Impresoras 3D, la última tecnología creativa casera

Las impresoras 3D ya no forman parte de la ciencia ficción. Cada día que pasa son más los usos y aplicaciones de esta tecnología en los más diversos ámbitos y la pregunta que muchos se hacen es hasta dónde pueden llegar.

Impresora 3D

Las extraordinarias posibilidades de las impresoras 3D ya se han hecho notar en ámbitos tan relevantes como la educación o la medicina. Puede que tan solo conozcamos la punta del iceberg en estas materias, pero su crecimiento sigue un ritmo muy alto y ya han llegado hasta nuestros hogares. A pesar de que aún están muy lejos de ser elementos cotidianos para la mayoría, la creatividad de estas impresoras 3D ya se abre paso en las casas de muchos españoles.

La moda más personalizada

A nadie se le escapa la relevancia en todo el mundo de la moda. La oferta se ha multiplicado y cada vez el consumidor puede acceder a productos más cercanos a sus gustos. Las impresoras 3D ya permiten que cualquiera pueda confeccionar e imprimir sus propios diseños sin salir de casa.

Para muchos, esto puede llegar incluso a acabar con la «tiranía» de las marcas ya que cada persona puede hacer ropa y calzado a su gusto. Además, los costes son mucho menores, lo que permite a los amantes de la moda disfrutar de todos los modelos que deseen. La industria ya usa estas impresoras, pero cada vez serán más las personas que creen prendas en sus casas tanto para uso personal como comercial.

La impresión de alimentos ya está aquí

Mostrar todas tus habilidades en la cocina con platos cien por cien creados en una impresora 3D ya es una realidad. Podrás elaborar todo tipo de recetas con diversos materiales. Ya existen varias empresas que están comercializando sus máquinas para imprimir pasta, azúcar, chocolate y otros alimentos. En realidad, las opciones son inagotables, así que todo depende de la imaginación que pongas en la cocina.

Los primeros intentos de aplicar a esta cuestión la impresión 3D no fueron nada esperanzadores. Sin embargo, su evolución ha sido mucho más rápida de lo esperado y hoy es posible imprimir cualquier plato. Sin duda, esto puede ser su gran valor ya que se puede crear todo tipo formas y menús en casa.

Pese a lo increíble de todo esto, la verdadera pregunta es si estamos asistiendo a los primeros pasos de una auténtica revolución culinaria. Por un lado, la creación de alimentos más sanos puede ayudarnos a comer mejor y, por lo tanto, influir positivamente en la salud pública.

Por otro, la capacidad de experimentación a la hora de crear es casi infinita, de ahí que vayamos a ver nuevos sabores, texturas y platos, sin ninguna duda.

Más usos domésticos

Una vez que la tecnología de las impresoras 3D ha llegado a los hogares, ya no existen límites a la hora de aplicarla. El hecho de crear objetos en tres dimensiones al instante y sin salir de casa ya no es algo propio de la magia, pero tampoco lo es del entorno industrial. Los dispositivos de uso doméstico se han adaptado perfectamente también en cuanto a su precio y ofrecen ya un rendimiento de enorme calidad.

En España, como en otros muchos países, ya existen empresas dedicadas a la fabricación de impresoras 3D para uso doméstico y es solo cuestión de tiempo que lleguen a más y más hogares. Ya podemos reproducir casi que cualquier objeto de los que vemos a nuestro alrededor y es una herramienta ideal para uso creativo, educativo y de ocio.

Pese a que todavía estamos hablando de una opción incipiente, ya hemos podido comprobar su utilidad para la creación de muchos objetos. Por ejemplo, los elementos decorativos más variados y originales, como jarrones o elementos navideños, son ya una realidad. Con la imaginación como único límite, disponer de organizadores para las llaves o tus usb, cerraduras, juguetes, lámparas, silbatos…es posible con tus propios diseños y sin salir de casa.

Ya no hay duda de que la impresión 3D puede suponer uno de los grandes avances tecnológicos de este siglo porque, su uso en casa puede hacer que tenga un impacto muy potente en todos y cada uno de los sectores sociales. Su “democratización” acaba apenas de empezar, pero es ya toda una realidad.

El valor de esta nueva tecnología

Las impresoras 3D cuentan desde ya mismo con un claro valor estratégico. Si su uso doméstico aún puede verse como algo ocioso, las empresas que se adapten y sepan usar esta tecnología tendrán una clara ventaja competitiva y serán vistas como ejemplos de vanguardia.

Ya hemos comprobado que en nuestra propia casa disponemos de lo necesario para crear ropa, calzado, complementos y un sinfín de productos para los que ya no tendremos que acudir al mercado. Esto supone un ahorro importante para todos aquellos que se lancen a crear de este modo, de la misma manera que lo será para las empresas que apliquen esta tecnología.

Además de la opción de crear cosas de la nada sin salir de casa, también hay otro aspecto interesante. Las impresoras 3D permiten lograr piezas que pueden servir para reparar cosas por nosotros mismos que, de otro modo, deberíamos tirar para comprar otras. Lo mismo puede llegar a ocurrir con aquellas que se queden anticuadas, funcionen peor o, simplemente, hayan pasado de moda. Bastará con recurrir a estas impresoras 3D para que todo vuelva a parecer nuevo.

Para muchos, la irrupción de estas impresoras 3D supone una especie de nueva reindustrialización. Es evidente que estamos asistiendo a toda una revolución y eso que apenas estamos en sus comienzos. Queda por ver hasta dónde pueden llegar en su combinación con otros avances como la realidad virtual, la aumentada, el Internet de las cosas o incluso el big data.

Cada paso es un descubrimiento, así que debemos estar preparados para que hacer casi que cualquier cosa en nuestras casas sea posible gracias a las increíbles potencialidades de las impresoras 3D.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.