«Gost in the sell», el cine no es el manga

«Gost in the sell» (Kökaku kidötai) literalmente «policías antidisturbios con caparazones ofensivos», concepto en ocasiones abreviado como GITS, es un manga futurista “ciberpunk” cuya acción transcurre en torno al año 2030, firmado por Masamune Shirow y publicado por primera vez en el Young Magazine de Japón en 1989.

ghost-in-shell-posterEn 1991 y 1997 se publicaron dos secuelas –“Ghost in the sell 2: Man-Machine Interface” y “Ghost in the sell 1.5: Human Error processor”. La serie se convirtió después en cuatro películas de animación y distintos juegos de vídeo.

Una última adaptación de lo que comenzó siendo un manga de culto se estrena ahora en España, en una versión que mezcla un exceso de efectos especiales y trucos del más moderno cine de animación con tomas reales, y con Scarlett Johansson en el papel protagonista de la mayor Motoko Kusanagi, convertido en “blockbuster[1] indigesto por el realizador británico Rupert Sanders” (Alicia Paulet, Le Figaro.  Siempre agradezco infinitamente que alguien haya dicho  antes lo que yo pienso). Un blockbuster antitotalitario

En un Japón futurista, Motoko Kusanagi (Scarlett Johansson, “La Dalia negra”, “El diario de una niñera”, “Lost in translation”), también conocida como The Major, es una agente especial cyborg que lidera el grupo de trabajo de élite Sección 9. El objetivo de esta unidad de operaciones encubiertas dentro de la Comisión Nacional de Seguridad es luchar contra el ciberterrorismo y los delitos  tecnológicos. Única en su género, humana salvada de un terrible accidente, tiene un cuerpo artificial con capacidades cibernéticas, lo que le permite luchar contra los criminales más peligrosos, pero también posee su primitivo  cerebro humano, trasplantado, al que han añadido implantes que entre otras cosas le permiten acceder a Internet. La Major es la única capaz de combatir una nueva amenaza que permite piratear y controlar el espíritu de la gente. Intrigas políticas y secretos de estado rodean al misterioso hacker enemigo.

La película está dirigida por Rupert Sanders (“Blancanieves y la leyenda del cazador”) y completan el reparto los actores Michael Pitt (“Boardwalk Empire”, “Funny Games”), Juliette Binoche (“Nadie quiere la noche”, “Cosmópolis”), Pilou Asbæk (“Juego de tronos”, “Ben-Hur”) y Chin Han (“Independence Day: Contraataque”, “Capitán América: El Soldado de Invierno”). El director de cine japonés Takeshi Kitano (“Outrage”, “Sonatine”) hace una colaboración especial.

En pantalla grande, «Ghost in the sell» resulta un tanto aburrida, con pocas novedades y muy escaso valor dramático. Los efectos especiales pueden llegar a resultar abrumadores, a pesar de la magnificencia de algunos de ellos.

Las habituales cuestiones filosóficas planteadas por la Ciencia Ficción, como la dialéctica entre humanos y robots, en qué consiste la especificidad del pensamiento humano o dónde se encuentran las fronteras entre el cuerpo y el espíritu, en esta película quedan en un segundo plano ya que el primero, como hemos apuntado, está saturado de efectos especiales agotadores.

  1. Blockbuster, superproducción llamada a convertirse en éxito de taquilla.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.