El peligro de automedicarse con Metformina

La metformina o metmorfin es un fármaco antidiabético que se utiliza para regular la resistencia a la insulina, la diabetes tipo 2 y la obesidad mórbida. Esto no es sinónimo de que cualquier persona pueda automedicarse porque no se utiliza para adelgazar ni para quemar grasa.

El principio activo ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina y reduce los niveles de azúcar en sangre y el riesgo de poder padecer diabetes 2 en algunos pacientes que por su enfermedad tienen el peligro de poder tenerla. A diferencia de otros antidiabéticos, la Metformina no produce hipoglucemia y mantiene los niveles óptimos de azúcar en sangre.

Actualmente se ha procurado una campaña en las redes sociales que va acompañada de textos que refieren las bondades de este medicamento para controlar el colesterol, los triglicéridos y evitar el aumento de glucosa en sangre. Este antihiperglucemiante al mantener los niveles de azúcar impide la hipoglucemia y aconseja para perder peso. Nada más lejos de la realidad. Al ser un supresor de azúcar, la pastilla tiende a hacer que el cuerpo sea sensible a la insulina al pasar directamente al torrente sanguíneo desde que son ingeridas.

Este medicamento como todos, debe ser prescrito por un médico que ha de evaluar el estado general del paciente, si puede o no debe ingerirlo y con qué fines. Se aconseja en las redes tomar Metformina con otros medicamentos para adelgazar pero nunca se debe hacer porque se compromete el hígado y el páncreas. Entre otros síntomas el paciente sin control médico puede tener alteraciones, vómitos, náuseas, dolor estomacal, mareos en general, acidosis láctica y debilidad que le pueden causar otros problemas añadidos.

Por ello, no pueden tomarla bajo ningún concepto personas que padecen enfermedades renales, personas con problemas cardiovasculares, personas de más de 70 años, pacientes con enfermedad hepática, pacientes que han tomado recientemente Clorpropamida y personas de menos de 18 años.  De igual forma hay que señalar que las condiciones médicas que precipitan la acidosis láctica en pacientes tratados con metformina son las siguientes: insuficiencia renal en la mayoría de los casos, insuficiencia cardiovascular, sepsis, hemorragia, insuficiencia hepática o pulmonar; otra contraindicación para su uso es historia previa de acidosis láctica.

Por otro lado, se ha aconsejado que es buena para las verrugas, el acné, la caída del cabello y los lunares rojos de la piel; nada más lejos de la realidad. Nunca debe automedicarse ni tampoco ingerir un medicamento como la Metformina por los daños que pueda autoocasionarse.

Los efectos de la metformina en la disminución de la glucosa son consecuencia de una reducción en la producción de glucosa hepática y un aumento en su empleo. Este medicamento incrementa la mayoría de las acciones biológicas de la insulina en personas con resistencia a la insulina preexistente y disminuye la absorción intestinal de glucosa. Asimismo es útil en la regulación el ciclo menstrual en comparación con el placebo; no es un tratamiento de primera elección en el hirsutismo y su uso como monoterapia en la inducción de la ovulación no demuestra sustancialmente mejoría en la tasa de embarazo clínico. La evidencia señala que la metformina asociada con el citrato de clomifeno induce la ovulación y mejora la tasa de embarazo clínico.

Regular los niveles de insulina así como el tratamiento de otras enfermedades con Metformina deben siempre controlarse por un médico, y no se puede automedicar el paciente ni tampoco acudir a un nutricionista o un dietista dado que no pueden prescribir este medicamento.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.