La desaparición de los gorriones

La población de Gorriones está disminuyendo en Europa de forma alarmante. Los investigadores advierten que la desaparición de los gorriones puede llegar a nuestras ciudades, predicción que ya es un hecho en la ciudad de Londres, Inglaterra.

gorrion-SEO

Desde hace tiempo se viene alertando sobre el declive de las poblaciones de esta carismática ave. Ha pasado de ser un pájaro común en nuestro día a día y una de las aves más ligadas al ser humano, a ser un encuentro casual e incluso un espejismo entre los londinenses.

La organización SEO/ Birdlife afirma que en la última década la población española de gorriones ha disminuido más de un 14 por ciento en áreas rurales¹ llegando a porcentajes mayores en las urbes tanto nacionales como europeas.

Entre las hipotéticas causas podríamos encontrar, la falta de alimento¹, la mejora en la calidad de la construcción, lo que reduce los huecos para que aniden los gorriones², las especies foráneas e invasoras de aves, la caza producto de los gatos asilvestrados, el efecto de las ondas electromagnéticas, y según investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), España, la contaminación atmosférica, una de las principales².

A parte del ya “famoso” cambio climático y los daños en la salud humana del venenoso aire que respiramos en muchas ciudades, hay que valorar el efecto de estos contaminantes en la fauna urbana, como los gorriones, quienes tienen una menor capacidad de adaptación a esta problemática.

Los científicos de la UCM han encontrado posibles relaciones entre la polución del aire y la disminución de hemoglobina en sangre. A lo que hay que sumar, como se reducen las capacidades antioxidantes de los gorriones que habitan las zonas más contaminadas².

La hemoglobina es un componente esencial de la sangre, que se ve afectado por los contaminantes que respira el pájaro. Por su parte, la capacidad antioxidativa refleja cómo se defienden las células del daño producido por elementos químicos que entran en el flujo sanguíneo a través del aire inspirado².

Los efectos no son inmediatos, pero esto se traduce en una menor longevidad del animal, y reducción su esperanza de vida, de forma que la población se pierde a lo largo del tiempo.

El estudio demuestra que afecta tanto a ejemplares machos como a hembras y que no importa su edad².

El siguiente paso de los investigadores es ampliar el estudio para corroborar los resultados. Si se confirman los datos, los gorriones se podrían utilizar como bioindicadores muy fiables de la contaminación urbana².

Si no somos capaces de ver la importancia de la naturaleza urbana, debemos ser conscientes de que los problemas que afectan a estos amistosos gorriones nos están afectando a nosotros también.

No dejemos que las palabras de Joan Manuel Serrat queden en un recuerdo del pasado:

«Es menuda como un soplo y tiene el pelo marrón, y un aire entre tierno y triste,como un gorrión.

Nació libre como el viento, no tiene amo ni patrón y se mueve por instinto, como un gorrión.»

Fuentes:

  1. SEO/BirdLife (Sociedad Española de Ornitología)
  2. Revista Tribuna complutense. Número 105. 26/03/2014. Jaime Fernández. Descubiertos los posibles motivos de la desaparición de los gorriones.
  • Foto: SEO/BirdLife (Sociedad Española de Ornitología)

Enlaces:

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Licenciada en Ciencias Ambientales por la UAH, Madrid. Colaboradora-Redactora de Periodistas en Español con menciones en AgroNoticias FAO, Programa Conjunto PNUD – UE para Combatir la Desertificación, la Sociedad de Reciclaje Ecovidrio y aportaciones en materiales didácticos en la editorial Westermann (Alemania) e Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (MEC) Inmersa en la divulgación, sensibilización ambiental y el respeto a nuestra verdadera comunidad: la Tierra.

2 Comentarios

  1. Y es un hecho ya observable en Madrid.
    En mi barrio, Chamberí, han desaparecido prácticamente desde hace más de dos años. Tenía la costumbre de ponerles comida para pajitos y agua en el balcón –en una ocasión, uno entró en la casa, supongo que buscando más comida–, práctica que he abandonado al ver que habían dejado de acudir.
    Lo que me espanta es la desidia de los (i)responsables municipales autonómicos y «tutti quanti», que no saben/ no contestan/ no hacen nada… Esta es la primera vez que veo publicado el asunto y aun así, lo remite a amenaza futura por lo sucedido más al norte de Europa. Pues no, el futuro en Madrid, al menos, fue ayer.

  2. Estaré alerta a este tema.
    En Chile es una especie introducida en 1904 y que hoy está en todo el país, especialmente en y cercanías de lugares habitados por el hombre, poco amigo del campo; ha desplazado e influido al parecer en la disminución de la ave nativa Chincol. Cuando niño era vista como una ave-plaga en las ciudades. Es increíble cómo encuentra lugares para anidar en lo urbano y en su habilidad para encontrar alimento en patios, jardines, parques, etc.
    Por observación, en este medio, la considero un ave rústica, resistente, de buena reproducción y «todo terreno» para sobrevivir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.