Fernando Lara, elegido académico de Bellas Artes

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ha elegido este lunes 10 de febrero de 2020 al crítico cinematográfico Fernando Lara como académico de número por la sección de Nuevas Artes de la Imagen, cuya candidatura fue presentada por el compositor Tomás Marco y los cineastas Manuel Gutiérrez Aragón y Josefina Molina.

Fernando Lara en una foto de archivo de la Seminci
Fernando Lara en una foto de archivo de la Seminci

Fernando Lara, periodista y escritor, comenzó su extensa y reconocida trayectoria en la crítica cinematográfica con colaboraciones en las revistas Nuestro Cine, Tiempo de Historia, La Calle y Triunfo, donde aportó un método de análisis innovador, intuitivo y riguroso. Su aportación a la crítica de cine abarca no sólo el estudio de la obra, sino también la contextualización de sus orígenes y la observación analítica de las causas que la hacen posible, otorgando un papel preponderante a los autores y sus circunstancias.

Entrevistó, junto a Diego Galán, a dieciocho personajes relevantes del cine nacional, cuyos testimonios se publicaron periódicamente en Triunfo y más tarde fueron recopilados en el libro «18 españoles de posguerra». De indudable interés son otras publicaciones, en las que puso de manifiesto sus profundos conocimientos cinematográficos, como «7 trabajos de base sobre el cine español», «Valle-Inclán y el cine» o «Miguel Mihura, en el infierno del cine».

Su faceta como gestor cultural comenzó en 1984, año en el que asumió la dirección de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), aportando un nuevo carácter y personalidad al festival mediante una apuesta por la modernidad y el cine de autor. Otro hito en su camino profesional fue su nombramiento como director general del Instituto de Cinematografía y de las Artes Visuales (ICAA) en 2004, periodo en el que elaboró la Ley del Cine (2007).

Fernando Lara ha trabajado en el ámbito de la cinematografía en diversos frentes, como autor de libros y artículos –ampliando horizontes en la crítica-, como gestor –en su faceta de delegado en España del Festival de Cine de Berlín–, como coordinador de actividades cinematográficas de los cursos de verano en El Escorial, formando parte de los jurados internacionales de Berlín, Cannes, Karlovy-Vary, Bruselas, Florencia y diversos certámenes españoles… En la actualidad es asesor en la Asociación de Distribuidores Cinematográficos Independientes (ADICINE) y continúa colaborando en Academia, Caimán, Fotogramas, Turia o El Norte de Castilla.

Es conocida y valorada su férrea defensa de la inserción de la enseñanza del cine en las aulas a través del proyecto Cine y Educación, iniciativa que contribuye a su difusión, conocimiento y valoración social.

Su labor ha sido galardonada con varios premios, entre ellos el del Observatorio d´Achtall, el Premio Especial del Festival CyLnema, el nombramiento de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, o la Espiga de Oro de Honor de la Seminci (2015).

Con la elección de Fernando Lara, la Academia aumenta su compromiso hacia la firme defensa del cine como patrimonio cultural y hacia la reivindicación de todos los agentes, desde el autor al espectador, involucrados en su proceso creativo y receptivo.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.