Inicio / BLOGS / “La casa junto al mar” de Robert Guédiguian, un regreso a las raíces

“La casa junto al mar” de Robert Guédiguian, un regreso a las raíces

Robert Guédiguian, el realizador de la inteligente película “Las nieves del Kilimanjaro”, regresa con los mismos actores –Ariane Ascaride, Jean-Pierre Darrousin, Anaïs Demoustier y Gérard Meylan– en una historia de nostalgia y resignación, evocación de una época que ya ha pasado, de nuevo teniendo como escenario Marsella: una hermosa cala donde se encuentra la casa familiar, punto  de reencuentro de tres hermanos, ya maduros, en torno al padre, propietario de un restaurante toda su vida,  que ha sufrido un ataque cerebral.

La casa junto al mar posterPara los dos hermanos, es un regreso a las fuentes, el momento de rememorar una infancia lejana, en un lugar que fue un paraíso de convivencia y ahora está reservado para las escasas familias acomodadas que solo acuden en vacaciones. Para Angèle (Ariane Ascaride), la mujer, en cambio, que regresa como una consumada y reconocida actriz, es el contacto con una realidad que ha querido olvidar, un drama ocurrido hace mucho tiempo que le ha impedido volver hasta ahora.

El cuarto personaje, la encantandora Anaïs Demoustier, es la novia “demasiado joven” de Joseph (Jean-Pierre Darroussin). Precisamente es en el choque entre estas dos franjas de edad, “dos mundos opuestos”, donde falla la película, que convierte la situación en una caricatura:”de un lado la generación de la posguerra, educada en los ideales de libertad y fraternidad, y de otro sus herederos muy a gusto en el universo consumista del poder y el dinero”. (Otra historia de amor “inútil”, entre la mujer madura y un joven pescador, sobra en el relato).

Como es habitual en las historias “de familia” se entrecruzan sentimientos de fidelidad y desilusión, depresión y rabia, arreglos de cuentas y ternura, explicados por los numerosos flashbacks de la juventud de los protagonistas que nos recuerdan que el tiempo pasa y el mundo es un movimiento continuo.

Hasta que el drama familiar se amplía con un punto de melodrama y se convierte en emocionante discurso político, marcado por el encuentro de los protagonistas con tres niños –también dos varones y una chica-, emigrantes clandestinos escondidos entre unos matorrales, supervivientes de una patera hundida. Un “incidente” que consigue que los tres hermanos vuelvan a ser la piña que eran en sus mejores años, y se vuelquen en proteger a los pequeños, convirtiendo la película en un relato de esperanza y recuperando la utopía.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

San Sebastian 66 cartel

66 Festival San Sebastián: película argentina abre la competición oficial

Dieciocho películas aspiran a la Concha de Oro “El amor menos pensado” del director argentino …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.