Foxcatcher

El hecho de que yo odio los deportes violentos y, por tanto, me resulten insoportables las películas que tienen de fondo historias de boxeo, lucha libre y otras especialidades mayormente orientales, no significa que no aprecie los valores objetivos de una realización, máxime cuando la práctica totalidad de los comentaristas internacionales –sin duda con menos prejuicios- la han aplaudido unánimemente.

cartel-FoxcatcherAsí que vamos con ella. Basada en una historia real, Foxcatcher cuenta la historia trágica “de la improbable relación entre un excéntrico, megalómano y paranoico multimillonario estadounidense y dos hermanos, ambos campeones mundiales de lucha libre. Es una historia de posesión, de ilusiones, de juguetes rotos y sueños truncados, de la vampirización que muchas veces padecen los deportistas –y no solo los de este tipo de deportes, también futbolistas, tenistas, nadadores-, la dependencia que se crean de su manager, entrenador, etc.

Anatomía de un drama tantas veces repetido en el mundo del deporte, el ascenso y la caída de un campeón, Foxcatcher, dirigida por Bennett Miller, famoso por su biografía de Truman Capote, es una película angustiosa, rodada mayoritariamente en el ambiente opresivo de las cuatro paredes de un gimnasio, en la que el protagonista, un irreconocible Steve Carell (Globo de Oro por la magnífica serie The Office, Virgen a los 40, Melinda y Melinda, Superagente 86) en el papel del heredero millonario John Du Pont, es un ser destructor que disfruta creando ídolos y haciéndoles caer, con el único y más que dudoso objetivo de demostrar a una madre posesiva (Vanesa Redgrave), que le desprecia, que también él es capaz de triunfar.

En la década de 1980, Dave Schultz (Mark Ruffalo, Los chicos están bien, The Avengers, Iron Man 3) es campeón de lucha, medalla de Oro en los juegos de Los Angeles y entrenador de su hermano menor, Mark (Channing Tatum, El Dilema, La gran aventura Lego, 22 Jump Street) con mayor envergadura física pero más débil psíquicamente. La vida de ambos se altera completamente cuando a Mark, quien quiere participar en los Juegos Olímpicos de Séul, el millonario Du Pont, un inquietante personaje apasionado de lucha libre que ha creado un gimnasio para entrenamiento en su propiedad, le ofrece trasladarse a ella para entrenar allí.

Comienza así una relación de sponsor, mentor, entrenador y un poco padre también, que lentamente va desvelando las intenciones posesivas, tiránicas y perversas del rico mecenas; una relación a la que en un momento dado se suma el hermano mayor, Dave, conformando un trío “un tanto monstruosos en el que cada cual, según su ascendente y circunstancias” intenta proyectarse en el otro. “En Foxcatcher, la lucha se confunde literalmente con el abrazo” (Jacques Morice, Télérama).

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.