Inicio / BLOGS / Entiéndeme tu a mí. Pas – a – deux

Entiéndeme tu a mí. Pas – a – deux

*Luis de Luis

Ya ha pasado el test del tiempo esta obra de Eloy Arenas que empezó a deambular por los escenarios hará casi dos décadas. Los etapas van pasando y esta función de humor caústico y generoso, que radiografía con sensibilidad y comprensión las pequeñas miserias de eso que se viene a llamar el ser humano, sigue en pie, fresca y recién escrita , interpelando, a sala llena, al público de los Teatros Lara. Es decir, “Entiéndeme tu a mi” es un clásico y siempre dice y dirá algo; y siempre tendrá algo que decir.

Hace mucho que Eloy Arenas es uno de los grandes, hace valer con seguridad y aplomo  su personalidad escénica con el carisma de gran cómico que es, que ha sido siempre. No está solo, claro, César Camino, como un escurridizo pícaro, pulula y brujulea a su alrededor, incitando, pinchando y enredando a lo largo y ancho los cinco afilados y rotundos sketches plagados de lógica jardielescaque forman la función.

Así, a veces, Arenas y Camino, Camino y Arenas, mutan en una suerte de Gordo y Flaco, perplejos y resignados, como en el primero de los episodios en el que desarrollan la estupefacción de dos, por así decirlo, proveedores de escándalos a los partidos políticos, atrapados por sus propias vergüenzas intentando reconducir la situación hacia la dignidad aparente.

También hay mucho de Stan y Ollie en el episodio en el que un poderoso y un pelagatos, examinan,  razonan, reelaboran, pactan y acuerdan, sus amores con la misma mujer; como hay mucho de Matthau y Lemmon, en el último de los sketches, en que dos accidentados (uno de la vista, otro de los brazos) deben ayudarse, entre regaños y dientes, entre tiras y aflojas,  mutuamente a compensar sus carencias, durante un dialogo imposible que concluyen con una frase que hubiera bendecido el mismísimo Billy Wilder.

Surgen por otra parte, el espíritu de Tip y Coll, como cuando en una impecable escena camino adiestra a arenas para ser un cobrador del frac o aparece una irrefutable lógica marxista cuando Arenas muta de esposa relegada a machirulo ofendido ( si, como lo leen).

Y es que esta función, este juego a dos, ni que decir tiene, está interpretada y escrita como mandan los cánones del humor, es decir, con precisión exquisita, tanto textual como física y verbal. Es un humor de siempre, brillante e inteligente y, por eso, escaso y valioso.

Y es que “ Entiéndeme tu a mí” es, ya dije,  un clásico. Nada más y nada menos. Y no opino, refiero.

 

*Luis de Luis es crítico teatral.

 

Ficha artística

Intérpretes

Eloy Arenas

César Camino

Texto y dirección

Eloy Arenas

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Ana De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. Editora Adjunta de Periodistas en Español.- Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Médica - Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la infancia y la tercera edad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland), Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya. Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.com.-

Ver también

Cine argentino: El ángel o el demonio, la frivolización de la violencia

El Festival GEMS, es la antesala al Festival Internacional de Films de Miami-MIFF. En esta …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.