Fernando Martínez Gil: El enamorado de la reina de Saba

Un relato de españoles en los mares del Sur)

Ya hemos hablado en estas páginas de la trayectoria del historiador Fernando Martínez Gil (Toledo, 1956): de sus trabajos sobre la Edad Moderna (el Corpus, las Comunidades, María Pacheco) o Contemporánea (su estupenda historia sobre el cine y los cines en Toledo……) Ahora toca hacerlo en su faceta de narrador, de novelista.

Enamorado reina de Saba cubierta

Fernando había ganado, hace ahora cuarenta años, en 1979, el premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil con El río de los castores; después de ésta publicó en Alfaguara varias otras novelas de temática juvenil; y en 1986 volvió a ganar un premio Nacional, el Lazarillo de narrativa juvenil, con El juego del pirata. Más cercano a ésta se sitúa su último libro, El enamorado de la reina de Saba (un relato de españoles en los mares del Sur) que acaba de aparecer.

Estamos, sí, ante una novela, pero escrita por alguien que es también historiador. A finales del siglo XVI, un viejo tatuado y hablante de una lengua extraña es recogido medio muerto por dos frailes en una calleja de Toledo. Cuando se recupera, revela que viene de lejanas tierras, pero que en realidad ha regresado a su lugar de nacimiento.

Entonces cuenta su historia: sus viajes por América del sur; la gran aventura del Pacífico, enrolado en la histórica expedición de Álvaro de Mendaña y su esposa, Isabel Barreto, quien sería conocida como “reina de Saba”; el infierno de la colonia que pretenden fundar en las islas de Salomón; el salvamento acogiéndose a las islas Filipinas, el naufragio que le lleva al Japón, donde contempla el suplicio de los mártires de Nagasaki; el intento de llegar a América por la ruta de la nao de Acapulco; su estancia en las por entonces todavía desconocidas islas Hawaii, donde se convierte por muchos años en un indígena que olvida sus raíces europeas; y en fin, su inesperado rescate que le devuelve al punto de partida, donde cuenta su historia y revela algunos secretos que los jóvenes frailes habrán de esclarecer. Uno de ellos, el narrador de la historia, acaba cumpliendo sus sueños de ir a predicar a las Indias y a los territorios visitados antes por el “amante de la reina de Saba”.

Estamos pues ante una novela histórica, en la medida en que tiene una amplia apoyatura de documentación y de hechos reales; pero ante todo, ante una novela de aventuras; una novela de ecos marinos, una novela en la que hay travesías, traiciones, ambiciones, decepciones, amores, muertes y desengaños.

Como confiesa el autor en una entrevista: “He querido que fuera asimismo un libro de viajes, como aquéllos que tanto me gustan, en que el protagonista no para de moverse de un sitio a otro, proporcionando al lector una fuerte sensación de que está haciendo de verdad un periplo por países lejanos, exóticos y soñados por cuanto tal vez nunca tenga oportunidad de pisarlos materialmente”.

Por otra parte Fernando, en tanto que historiador y buen conocedor de las crónicas de la época, nos ha trasladado el lenguaje, ese rico castellano de nuestro Siglo de Oro, lo que supone un plus de creatividad y de atractivo para esta sugerente novela.

Una novela muy bien escrita, como todo lo que publica Fernando (ya sea ensayo o ficción), con la que aprendemos y disfrutamos, elementos ambos básicos para valorar cualquier libro, que se dan sobradamente en éste. Con un ritmo ágil, con muchas resonancias cinematográficas (otro tema que Fernando conoce muy bien), la resolución de la novela es impecable y nos evoca a los clásicos del género (Stevenson, London, Conrad, etc.).

  • Fernando Martínez Gil: El enamorado de la reina de Saba
  • (Un relato de españoles en los mares del Sur)
  • Editorial Adarve, 2019; 444 pags.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.