Julie Bertuccelli dirige «La ultima locura de Claire Darling», una tragedia agridulce

«Tras un prólogo prometedor y emotivo, el guión se mete en un laberinto de idas y venidas entre presente y pasado, realidad y divagaciones. Todo lo que se había sugerido se demuestra entonces explicativo y contraproducente» (Paris-Match).

Tercer largometraje de ficción de la cineasta francesa Julie Bertuccelli («Depuis qu’otra est parti…», «L’Arbre»), «La última locura de Claire Darling» nos adentra en la vida de una adinerada y solitaria dama interpretada por la actriz Catherine Deneuve («Belle de jour», «Indochina», «Place Vendôme») quien, convencida de su próxima muerte, decide vender todos los muebles y objetos de la mansión en que vive organizando un mercadillo en su jardín.

Las idas y venidas de los recuerdos del pasado, en mi opinión excesivas, nos descubren a la familia Darling y la vida acomodada y dramática que ha distanciado a madre e hija. Todo lo que la película pretende de mágico, basándose en el personaje un tanto enloquecido de la protagonista, tristemente no funciona.

Adaptación de la novela estadounidense “Faith Bass Darling´s Last Garage Sale”, de Lynda Rutledge, que transcurre en Texas, y recurriendo a esa tradición tan estadounidense y también tan francesa de vaciar los desvanes y los graneros (vider le grenier) y vender al aire libre las «antigüedades» que allí se encuentran, en «La ultima locura de Claire Darling», tragedia agridulce, los objetos se convierten en historias y recuerdos de un pasado repleto de reveses, tragedias y desilusiones.

En Verderonne, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de París, Claire Darling despierta el primer día de verano decidida a deshacerse de todas sus pertenencias. Convencida de que es su último día de vida organiza un mercadillo en el jardín de su mansión con todas sus antigüedades y objetos de valor, que son el eco de su trágica vida. Esta última locura de Claire provoca la vuelta de su hija, Marie (Chiara Mastroiani, hija en la vida real de Deneueve, «Las canciones de amor», «Un cuento de Navidad»), a la que no ha visto en veinte años.

En esta historia cinematográfica de Claire Darling –en la que Catherine Deneuve, en el papel de la vieja burguesa «a la que se le ha ido la olla», no hace mucho más que encender cigarrillos y prepararse tazas de té dando paso a su fantasma rejuvenecido interpretado por Alice TaglioniParís Manhattan», «Los caballeros del cielo»)-, se ha perdido la ocasión de sacar todo el partido de una actriz que envejece con dignidad y conserva el encanto y los rasgos de la belleza que fue.

A los 75 años, Catherine Deneuve tiene anunciadas al menos cuatro películas para este año. En las pantallas desde los primeros años 60, es una de las actrices francesas que más trabaja encadenando títulos en una filmografía fuera de lo común. Quien fuera la musa de los Buñuel, Polanski, Ferreri y tantos otros, ha saltado el siglo con dignidad y ahora se pone a las órdenes de los nuevos realizadores, de Ozon a Kore-eda, con el mismo entusiasmo o al menos con la misma disciplina.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.