George Floyd: en todo el mundo se pide justicia

Mike Baillie[1]

Estas fueron las últimas palabras de George Floyd, un hombre de 46 años que murió como consecuencia de que un oficial de policía de EE.UU. lo inmovilizó, presionando la rodilla contra su cuello durante casi nueve minutos:

«Es mi cara hombre
No he hecho nada grave, señor
por favor
por favor
por favor, no puedo respirar
por favor, hombre
por favor, alguien
por favor, hombre
No puedo respirar
No puedo respirar
por favor
(inaudible)
hombre, no puedo respirar, mi cara
solo levántate
No puedo respirar
por favor, una rodilla en mi cuello
No puedo respirar
mie*da
Voy a
No me puedo mover
mamá
mamá
No puedo
mi rodilla
mi cuello
No aguanto más
No aguanto más
Soy claustrofóbico
me duele el estómago
me duele el cuello
todo me duele
dame agua o algo
por favor
por favor
No puedo respirar, oficial
no me mate
me van a matar, hombre
dale, hombre
No puedo respirar
No puedo respirar
me van a matar
me van a matar
No puedo respirar
No puedo respirar
por favor, señor
por favor
por favor
por favor, no puedo respirar»”

Luego, sus ojos se cerraron y las súplicas se detuvieron. George Floyd fue declarado muerto poco tiempo después.

George Floyd justicia
George Floyd, peticiones de justicia

Ahora mismo, tenemos una opción. Esta podría ser otra muerte trágica a manos de la policía estadounidense, o un momento para el cambio.

Somos un movimiento global[1] con más de sesenta millones de personas, cuando todos clamamos al mismo tiempo, somos ensordecedores. Entonces, alcemos nuestras voces para unirnos al grito que pide el fin de estos asesinatos racistas, e impulsemos a aquellos que tienen el poder a que se nos unan.

Firma esta carta abierta con un solo clic, y cuando sea masiva, Avaaz la publicará en los periódicos más importantes de EE.UU y en sitios web alrededor del mundo. Que esto sea un himno para ponerle fin a los asesinatos y honrar a todos aquellos y aquellas que hemos perdido:

Como ciudadanos y ciudadanas del mundo, lamentamos la pérdida sin sentido de otra vida más a manos de la policía estadounidense.

Nos alzamos en solidaridad con todo aquel que está sufriendo.

Estos brutales homicidios deben terminar. Cada uno de ellos es una herida en el corazón de la humanidad, y una vergonzosa e indeleble marca en la bandera de los Estados Unidos de América.

El racismo aumenta en complicidad con el silencio. No nos quedaremos callados. El racismo es un problema que nos pertenece y nos golpea a todos. Es una lucha conjunta.

Pero no podemos permitir que esta lucha se transforme en odio, porque así no encontraremos la sabiduría para cambiar los corazones que queremos tocar. En palabras del Dr. Martin Luther King: «La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad: sólo la luz puede hacerlo. El odio no puede expulsar al odio: solo el amor puede hacer eso».

Es con este espíritu que hacemos un llamamiento a todas aquellas personas con el poder, a que actúen YA y que comprometan al presidente Trump y a todos los gobiernos estatales y locales en EE.UU, a:

  • Asegurar que todos los oficiales involucrados en el asesinato de George Floyd surtan el debido proceso legal,
  • Expulsar y enjuiciar a oficiales por, incluso, un solo incidente de fuerza excesiva o por no intervenir cuando la fuerza excesiva ha sido utilizada,
  • Garantizar que cada asesinato policial sea investigado de forma independiente y transparente.

Nos comprometemos a hacer nuestra parte, enfrentando el miedo, la rabia y la ignorancia del racismo con toda la esperanza, el amor y la fuerza de nuestra humanidad.

Descansa en paz, George Floyd.
No será en vano.

Con una esperanza inagotable,

  1. Mike, Marie, Meetali, Sarah, Andrew, Ricken, Bert y todo el equipo de Avaaz

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

2 Comentarios

  1. No es racismo, ha sido un crimen de bandera falsa donde a los inductores solo les interesan los resultados públicos derivados, las víctimas son necesarias para sus objetivos en sus planes de control social… aquí el problema radica en que las policías son corporaciones al servicio de la política y obedecen ordenes inconstitucionales, y se deberían poner al servicio de la sociedad y para su defensa, cosa que no sucede en ningún país supuestamente democrático, ya que solo juran defender la organización del estado y no las personas… hay que hacer un nuevo formulismo de juramento a los uniformados en general…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.