Hong Kong: juicio a tres militantes prodemocracia

En una vista celebrada este 23 de noviembre de 2020, el activista prodemocracia Joshua Wong, de veinticuatro años, y otros dos disidentes, Ivan Lam y Agnes Chow, se han declarado culpables de organizar la manifestación ante el Cuartel General de la policía de Hong Kong que tuvo lugar el 21 de junio de  2019, y de haber participado en el resto de las manifestaciones organizadas casi diariamente para denunciar la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional y la creciente influencia de China en la región semiautónoma.

Joshua Wong y Agnes Chow
Joshua Wong y Agnes Chow

La sede de la policía y otras comisarías del barrio fueron atacadas por los manifestantes que arrojaron huevos y pintaron graffiti mientras pedían una investigación independiente sobre la violencia de la actuación policial.

lIgnorando la magnitud de las manifestaciones, que llegaron a concentrar hasta un millón de personas, el ejecutivo hongkonés, encabezado por la gobernadora Carrie Lam, alineado con las pretensiones del gobierno del Partido Comunista de Pekín, respondió con una creciente represión contra el movimiento prodemocracia.

«Seguiremos luchando por la libertad. No es éste el momento de rendirse ante Pekín» ha dicho JOshiua Wong, quien fuera el rostro más conocido del «movimiento de los paraguas» de 2014, a los periodistas que estaban reunidos ante el tribunal.

Wong, lo mismo que Lam, se ha declarado culpable de incitar a una concentración ilegal; por su parte Agnes Chow, de veintitrés años, ha reconocido haber participado en la manifestación. Los tres se encuentran en detención provisional es espera de la sentencia, que se espera para el 2 de diciembre y puede llegar hasta tres años de cárcel.

Joshua Wong se integró en el movimiento prodemocracia de Hong Kong a los trece años, cuando las manifestaciones tenían por objetivo la línea de ferrocarril de alta velocidad que tenía que unir el territorio semiautónomo con China Continental.

En 2011 fue uno de los fundadores de «Scholarism», un grupo estudiantil que ganó una batalla legal en contra de la incorporación de un curso de patriotirmo chino a los estudios secundarios. A los quince años participó en una huelga de hambre efectuada bajo las ventanas del gobierno local de la señora Lam.

Pero fue su participación en el «movimiento de los paraguas» de 2014 el que difundió todo el mundo su rostro, con flequillo y unas gafas de cristales gordos. Los manifestantes, que ocuparon el centro de Hong Kong durante setenta y nueve días, pedían elegir a sus gobernantes por sufragio universal y reclamaban el final de la ingerencia china en el territorio que, según el documento de la retrocesión, es autónomo hasta 2047.

Ahora, cuando se cumplen seis años de aquellas manifestaciones, ha visto como se cumplían los peores augurios: la Ley de Seguridad Nacional, aprobada en junio pasado en el Parlamento chino, ha tenido como consecuencia nuevas oleadas de detenciones en Hong Kong, una manifiesta restricción de las libertades y la fuga al exilio de muchos disidentes.

Joshua Wong tiene abiertos varios procedimientos judiciales, además de por su participación el movimiento disidente por tomar parte en la tradicional vigilia que se organiza todos los 4 de junio en memoria de la brutal represión del ejército en la Plaza de Tiananmen, en 1989, este año prohibida oficialmente a causa de la pandemia de la COVID-19.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.