Jorge Velo (Banda de pájaros): “Soy un loco del inconformismo”

Música es: La respiración, las manos, las piernas, el sexo

Jorge Velo de Banda de Pájaros
Jorge Velo de Banda de Pájaros

Jorge Velo me espera sentado tomando una cerveza sin alcohol en un bar de Madrid. Es uno de esos bares con solera, donde camareros con gesto aburrido sirven cañas sin tregua. Para comer pedimos una sartén con patatas, huevos y jamón. ¡Que no falte! Mientras nos ponemos las botas, hablamos de la vida, de la crisis, de la luz, de la música… Jorge Velo es uno de los integrantes de Banda de Pájaros un grupo que empezó siendo el entretenimiento de unos amigos pero que poco a poco se ha hecho un hueco en la agenda mensual de muchos músico-adictos.

Jorge es ¿cómo decirles? modesto, humilde, positivo, resultón… de su boca salen sin parar nombres de amigos, familia y gente que la vida le regala y que él cuida. Jorge como pájaro que es, vuela alto y siempre invita.

MAR SIERRA (MS): Una vez más actuáis en Madrid con entradas agotadas (12 de abril Dog&Roll). Cuando uno mira desde el escenario y ve todo lleno ¿qué piensa?

JOREGE VELO (JV): Sobre el escenario lo que uno siente es pura mezcla, por este orden conforme avanza el bolo. Primero tensión extrema, sentimiento de análisis exhaustivo – te centras en las caras y los ojos de la gente que te parecen enormes-, después relajación orgásmica y al acabar… venga majo a recoger que mañana hay que currar.

Carátula de Viento en la cara
Carátula de Viento en la cara

MS: Primero fuisteis Pájaros Mojados, después os secasteis y formasteis esta Banda de pájaros.

JV: Hace mucho tiempo que somos banda porque es tal y como nos sentimos. Somos banda en toda la extensión de la palabra, de música y también banda en la más vulgar y canalla de las acepciones. Lo de pájaros… ¿qué te voy a decir? Es lo que somos: unos pájaros. Nos sentimos como tales. Nos hicimos Pájaros Mojados como un alegato, demasiado obvio, a nuestra admiración por Quique González.

MS: Una de las cosas más característica del grupo es el dualismo que se establece entre los dos pájaros principales Pol y tú: dos caras de la misma moneda.

JV: Así es, afortunadamente… Aprendo de él lo que buenamente puedo. Somos como Starsky y Hutch. Él para mí es un grande, hace temazos desde la sencillez. Pol es un anárquico en potencia y yo soy un loco del inconformismo, por eso tardo tanto en cerrar mis canciones. No somos un grupo al uso, cada uno compone y canta sus temas.

MS: Te defines como “loco del inconformismo” ¿cómo te enfrentas al proceso de composición?

JV: A veces, pocas, me visitan las musas. Son estos los momentos en los que pares algo del tirón. Generalmente cojo la guitarra y empiezo a darle haciendo melodías vocales con letras absurdas hasta que sale algo que irremediablemente tenía que soltar.

MS: Y sueltas entonces temas como “Lagrimas en las orejas”

JV: Una noche me desperté llorando, tenía las orejas encharcadas. Me desvelé y esta canción salió del tirón este tema. Días después le cambié totalmente la melodía.

MS: ¿Mucho “Viento en la cara”?

JV: Nuestro primer disco se llama así. El viento en la cara es el avance de la vida y como caminamos con ella. Para nosotros la frase hace referencia a la sensación de máxima libertad que sientes cuando te da el viento con fuerza en la cara.

MS: Haz memoria, ¿Cuáles son tus mejores momentos con Banda de pájaros?

JV: Entre mis mejores momentos tengo varios: recuerdo cantar con Elia «El reducto» en Galileo Galilei; un momento precioso con mi hermano Andrés en el Dog&Roll; disfruté mucho con Mario Raya en el Barcelona8. También recuerdo como se nos reventó a todos el tuétano con Luis Auserón tocando “37 grados” en Clamores, fue una pasada ver a la peña enloquecida.

MS: ¿Cómo es compartir estos momentos con Elia Velo ¿qué siente un padre al cantar con su hija?

JV: Querrás decir ¿qué sentiría un padre al cantar con su hija? Me cuesta que cante conmigo. La tía me hace la cobra, me esquiva… Yo la persigo por casa con la guitarra colgada y ella me recuerda constantemente lo brasas que puedo llegar a ser. Ella ¡es un pasote! Mal está que lo diga yo, pero su voz se empasta con la que ella quiera.

MS: Hablamos de las luces pero ¿y las sombras?

JV: La música está llena de egos horripilantes y, sobre todo, de falsos abrazos.

MS: Fuiste el creador del Barcelona8 una sala de música en directo, que en poco tiempo se volvió un lugar de referencia pero condenada…

JV: Con el destripe de mi proyecto Barcelona8 me arrancaron un cacho de mi piel y de mi alma, por no hablar de mi economía. Estamos en manos de gestores de mierda, de casposos hijos de puta, esto es España.

MS: Siempre nos quedará la música. Música es…

JV: La respiración, las manos, las piernas, el sexo…

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

(... un tal poeta Mattarucco dijo sobre mi) Miradora y oyedora de la vida y de lo que en ella se dora de cabeza pensante y punzante, de malhadadas dudas y sentires sin taras, de corazón que decora sin decoro y que a veces te acaricia y a veces se acoraza; de días maremóticos, ciclotérmicos, multipléjicos, periplásticos... Resumiendo, miradora y moradora, oyedora y halladora. Y musicómana, y teatrómana, y recitómana, y lectómana, y escritómana... en definitiva (y casi con pulso compulsivo), culturómana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.