La Fundación Louis Vuiton en París, proeza arquitectural y artística

Desde su inauguración oficial el pasado 24 de octubre, la fundación Louis Vuiton, situada en el bosque de Boulogne en París, junto al parque infantil “Jardin d’aclimatation”,  ha conocido  verdaderos records en afluencia de público. Largas colas se forman desde una hora antes de la apertura de puertas para descubrir esta joya arquitectural y artística concebida por el célebre arquitecto canadiense Frank Gehry.

Fundacion-Louis-Vuiton-bosque-Boulogne-Paris
Fundacion Louis Vuiton. Bosque Boulogne París
Frank Gehry
Frank Gehry

La inauguración se  desarrollará en tres etapas que van de octubre 2014 a septiembre 2015, cada una de ellas marcada por tres eventos: una exposición, la presentación de una parte de la colección de arte de Bernard Arnoult y un programa de acontecimientos  musicales y artísticos. La primera etapa que va del 24 de octubre al 24 de noviembre,  ha estado sobretodo consagrada al descubrimiento de la arquitectura del edificio.

La primera exposición que el visitante descubre al entrar en el hall,  es la consagrada a explicar la génesis y concepción de esta obra monumental. Una multitud de maquetas y varias pantallas video nos permiten comprender mejor las diferentes fases de su concepción y creación. De cómo la obra ha sido construida primero como un  gigantesco Lego, una serie de cubos de varias dimensiones que constituyen las diferentes salas, a lo largo, a lo ancho y a lo alto de cuatro pisos y una terraza.

Espacios que a continuación van a buscar relacionarse entre si, creando los flujos de circulación, servidos por escaleras y ascensores, sistemas de calefacción, aire acondicionado, e iluminación. La última fase en la creación de esta obra imaginada por Ghery, es su  futurista envoltorio, que nos hace pensar en una mezcla entre un navío y un gigantesco pez.. Sus velas, ornamentadas con una especie de escamas, están  sostenidas por vigas oblícuas que se cruzan en todas direcciones, dando al conjunto un aspecto ligero y armonioso.

Fundacion-Louis-Vuiton-Paris-estructura

Fundacion-Louis-Vuiton-Paris-estructura-agua

El edificio se alza majestuoso con sus cuatro plantas, los pies en el agua y una cascada en uno de sus extremos, ofreciendo al visitante un juego de reflejos y de múltiples puntos de vista. Su terraza, dividida en tres zonas: central, este y oeste, ofrece al espectador una vista panorámica y original de  diversos  ángulos de la capital.

El programa artístico, encargos y colección

Varias instalaciones artísticas han sido encargadas o expresamente fabricadas para este primer mes de  exposición. Esos “pedidos” (commandes) ocupan  las diferentes salas, galerías y plantas del edificio, a través de las cuales el visitante puede circular libremente, pasando de unos a otros, ya que no existe un sentido obligatorio de la visita.

En el espacio “Grotto”, paseo que bordea el estanque exterior, el artista sueco Olafur Eliasson ha imaginado una larga serie de columnas triangulares de diversas dimensiones, que con sus lados de color amarillo y sus espejos, ofrecen un mágico espectáculo, de múltiples reflejos.

En el auditorio, cuyas sillas se escamotean bajo el suelo giratorio, mediante un  ingenioso dispositivo capaz de transformar la sala en pista de baile, el norteamericano Ellsworth Kelly ha concebido una serie de paneles de color, amarillo, rojo, violeta, azul y verde, así como un telón  de escena con los colores del arcoiris.

Un film realizado por la anglo-americana Sarah Morris recoge las diferentes etapas de la construcción propiamente dicha, y de su compleja ingeniería. A través de esas imágenes filmadas durante la construcción de la obra, tenemos la impresión de asistir a una versión modernista, en pleno siglo  XXI, de aquellos constructores de catedrales que en las canterías de la edad media nos legaron todo un patrimonio arquitéctonico universal.

Fundacion-Louis-Vuiton-Paris-maqueta

En la terraza oeste, el artista argentino Adrián Villar Rojas ha  instalado una escultura multicolor, tan extraña como monumental, un objeto misterioso, especie de cisterna, en la que se superponen objetos diversos y materias orgánicas que irán transformándose con el tiempo. Una metáfora sobre la relación entre el hombre y la naturaleza.

En esta primera fase de  apertura de la Fundación las diversas galerías  acogen obras que forman parte de la colección Vuiton, que irán cambiando sucesivamente, aunque siempre organizadas en base a cuatro criterios: arte contemplativo, pop art, expresionismo, y por último música y sonido. El concierto inaugural estuvo a cargo  del célebre pianista chino Lang Lang, quien interpretó obras de Mozart, Chopin, Listz y Tchaikovski.

Fundacion-Louis-Vuiton-Paris-rosaEn la planta baja destaquemos entre estas obras una espectacular rosa en metal, concebida por la escultora alemana Isa Genzken,  así como la composición de peces de Frank Gehry, una especie de gigantescas carpas  de inspiración  japonesa con iluminación interior, que adornan el techo del restaurante “Le Frank”. Espacio de restauración a cargo del conocido cocinero “estrellado” Jean Louis Nomicos.

De relieve también en la segunda planta, una monumental escultura del artista alemán Thomas Shütte, que representa a un zahorí o radiestesista, hundido en el barro, intentando detectar aguas subterraneas con sus varillas. Una metáfora, según  su autor, de la alienación  del ser humano.

Un sueño hecho realidad y un buen negocio

Nacido en Toronto en 1929, catedrático en la Universidad de Yale en los Estados Unidos, Frank Gehry, es hoy uno de los más célebres arquitectos contemporáneos, al que se deben obras monumentales como el Museo Guggenheim en Bilbao, el Walt Disney Concert Hall en Los Angeles, el Ray and Maria Stata center  en Massachusetts, la Casa que baila en Praga, el nuevo edificio  sede de la Cinemateca francesa en Paris,  o la Torre Gehry en Hannover…  entre otras.

El proyecto de la la Fundación Louis Vuiton en  París nace en 2001, del encuentro entre el arquitecto canadiense Frank Gehry y el  millonario Bernard Arnault, presidente del grupo industrial LVMH, mecenas del arte y de la cultura. La visita de Bernard Arnault al Museo Guggenheim de Bilbao fue al parecer  una revelación o el detonador para este ambicioso proyecto. “Un sueño hecho realidad” según el propio Arnault, quien ha querido así construir una especie de catedral artística del siglo XXI  para su Fundación.

El lugar emblemático en que esa construcción se ha instalado es el bosque de Boulogne, colindando con el Jardín de aclimatación, reputado parque infantil parisino, cuya concesión pertenece precisamente al grupo LVMH.  De tal modo que si la Fundación Louis Vuiton se sitúa, como un extraño navío futurista  junto a una de las carreteras del bosque, en su parte trasera su jardín natural es el propio “Jardín d’aclimatation” que ha sido restaurado y renovado paralelamente durante los seis años que ha durado la construcción.

El cálculo comecial de esta operación de partenariado es sin duda inteligente, y crea una dinámica interacción entre esos dos lugares de ocio, recreación, cultura y arte contemporáneo, a los que ahora se puede acceder con un billete único. La intención de Arnault es interesar a las familias y a los niños que visitan el parque a que acudan a su Fundación, y de la misma manera llevar a sus visitantes a descubrir el legendario jardín infantil, cuyo “petit train” trenecito, circula  desde 1878…

Mediante la firma de un convenio de ocupación de 55 años con el Ayuntamiento de París, la política de mecenazgo del grupo LVMH tiene sin duda un interés al mismo tiempo cultural y comercial, combinando su voluntad de crear un monumento perenne, un lugar para hacer vivir el arte contemporáneo, y una atracción turística que invita al ocio y al consumo.

Nacimiento de un nuevo monumento parisino

El contexto del paisaje urbano  que representa el bosque de Boulogne, uno de esos grandes  pulmones, que permiten respirar  en esta capital atiborrada por el tráfico automovilístico y la concentración demográfica, ha sido fundamental en la concepción de este monumental edificio concebido por Frank Gehry.

La geometría de  lineas rectas y curvas de su envoltorio exterior dan la impresión de una extraña ligereza en su diálogo con esa naturaleza de jardines y árboles que le rodea. El contexto, afirma Frank Gehry, fue el primer elemento que el arquitecto observó antes de iniciar su reflexión sobre la estructura misma del edificio.

Paris, que defiende con ardor su lugar de número uno de la cultura y del arte en Europa se ha dotado así de un nuevo monumento que vale la pena visitar. Un edificio que añadir a esa larga lista que va de la Torre Eiffel, al Grand y Petit Palais, la Bibliteca Francois Mitterand, la Piramide del Louvre o los arcos del Triunfo y la Defense. El Paris eterno, el Paris de siempre, crece y  prosigue así esa carrera permanente  de su propia renovación.

Fundacion-Louis-Vuiton-Paris-esculturaMas allá de la curiosidad y majestuosidad de la obra  arquitectónica, la Fundación Louis Vuiton se enfrenta ahora al gran desafio de su perennidad, de cómo mantener la atención y la afluencia de público mediante la organización de exposiciones itinerantes y de acontecimientos puntuales en equilibrio con sus colecciones permanentes.

La Fundación LVMH se añade pues a la  lista de edificios emblemáticos de la más original arquitectura internacional del siglo XXI, arquitectura que, a mi modesto entender de neófito, debe mucho a ese gran maestro que fue Le Corbusier en el siglo XX,  sin quitarle méritos  ni al ingenioso Frank Gehry, ni a los  brillantes ingenieros que le han respaldado.

La calidad de los materiales utilizados – 3584 paneles de  vidrio, 19 000 paneles de Ductal (cemento de alta facilidad creativa) como la complejidad de la construcción, muestran los progresos tecnológicos  alcanzados en nuestros días y la magnitud de la obra de ingeniería que han permitido la realización del proyecto imaginado por Gehry. Todo un dispositivo geotérmico permite  la calefacción o aéración del edificio, mientras que el agua de lluvia almacenada y filtrada sirve para alimentar el espacio acuático exterior y una vez reciclada será utilizada para limpiar las fachadas de vidrio del edificio.

El primer mes de apertura ha sido un franco éxito, pero también una forma de sondeo de opinión, gracias al despliegue de una multitud de jóvenes mediadores que dialogan con el público en los diferentes espacios de la Fundación.  Esperamos atentos pues la programación  de los próximos meses.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.