El mayordomo: la resistencia de un hombre y de un actor

El mayordomo: la Odisea de los negros hacia la Casa Blanca, podríamos subtitularla, pues sin duda la película juega en todo momento con lo que representa hoy en día el presidente Obama, pero la historia remite inicialmente a los años 40, y hay mucho más.

cartel-el-mayordomoHe aquí el argumento, según lo sirve su distribuidora eOne Films Spain: Cecil Gaines (Forest Whitaker) es un joven que trata de escapar de la segregación racial del Sur de EEUU en busca de una vida mejor. A lo largo de su arduo viaje a la madurez, Cecil adquiere habilidades inestimables que le permiten acceder a una oportunidad única en la vida: un trabajo como mayordomo en la Casa Blanca.

En dura compensación por su éxito, la maravillosa familia que ha formado se está destruyendo. Su esposa (Oprah Winfrey) se siente abandonada a causa de la devoción de Cecil por su trabajo, y su hijo Luis (David Oyelowo) interviene en las luchas raciales de los Panteras Negras.

Tal es el personaje que desempeña Forest Whitaker en la película que dirige Lee Daniels, y tales son sus habilidades adquiridas (discreción, fidelidad, lealtad insobornable hacia quienes sirve, gratitud hacia los que le han dado un empleo, carisma), habilidades que en él parecen innatas, no aprendidas. Un papel de héroe trágico más tarde, por los contrastes y luchas internas que debe librar, pero en el que todo parece hecho a su medida.

Forest-Whitaker-mayordomo

Él llena la pantalla a cada instante y su figura crece y crece por momentos, anulando con su actitud corporal, con su imponente y discreta presencia, a aquellos a quienes sirve, por mucho que ellos sean presidentes de los EEUU y sus más altos consejeros.

Un negro que llega a la Casa Blanca, nada nuevo bajo el sol, pero no un niño pijo de Jamaica sino un hombre que no ha ido ni siquiera a la escuela, sin duda es algo que llama mucho más la atención y que remite a sentimientos ancestrales. Cecil Gaines logra en esta carrera de obstáculos no sólo sobrevivir a su destino, sino también, y siempre a fuerza de ángel, un ángel que parece sostenerle, llegar con el título de maître, primero a un Hotel del Sur profundo; después, nada menos que al Hotel Excelsior de Washington, ya está cerca pero él no lo sabe. Él sólo está a lo suyo, a servir. Allí le descubren los ojeadores de personal de la Casa Blanca y entra en ella con título de mayordomo.

Cecil Gaines está orgulloso. Todo lo ha conseguido sin pretenderlo y a base de paciencia, de tesón, su popularidad se basa en su carisma y acaba siendo único e imprescindible. Un hombre, se díría, que donde él está, está como nadie, qué buen vasallo. Y tal vez sea éste el mensaje de la cinta. Desde Eisenhower hasta Obama, pasando por los Kennedy, los Nixon y los Reagan con su encantadora Nancy (Jane Fonda), él servirá a todos los presidentes de EEUU y su reputación de hombre prudente y discreto (no suelta prenda ni siquiera en la intimidad de su casa) lo convierte en consejero aúlico de todos ellos. Pero por muchas pretensiones de justicia que ellos tengan, la oposición interna es tan dura, que puede darse la paradoja de tener que condenar el apartheid en Sudáfrica y no poder con el suyo propio, ahí se ven las limitaciones del poder. Cecil se convierte en testigo directo de la historia mientras se gesta el movimiento por los derechos civiles, los asesinatos de John F. Kennedy y Martin Luther King, los movimientos de los Freedom Riders y las Panteras Negras, la guerra de Vietnam y el escándalo de Watergate.

Todo pundonor y sentido común, conoce los secretos del Despacho Oval, pero -he ahí de nuevo la paradoja- sus dueños no pueden seguirle ni siquiera en sus mínimas reivindicaciones laborales, y 40 años después, Cecil sigue siendo un negro con el 40% menos de sueldo que los blancos. Hasta que un día… otro ángel pasa. Y otro pasará por fin por su casa, aunque ya tarde.

En suma, EL MAYORDOMO es una historia sobre la resistencia de un hombre, la maduración de un país y la fuerza de la familia

Completan el reparto una extraordinaria galería de secundarios, como Mariah Carey, John Cusack, Jane Fonda, Cuba Gooding, Jr., Terrence Howard, Elijah Kelley, Minka Kelly, Lenny Kravitz, James Marsden, Alex Pettyfer, Vanessa Redgrave, Alan Rickman, Liev Schreiber y Robin Williams.

La película está inspirada en un artículo de Wil Haygood para The Washington Post publicado en 2008 y titulado A Butler Eell Served by This Election, que recogía la historia real de un antiguo mayordomo de la Casa Blanca llamado Eugene Allen.

El mayordomo se estrena en España el próximo día 11

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.