Hans García: el cine dominicano está avanzando

La industria cinematográfica dominicana comienza de manera sostenible con la Ley del cine, promulgada por el presidente Leonel Fernández. Es a partir de 2010 desde cuando se puede hablar de un desarrollo del cine dominicano con directores, guiones originales, actores y técnicos que realizan filmes comerciales y que ingresan en los circuitos de festivales fílmicos, con premios y distinciones.

Entre esos talentos se encuentra el director Hans García, a quien entrevistamos a su paso por Miami, EE.UU., donde recibió una distinción en la Semana Dominicana, a raíz del estreno de su film “Voces de la calle”.

Hans García
Hans García

Hans García, tiene una amplia trayectoria en medios audiovisuales, y es unos de los cineastas más promisorios del cine dominicano. Serio y observador, nos habla del mundo del cine dominicano y de su experiencia como director.

Hans García: Mi madre me puso Hans, por el escritor de cuentos danés Hans Christian Andersen, cuentos que ella me leía cuando era un niño.

Adriana Bianco: Parece que el mundo de la fantasía nació temprano en ti. ¿Cuándo decidiste dedicarte al cine?

HG: En realidad, en República Dominicana no había escuelas de cine y uno estudiaba para luego dedicarse a la publicidad, no había mucha posibilidad de hacer una película. Comencé a trabajar en una productora de publicidad, en 1991, hacía comerciales y aprendí de todo. Fui asistente, hice producción, cámara, luz, guión y dirección. Realizamos una campaña que apelaba a la cultura dominicana y entonces conocí el país y parte de sus tradiciones. Después me fui a vivir a Chile, donde estudié guión, en un taller de la universidad en Santiago.

AB: Los directores me han comentado que sin un buen guión no se puede hacer una buena película.

HG: Es cierto. En República Dominicana ha habido muchas críticas por los guiones de los filmes. Aunque tengas todos los recursos técnicos y de producción, si el guión no es consistente, es imposible que la película sea buena. A mi me interesan los temas que tienen que ver con nuestra sociedad, retratar la realidad de mi país. En Dominicana se necesita contar historias recientes, de lo pasado en los últimos 50 años, que aún no está en los libros de historia.

AB: Dominicana tiene una gran tradición histórica, literaria, folklórica, la música es muy rica, hay muchos temas.

HG: La música especialmente proviene de nuestras raíces afroamericanas, los taínos fueron muy diezmados durante la conquista española, pero la influencia afro es más persistente en la música. La danza, la comida, el tema religioso, son temas interesantes para el cine, pero yo trabajo más con la realidad urbana, los problemas actuales que se viven en nuestra comunidad caribeña.

AB: Además de tu carrera de publicista iniciaste tu carrera de cineasta. “Voces de la calle” es tu primer película y entra en el circuito comercial.

HG: Si, yo primero filmé varios documentales, entre ellos una serie para la televisión sobre el tema del VHS, para prevención y tratamiento del SIDA. “Voces de la calle” es mi primer largometraje, lo comencé en el 2008, se filmó por partes porque no teníamos dinero, costó casi un millón de dolares; fue un film trabajoso donde interactuaron actores, cantantes, y gente del lugar. Es una historia sobre la lucha de los jóvenes marginados para lograr éxito con la música urbana, el hip hop. Se encuentran con problemas para realizar sus sueños, no basta el talento, hay que tener dinero para comenzar. Se enredan en aspectos que les complican sus vidas. Está basada en un hecho real. Yo provengo de ese barrio. Son experiencias de vida y de haber crecido en ese medio, por eso puedo contarlo con tanto detalle.

Antes, los jóvenes pobres buscaban a través del deporte la manera de salir del círculo de la pobreza, hoy es la música, el hip hop, que es una improvisación y no necesitas saber música. Este ritmo les da oportunidad para salir de su pobreza, pero también están las mafias, las trampas de las drogas.

AB: ¿Qué es entonces el cine para ti? Una plataforma para contar historias reales, cine antropológico, social, el llamado “cine pobre”…

HG: A mi me gusta contar historias reales, que tienen que ver con nuestra vida, o con nuestra sociedad, me gusta el cine que cuando la gente lo vea, entienda que uno dejó algo planteado en la pantalla, una denuncia, una crítica, una reflexión. Quiero que la gente salga de ver mi película con algo, no solo diversión.

AB: Tienes directores que te han servido de modelo, o influyen en tu obra…

HG: Me gusta mucho Roman Polanski. Tiene películas donde se junta el drama y lo psicológico, con estilo. Me gusta también el cine documental. Yo prefiero contar una historia basada en lo real, pero que además tenga ficción. Actualmente estoy trabajando en un proyecto, una película de época, que trata el tema de un revolucionario, un personaje que tuvo importancia en la política dominicana y fue un dolor de cabeza para el Estado. Actuó en la década de los 60 y 70, fue considerado enemigo público número uno y lo mataron 1978, se llamaba Guillermo Rovirosa. Y la película se llama “El otro Rovirosa”.

AB: República Dominicana ha ingresado a la industria del cine tardiamente, comparado con Puerto Rico o México, pero ahora hay una verdadera industria…

HG: En el cine dominicano, para afirmarse como industria, tenía que haber una voluntad política y eso se logró a partir del 2010, con el presidente Leonel Fernández, quien promovió la ley de cine. Antes de la ley de cine, se realizaban una o dos películas al año, con fondos privados, ahora se hacen veinte filmes anuales. La gente no iba mucho al cine, y no se producía porque no había retorno económico. A partir de la Ley todo cambió. Hay muchos documentales, largometraje que participan en los Festivales. Actualmente, hay 4000 técnicos, muchas familias que viven del cine. La gente está aprendiendo a ver cine; claro, lo que gusta es la comedia, pero ya están empezando a ver otro cine más reflexivo.

AB: En “Voces de la calle”, manejas actores y no actores. Te gusta dirigir la actuación.

HG: Si me gusta mucho, me gusta explicarles lo que pretendo, soy paciente, deseo que el actor entienda, que comprenda…me siento amigo de los actores. El cine se hace entre todos, es un trabajo en conjunto. En República Dominicana se está aprendiendo a hacer cine y a ver cine. Estamos avanzando.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.