Estreno en Francia: “El silencio de los otros”, Goya al mejor documental

Cuarenta años después del “pacto del olvido”, concluido en 1978 por la clase política para garantizar la transición democrática en el Estado Español, el silencio de unos y otros se ha ido rompiendo.

¡Ni olvido ni perdón! ¡La justicia contra el olvido!

silencio de los otros cartelBrillante y conmovedor documental codirigido por Almudena Carracedo y Robert Bahar, producido por los hermanos Almodóvar:“El silencio de los otros”, llega a las pantallas comerciales en Francia, tras su éxito en el festival de Berlín y su premio Goya al mejor documental, recibido en Sevilla el pasado 2 de febrero.

Merecidas recompensas para el trabajo de la directora española Almudena Carracedo y de su esposo el productor y director norteamericano Robert Bahar, quienes han codirigido este documental minuciosamente preparado a lo largo de los últimos siete años.

Autora del documental “Made in LA”, 2007, en torno a la vida de tres mujeres inmigrantes clandestinas en la ciudad de los Ángeles, Almudena Carracedo, tras haber pasado varios años en los Estados Unidos vive ahora en España y ambos son profesores de cine documental en la New York University de Madrid.

El origen de esta película documental, como lo explicó la cineasta en París, fue por una parte el descubrimiento del escándalo de los niños robados por el franquismo en España y por otra, cierto tiempo después, de la querella judicial Argentina contra los crímenes del franquismo. Así fue tomando cuerpo este guion sobre la impunidad de que gozan todavía hoy los crímenes franquistas en España y que aborda varias cuestiones articuladas sobre ese eje central.

La película está dedicada al entrañable abogado argentino Carlos Slopoy, uno de los personajes más activos en esta larga lucha por la memoria histórica, quien falleció en 2017, poco después de acabado el rodaje.

El abogado argentino Carlos Slopoy
El abogado argentino Carlos Slopoy

“Hablamos de guerra civil española, pero en realidad fue un golpe militar fascista contra el gobierno legal de la República, perpetrado por el dictador Francisco Franco, aliado de Hitler y Mussolini en 1936”.

Así lo afirma pausadamente la voz en off, que muy didácticamente va explicando poco a poco en hora y media de metraje lo que fue la dictadura franquista y sus crímenes de guerra, con la ejecución de más de 100 000 personas, enterradas en fosas comunes, cuyos restos mortales siguen reclamando hoy sus familiares.

De la postguerra y su salvaje venganza contra los “rojos”, al tardofranquismo y la violenta represión del movimiento obrero y estudiantil o la tortura de los presos políticos en la tristemente célebre DGS (Dirección General de Seguridad) en la madrileña Plaza del sol, se van sucediendo los testimonios de los que se han agrupado en la lucha por la recuperación de la memoria historia y que reclaman hoy justicia y reparación.

La “Ley de amnistía” que permitió sacar de las cárceles a los presos políticos y volver del exilio a los que habían escapado a la represión, fue en realidad una total amnistía para los criminales franquistas y sus esbirros. Los fascistas de ayer cambiaron de chaqueta, y los poderes fácticos no fueron alterados.

Maria Martin uno de los personajes de la película El silencio de los otros
Maria Martin uno de los personajes de la película El silencio de los otros

Cuarenta años después del “pacto del olvido”, concluido en 1978 por la clase política para garantizar la transición democrática en el Estado Español, el silencio de unos y otros se ha ido rompiendo.

Las repetidas crisis económicas y políticas de estos últimos cuarenta años, con gobiernos socialistas o de derechas, y la corrupción galopante en la monarquía española, ha permitido que las víctimas del franquismo alcen la voz para reclamar justicia y reparación.

Mientras el juez Garzón se jugó su carrera en el intento, fue la querella de una jueza argentina la que permitió intentar condenar a los sicarios de la dictadura franquista. Sin embargo, todavía hoy, los nostálgicos de la España fascista siguen oponiéndose a ese necesario trabajo de memoria histórica, y echan leña al fuego del nacionalismo más retrógrado y fascista.

Todo eso lo cuenta con numerosos testimonios y brillantes imágenes este documental tan emocionante como necesario. Un silencio simbolizado por las sorprendentes y mágicas imágenes de ese insólito y único monumento a las víctimas del franquismo: “El mirador de la memoria” en el Valle del Jerte, provincia de Cáceres, que fue tiroteado por los nostálgicos fascistas, confiriéndole así aún mayor legitimidad.

En el cine español ha habido ya otros documentales también muy potentes sobre el tema como: “Los caminos de la memoria” de José Luis Peñafuerte, “Escuchando al juez Garzón” de Isabel Coixet, o “Lesa humanitat” de Héctor Faver. Trabajos cinematográficos que han contribuido a alimentar así mismo el debate y la lucha de los colectivos que en España combaten por restablecer la memoria histórica.

El documental de Almudena Carracedo interpela a cada cual, sobre nuestro silencio y el silencio de los otros, y me llega muy personalmente, pues este cronista -refugiado político en Francia desde 1974- fue de los que prefirió el exilio, para evitar las cárceles franquistas. Fui uno de tantos que recibió con alegría aquella ley de amnistía que nos permitía por fin regresar a España, aunque desde el exilio esa transición y ese engañoso pacto del olvido nos supo a poco, no obstante, las perspectivas democráticas que abría.

El título de la película se refiere precisamente, como lo explicó Almudena Carracedo, a ese silencio de los otros, del que hablaba Luce Chacón en “La voz dormida”. Silencio guardado en estos últimos cuarenta años por unos y otros, y que se añade al de aquellos que se vieron obligados a guardar silencio en la posguerra para sobrevivir.

Como afirma el documentalista chileno Patricio Guzmán, cuya obra “la memoria obstinada” ha sido fuente de inspiración para Carracedo: “Los pueblos sin memoria no tienen futuro”.

Cuarenta años después de ese “pacto del olvido”, este documental pone sobre el tapete una vez más una cuestión esencial: Ya va siendo hora que los crímenes franquistas no queden impunes, y sean condenados con igual rigor que lo fueron el nazismo alemán y el fascismo italiano en el resto de Europa.

Esperemos que un día este documental pueda ser material didáctico en las escuelas y universidades españolas, pues como dijeron en su día las Madres de Plaza de mayo en Argentina: No puede haber ni olvido ni perdón para los crímenes de lesa humanidad

Enlaces:

En el Instituto Cervantes de París, con motivo del preestreno de “El silencio de los otros”, Almudena Carracedo y José María Galante “Chato” (opositor a la dictadura torturado en las cárceles franquistas) acudieron a la presentación, en un debate animado por José María Riba de la asociación “Españolas en Paris”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.