El nada discreto encanto de la nueva burguesía rumana

Madre e hijo, un retrato de la Rumania actual un tanto decadente y al borde del caos, está centrado en la figura de una agobiante y manipuladora madre (Luminita Gheorghiu, una actriz veterana y espléndida, La muerte del señor Lazarescu, 4 meses 3 semanas y 2 días), incapaz de concebir que las relaciones humanas sean otra cosa que un permanente pulso de poder, y dispuesta a hacer lo que sea para evitar que su hijo, culpable de un accidente automovilístico, tenga que ir a la cárcel.

cartel-madre-e-hijoFirmada por el realizador rumano Calin Peter Netzer, Madre e Hijo –en algunos cines españoles desde el 21 de mayo de 2014, y en otros a partir del 23- fue la ganadora de la Berlinale 2013 y acumuló hasta ocho Premios Gopo, galardones que entrega anualmente la Academia del cine rumano. 

A Cornelia, una mujer de la burguesía nacida en la capital tras la caída del régimen autoritario de Ceaucescu, que tiene amigos ricos y poderosos, no le gusta que su hijo Barbu (Bogdan Dumitrache), de 40 años, haya optado por vivir su vida lejos de las faldas maternas. Por su parte, el hijo evita todo lo posible la presencia de esa madre posesiva y controladora que pretende prolongar hasta el infinito una relación enfermiza; cuanto más la rechaza él, más intenta ella inmiscuirse.

Cuando Cornelia se entera de que Barbu es el culpable en un accidente que ha costado la vida a un adolescente de familia humilde, pone en marcha todos sus resortes e influencia para impedir que se entregue y tenga que pagar por su imprudencia. Su capacidad de manipulación se corresponde muy bien con la corrupción ambiental

A través de la relación entre esos dos seres, que se quieren pero no se entienden, el realizador traza el boceto de un país que, casi treinta años después del derrocamiento y ejecución del dictador (25 de diciembre 1989), arrastra un pasado que tiene todavía un peso enorme y que –como en el resto de las antiguas repúblicas de la órbita soviética- ha dado a luz a una generación de nuevos ricos sin escrúpulos, impermeable a todo lo que no responda a sus expectativas.

Incomunicación, incomprensión, contradicciones, conflicto generacional… La cámara de Madre e Hijo recoge todos esos sentimientos en los rostros de los personajes: a veces, incluso, lo contrario de lo que dicen con palabras. El mensaje de la película no es solamente rumano, tiene carácter universal.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.