Iroel Sánchez: una incómoda mirada de Cuba

“Más que un simpatizante gubernamental, soy un revolucionario cubano que se identifica con el gobierno, por encarnar la aspiración de la justicia social, porque significa lealtad a unas ideas y valores y porque lucha en circunstancias adversas”, informa Carmen Chamorro.

Iroel Sánchez con Ángeles Díez
Iroel Sánchez con Ángeles Díez

De esta manera se presentaba el escritor y bloguero cubano, Iroel Sánchez en Casamérica, escenario que empleó para lanzar a la prensa su último libro, “Sospechas y Disidencias”, un conjunto de textos reunidos que han aparecido previamente en el blog la pupila insomne, realmente una bitácora cubana en internet, o “un portal disidente o un internet para discutir”, según sus propias palabras, con 11.300 seguidores – “a ver si llamándole de esta forma, es más sencillo su acceso a internet y lo leen aquellos, con intención de derrocar la Revolución “-

El escritor isleño recoge en su prólogo las palabras que le dedicó el también escritor uruguayo, Eduardo Galeano “….contra Cuba se aplica una lupa inmensa que magnifica todo lo que allí ocurre cada vez que conviene a los intereses enemigos, llamando la atención sobre lo que pasa en la Revolución…”, para demostrar que todo lo que rodea a la Isla es un fenómeno incómodo en un actual mundo de crisis. Quiso aclarar a esta corresponsal que la campaña, calificada de “feroz” contra el gobierno cubano se debe al éxito y a la persistencia de la revolución cubana, que hace los cambios necesarios para defender la soberanía y la justicia social. Su libro lanza un mensaje para todo aquel que estudia la propaganda mediática: la retórica del lenguaje selecciona victimas dignas e indignas, porque existe una intencionalidad y toda una estrategia que le avala.

Sobre la reciente gira de la también bloguera Yoani Sánchez por determinados países, el escritor cubano dijo tratarse de un fenómeno asociado a personajes de guiñol exhibidos en un escenario mediático, si bien, desconocidos para la auténtica realidad cubana: “Guiñoles digitales con un guión estudiado”, puntualizó a esta corresponsal.

Para Iroel, pudiera visualizarse una cierta descomposición de la oposición cubana en la Isla, al haber organizaciones que fortalecen el bloqueo contra Cuba mediante la Posición Común y estiman que la dictadura del general Fulgencio Batista era un joya: “Está claro que la inmensa mayoría de los gobiernos europeos, incluido el de España, no son partidarios del mantenimiento de la posición común, en un fracasado intento por presionar a Cuba en la década de los 90, e impulsado por el gobierno de José María Aznar”.

La doctora Ángeles Díez Rodríguez, profesora de Ciencias Políticas y de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid expuso en Casamérica que Iroel Sánchez aborda el mundo desde la perspectiva chompskiana y pone en entredicho la versión oficial de los medios, quienes marca la agenda de qué forma convertir algo en noticia; en definitiva, Iroel, en un trabajo de denuncia, fundamenta el desenmascaramiento de los medios de comunicación, cuáles son los olvidos y cuáles las censuras en la información.

Existe una herramienta psicosocial que el crítico lingüista y filósofo norteamericano Noam Chompsky propone como única forma de defenderse del poder mediático: poner bajo sospecha a los medios de comunicación: “En este libro hay elementos de cómo trabajar la contrainformación, yendo más allá de desvelar lo que esconden los medios masivos para decir, a continuación, lo contrario”, apuntó Diez Rodríguez. Para finalizar, la profesora de Ciencias Políticas aludió que quien discrepa o disiente, (como ejercicio académico en busca del origen etimológico), significa que es de una opinión diferente y está sonando diferente, de ahí la necesidad de una información alternativa como la que propone Iroel Sánchez.

Carlos Fernández Liria, profesor titular de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, advirtió durante la citada presentación del libro de Iroel, que hay que replantearse el programa político actual en España para recuperar la sensatez y reducir el abismo entre el problema y su solución. El punto de partida, a partir del cual tenemos que pensar los problemas, tiene que ser Cuba porque vamos abocados al tercer mundo y pese a no haber viajado últimamente a Cuba para saber lo que allí está ocurriendo: “sigue siendo el bastión que nos recuerda, que no hay otra vía que no sea el socialismo, un sistema político y económico donde distinguir lo que es un problema de una solución”. En Cuba existen problemas que pueden ser discutidos, (no se sabe si mucho o poco), sobre todo porque las palabras no se han pervertido.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.