno, tampoco fue informado sobre la exploración, pese al hecho de que algunas tribus de la región están en situación de aislamiento y han sido contactadas de forma relativamente reciente.

Al ser preguntada por las recientes exploraciones en la cuenca del río Tapauá de Petrobras, la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil afirmó que “no se ha solicitado, o autorizado, por esta agencia la exploración de petróleo y gas en esa región”.

En una carta a la Fiscalía General, expertos brasileños han destacado el derecho de los indígenas, reconocido por el derecho internacional, a ser consultados sobre esta actividad y advierten que “más de 1300 personas podrían sufrir impactos irreversibles”. Una diputada y un senador ya han tratado la cuestión en el congreso.

En las décadas de los años 70 y 80, Petrobras hizo exploraciones petrolíferas en el Valle del Javarí, el hogar de mayor concentración de tribus no contactadas del mundo. Numerosos indígenas aislados, así como empleados de FUNAI y Petrobras, murieron en conflictos generados por las actividades exploratorias.

El año pasado, los pueblos indígenas del Valle del Javarí reafirmaron su oposición a cualquier tipo de exploración, ni siquiera en las proximidades de sus tierras. En una carta advertían de que no querían ver una repetición de la tragedia que sufrieron cuando Petrobras destruyó sus hogares y huertos, explotaron sus lagos y arroyos, contaminando los manantiales y empujando a la muerte a varios indígenas.

Survival ha escrito a Petrobras exhortando a la empresa a detener inmediatamente su trabajo en el área. Stephen Corry ha declarado que “Brasil está lista y dispuesta a sacrificar las vidas de inocentes indígenas en su codiciosa lucha por las ganancias”. Además, asegura que “su crecimiento económico se produce con un inmenso coste humano: las vidas y el sustento de los pueblos indígenas del país. No se equivoquen: cuando las tierras de los indígenas aislados son invadidas, la enfermedad, la muerte y la destrucción le siguen inevitablemente. Este es el lado oscuro de Brasil”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en general, de la mano de una publicación para profesionales, un buen día nuevos derroteros la llevaron al mundo de la política, pero sin dejar la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la solidaridad, a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después dejó España y se instaló en México. Allí comenzó a publicar en el periódico México Inteligente, donde tuvo su propia columna. Posteriormente, colaboró con el Periódico de Puebla y con revistas literarias, donde editó poesía. Un buen día contactó con Periodistas en Español, medio que le permitió relatar a los españoles lo que sucedía en el país azteca, así como describir las maravillas de su naturaleza. Tras siete años de estancia en México, a mediados de 2018 regresó a España. Actualmente sigue los avatares mexicanos y continúa contándolo en Periodistas en Español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.