Estreno en Francia: Vida salvaje, de Cedric Khan

De estreno en Francia esta semana  “Vie sauvage”, Vida salvaje, del director francés Cedric Khan, ganador del premio especial del jurado en la 62 edición del festival internacional de cine de San Sebastián. Un guión inspirado en la verdadera historia de Xavier Fortin, con la excelente interpretación  de Mathieu Kasovitz en el papel de “Paco”, un padre marginal que decidió desafiar a la justicia por amor de sus hijos.

cartel-vie-sauvageOkwari y Shahi Yena Fortin, son los dos hermanos que han contado su extraordinaria historia en un libro titulado “Hors système”, Fuera del sistema.  Cuando tenían seis y siete años de edad respectivamente,  sus padres que habían sido hasta entonces felices llevando una vida  nómada y marginal, atravesaron una profunda crisis. Todo empieza como un banal caso de divorcio, en el que  la justicia otorga la  custodia de los hijos a la madre, pues ella no soporta más el nomadismo inestable de su esposo.

Pero ese padre de familia marginal, de cultura hippie, tan carismático como irrascible, -Mathieu Kasovitz en la ficción- no acepta la decisión de  la justicia, y decide echarse al monte, escapándose con sus dos hijos pequeños, mientras que la madre se queda con el  hijo que tenía de una relación anterior.  La denuncia de la madre lo coloca fuera de la ley, y durante diez largos años, Paco y sus dos hijos viven en un fuga constante, escapando de la justicia gracias a múltiples complicidades en círculos alternativos y marginales.

Privados de escuela, los dos niños, que siguieron  voluntariamente a su padre, van a crecer en contacto con la naturaleza, llevando una vida ruda, en la que el cabeza de familia hará oficio de maestro, enseñándoles a leer y a escribir. Toda una infancia jugando de verdad a policias y ladrones, viviendo como indios y huyendo de las pesquisas y denuncias de los gendarmes, dotándose de una falsa identidad.

Cedric Khan filma con brio y realismo la ruptura brutal de la pareja y esa tensión generada por la fuga permanente que les obliga a menudo a cambiar de domicilio, siempre en zonas rurales poco frecuentadas. Pero la tensión dramática estalla cuando los dos chavales  llegan a la adolescencia, conocen los primeros escarceos amorosos y buscan afirmarse frente a su padre.

Ese conflicto conducirá a la detención del padre, al cabo de doce años de clandestinidad. Sin embargo los dos hijos de Paco le defienden, y obligan a la madre a retirar la denuncia, como condición sinequanon para volver a verlos. En la realidad, Xavier Fortin fue detenido en 2009 y condenado a dos meses de cárcel, pero la madre aceptó finalmente retirar la denuncia.

vie-sauvage-escena

La película analiza con buen pulso y sano equilibrio esa delicada cuestión de los divorcios y sus consecuencias a menudo nefastas para los hijos, transformados en manzana de discordia entre los padres beligerantes. Paco es un hombre que por el amor de sus hijos desafía a la justicia, y su valiente comportamiento provoca evidentemente la empatía del espectador. Sin embargo  el conflicto ulterior con sus hijos pone de relieve su carácter irascible y autoritario y permite comprender mejor el dolor de la madre, privada de sus hijos durante  largos años.

El tema de la marginalidad y de la educación alternativa a la escuela pública en Francia son abordados así mismo con mucho tacto en esta trama en la que el suspense de la huida es el hilo conductor. Cabe subrayar que en Francia  la educación de los hijos es obligatoria, pero no la Escuela. En el caso de familias marginales, los servicios sociales efectúan a menudo controles, para verificar si los hijos no escolarizados están recibiendo una educación apropiada. Esos controles hacen más difícil todavía situaciones como la que vivieron Xavier Fortin y sus hijos.

Guionista y director francés, Cedric Khan, a sus 48 años edad, tiene ya en su haber once largometrajes, desde sus comienzos en 1990 con “Les dernieres heures du millenium”; En 1998 obtuvo el premio  Louis Delluc por “L’ennui”, brillante adaptación de la  novela del italiano Alberto Moravia. En 2001, con “Roberto Succo” se interesa en la extraordinaria historia de un serial killer italiano, que fue declarado “esquizofrénico y paranoíco” y encerrado en un asilo siquiátrico, en donde se suicidó en 1988.

En 2012 “Una vida mejor” aborda un tema de sociedad muy actual: el endeudamiento de una pareja que decide crear un restaurante, esperando una vida mejor, pero que va a entrar en una dramática espiral  de deudas y de crisis.

Guiones originales, adaptaciones literarias o crónicas sociales inspiradas en hecho reales, el cine de Cedric Khan se interesa siempre con vigoroso realismo por historias de gran intensidad dramática y hace gala de una excelente dirección de actores.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.