Hong Kong : once semanas desafiando a China

Este fin de semana, hoy es sábado 24 de agosto de 2019, ha sido una cadena humana la que ha recorrido diferentes barrios de Hong Kong.

Como en anteriores ocasiones –y van once sábados seguidos- se trata de mostrar al mundo el rechazo al gobierno local, que apoya las decisiones de la República Popular de China.

Ciudadanos de Hong Kong participan en la cadena de protesta conocida como "Hongkong Way" este 24 de agosto de 2019
Ciudadanos de Hong Kong participan en la cadena de protesta conocida como “Hongkong Way” este 24 de agosto de 2019

Una cadena humana de cuarenta kilómetros, bautizada como «Hongkong Way», en recuerdo de aquella «Baltic Way» que hace exactamente treinta años evidenció el enfrentamiento de las repúblicas bálticas –Lituania, Letonia y Estonia- con la Unión Soviética, y la demanda de una libertad que aún tardarían dos años en conseguir.

(En aquella, más de un millón de participantes se dieron la mano durante  más de 600 kilómetros, entre Vilnius, Riga y Tallín).

Aparte de la longitud y los participantes, la diferencia entre ambas cadenas han sido los teléfonos móviles, inexistentes en 1989. Ahora, en cambio, han sido muchos los manifestantes que han mantenido encendida la linterna de su smartphone, en esta contestación pacífica que ha querido recordar que el gobierno local pro Pekín de Carrie Lam, no responde a sus demandas de más libertad y más democracia.

Hay que tener en cuenta también que estas manifestaciones de Hong Kong tienen lugar  al tiempo que crecen las tensiones entre los gobiernos de Chinas y algunas potencias occidentales: mientras Canadá denuncia que las autoridades han detenido a un empleado de su consulado en Hong Kong, Pekín acusa a «Gran Bretaña y otras naciones extranjeras» de injerencia en sus asuntos en el territorio autónomo.

Además, la incidencia de las protestas en la actividad económica del territorio supone un desafío sin precedente para el presidente chino, Xi Jinping, en el poder desde 2012, a quien los manifestantes recuerdan una vez más sus cinco reivindicaciones: retirada definitiva del proyecto de ley de extradición, investigación independiente sobre la violencia policial en la represión de las manifestaciones, dejar de utilizar el término «motín» para referirse a las concentraciones semanales, sobreseimiento de los cargos imputados a los detenidos en las manifestaciones y reforma política que garantice la vigencia del principio «un país, dos sistemas», hoy amenazado por las presiones del gobierno central chino.

Los tatuajes del compromiso

Paraguas, flores, máscaras de gas, cascos… los jóvenes hongkoneses se están tatuando motivos que denoten su apoyo al movimiento de protesta. Si los policías utilizan porras, gases lacrimógenos y pelotas de goma, los manifestantes  han respondido con rayos laser para cegarles, máscaras, ladrillos, artefactos incendiarios y tatuajes.

Uno de los dibujos más demandados es la flor estilizada de color blanco y cinco pétalos llamada bauhinia, que figura tanto en el escudo del territorio como en el de la República Popular, solo que este último lleva una estrella en cada uno de los pétalos. Y, naturalmente, los dos caracteres chinos que significan «Hong Kong» o «valor», dependiendo de que se lean horizontal o verticalmente.

«El arte es una fuerza -ha declarado un especialista del tatuaje que dice hacerlo gratis para los manifestantes- Es una fuerza para difundir una idea, para emocionar e inspirar a las personas».

Twitter y Facebook: las armas de Pekín

Las autoridades chinas han utilizado cerca de un millar de cuentas de Twitter y páginas de Facebook para desacreditar y dividir a los manifestantes prodemocracia en Hong Kong, según una información publicada en el diario francés Libération que cita fuentes de ambas redes sociales.

Twiiter y Facebook han acusado al gobierno de Xi Jinping de sembrar cizaña en la excolonia británica al tiempo que anunciaban la suspensión de cerca de mil cuentas que estaban participando en la campaña: «Esas cuentas buscaban deliberada y específicamente sembrar la discordia política en Hong Kong y minar la legitimidad y las posiciones políticas del movimiento de protesta sobre el terreno». Palabras de Twitter, que ha cerrado 936 cuentas y recuerda la contradicción que supone la creación de estas cuentas con el hecho de que la red social está prohibida por el régimen de Pekín.

Por su parte, Facebook, que ha suprimido siete páginas, cinco cuentas y tres grupos de individuos «asociados al gobierno de Pekín», seguidos por unas 15 500 personas,  ha precisado que algunas de las cuentas suspendidas comparaban a los manifestantes con combatientes terroristas de Daesh, calificándoles de «chivatos».

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.