Indígenas de Paraguay reclaman sus tierras al Grupo San José

Líderes  ayoreos de Paraguay han enviado un llamamiento en vídeo sin precedentes a la constructora española Grupo San José y a su filial, la ganadera Carlos Casado, demandando la devolución de sus tierras, habitadas por indígenas no contactados.

Porai-Picanerai
El líder ayoreo Porai Picanerai pide que el gigante de la construcción español, Grupo San José, devuelva a los ayoreos su tierra ancestral. © OPIT/ Survival

En el breve vídeo, tres hombres hablan sobre la implacable amenaza de deforestación que los ganaderos ciernen sobre la tierra de los indígenas ayoreos no contactados y piden a los simpatizantes que les ayuden a proteger el bosque del Chaco de una destrucción aún mayor.

Porai Picanerai, uno de los ayoreos, dice: “Y pido al Grupo San José que nos devuelva nuestro territorio, porque si ellos deforestan el monte nuestros hermanos que aún viven en la selva tendrán miedo de las topadoras”.

La filial del Grupo San José, Carlos Casadi, posee extensas zonas de la tierra ancestral de los ayoreo-totobiegosodes en el Chaco, al norte de Paraguay, y, en su momento, ya fue pillada “in fraganti” por deforestar el bosque ilegalmente. De hecho, el Chaco registra una de las tasas de forestación más altas de todo el mundo. Existen dramáticas imágenes satelitales que muestran la increíble extensión de destrucción forestal que se ha producido en el Chaco entre los años 1990 y 2013.

Un segundo líder ayoreo, Esoi Chiquenoi, declaró: “Quiero que los cojñones [no indígenas] nos ayuden a defender nuestro territorio, el territorio de nuestros abuelos, porque tenemos todavía gente en el monte (…) Y antes no sabíamos hacia dónde nos íbamos por tanta deforestación”. “Porque Jonoine [líder de los indígenas ayoreos no contactados] está todavía en el monte y seguro tiene miedo de las topadoras y los camiones”, añade un tercer líder indígena, Gabide Etacori, que teme por sus parientes aislados.

Los últimos indígenas no contactados fuera de la Amazonia se ven obligados a vivir huyendo de las excavadoras, que derriban sus casas y jardines para dar paso a la ganadería. Las enfermedades introducidas por los foráneos podrían diezmar a los indígenas.

La mayoría de los ayoreos que han sido contactados y sacados del bosque padecen ahora serias enfermedades respiratorias como la tuberculosis.

Ante esta situación, Survival Internacional, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales, ha escrito a los accionistas de Grupo San José, instándolos a desinvertir de la empresa dada la implicación de la compañía en la destrucción del bosque de los ayoreos no contactados. Por su parte, los simpatizantes de Survival han enviado miles de cartas a la Secretaría del Ambiente de Paraguay (SEAM) pidiendo el reconocimiento y respeto de los derechos de este pueblo indígena amenazado.

Según declaraciones del director de Survival, Stephen Corry: “Paraguay se ha ganado a pulso la despreciable reputación de registrar la mayor tasa de deforestación del planeta. Si el país tuviera una preocupación genuina por el bosque que le queda, bastaría con que se limitara a mirar a los ayoreos, que son los guardianes verdaderos de su tierra. En vez de ello, esta reserva de la biosfera de la UNESCO está siendo rápidamente devastada en beneficio de la industria cárnica brasileña y para llenar los bolsillos de uno de los hombres más ricos de España.”

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en general, de la mano de una publicación para profesionales, un buen día nuevos derroteros la llevaron al mundo de la política, pero sin dejar la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la solidaridad, a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después dejó España y se instaló en México. Allí comenzó a publicar en el periódico México Inteligente, donde tuvo su propia columna. Posteriormente, colaboró con el Periódico de Puebla y con revistas literarias, donde editó poesía. Un buen día contactó con Periodistas en Español, medio que le permitió relatar a los españoles lo que sucedía en el país azteca, así como describir las maravillas de su naturaleza. Tras siete años de estancia en México, a mediados de 2018 regresó a España. Actualmente sigue los avatares mexicanos y continúa contándolo en Periodistas en Español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.