La “graduación” de los países más pobres del mundo

Los 48 países menos adelantados del mundo (PMA), una categoría especial creada por la Asamblea General de la ONU en 1971 que no tiene el reconocimiento del Banco Mundial, son considerados los “más pobres entre los pobres” y con necesidad de asistencia internacional especial para su supervivencia económica, informa Thalif Deen (IPS) desde Naciones Unidas.

Un mercado camboyano en la provincia noroccidental de Battambang. Como país menos adelantado, Camboya exporta productos libres de aranceles a la Unión Europea. Crédito: Michelle Tolson/IPS
Un mercado camboyano en la provincia noroccidental de Battambang. Como país menos adelantado, Camboya exporta productos libres de aranceles a la Unión Europea. Crédito: Michelle Tolson/IPS

Pero solo tres, Botswana, Cabo Verde y las Maldivas, se “graduaron” de la categoría de PMA a la de países en desarrollo, principalmente por las mejoras en su desempeño socioeconómico.

En una reunión ministerial de los países de Asia y el Pacífico organizada por la ONU (Organización de las Naciones Unidas) en Nepal en diciembre, Bangladesh, Bután, Camboya y Laos fueron destacados como cuatro PMA en el “umbral de la graduación”, según sus últimos indicadores socioeconómicos.

Y a medida que las economías mejoran, algunos creen que seis países más, Angola, Guinea Ecuatorial, Kiribati, Samoa, Tuvalu y Vanuatu dejarán el grupo de los PMA, posiblemente en 2020 o poco más.

Pero el pronóstico puede ser prematuro debido al impacto de la recesión económica mundial, los efectos a largo plazo de la caída de los precios del petróleo, la reducción del poder adquisitivo por la devaluación de las monedas nacionales y, en el caso de África, la propagación del ébola.

El embajador Anwarul Karim Chowdhury, el primer subsecretario general de la ONU y alto representante de los PMA, los Países en Desarrollo sin Litoral y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo hasta 2007, dijo a IPS que la conferencia de los PMA celebrada en 2011 en Estambul fijó la meta de graduación de 50 por ciento de los países menos adelantados para el año 2020.

“Pero el establecimiento mecánico de una meta de graduación es poco práctica y tiene el potencial de una tensión indeseable para la cooperación al desarrollo a nivel nacional y mundial”, advirtió.

El objetivo más importante debe ser sacar a los PMA de la pobreza y remediar sus desventajas estructurales, señaló.

“Pero dada la actual situación angustiante de la mayoría de los PMA en los dos ámbitos, no sería prudente… avanzar hacia la consecución de esta meta”, agregó Chowdhury: Los habitantes de estos países, y en particular la sociedad civil, deben participar en el proceso para garantizar que la población no se convierta en las principales víctimas durante la transición, dijo.

Los PMA son los miembros más pobres y débiles de la comunidad internacional, con más de 880 millones de habitantes y menos del 2,0 por ciento del producto interno bruto mundial, según datos de la ONU.

La lucha contra la pobreza en los PMA es un factor clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU este año.

Los PMA son beneficiarios de medidas especiales de apoyo de los donantes bilaterales y las organizaciones multilaterales, y de un trato especial en diversos acuerdos comerciales.

Entre los beneficios que perderán los países que dejan atrás la categoría de PMA están las preferencias comerciales, la asistencia oficial al desarrollo y otras formas de asistencia, como el apoyo a los viajes para la participación en las conferencias de la ONU y otras reuniones de órganos multilaterales.

En consecuencia, hace falta prestar mucha atención a estas medidas especiales en el caso de los ex PMA.

Arjun Karki, presidente de Reconstrucción Rural de Nepal y coordinador internacional de LDC Watch, una red de organizaciones no gubernamentales de PMA, dijo a IPS que el objetivo del Programa de Acción adoptado en 2011 en Estambul era que al menos 24 de estos países, la mitad de los 48 que integran la categoría, se gradúen en 2020.

La mayoría de los PMA, 34 países, se encuentran en África. Solo dos países africanos, Angola y Guinea Ecuatorial, se graduarían para 2020.

En ambos casos, la graduación se basa únicamente en el criterio de los ingresos, ya que superaron con creces el umbral de 1190 dólares por habitante, aunque tienen indicadores bajos en los criterios de bienes humanos y vulnerabilidad económica.

La graduación solo será posible cuando tanto los PMA como sus socios de desarrollo adopten las medidas necesarias. Para eso es vital que tengan la voluntad política para lograrlo, recomendó Karki.

Gyan Chandra Acharya, el actual subsecretario general de la ONU y alto representante de los PMA, los Países en Desarrollo sin Litoral y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo dijo a los delegados presentes en la reunión ministerial de Nepal que “el camino hacia la graduación no debe ser un fin en sí mismo, sino que debe ser visto como plataforma de lanzamiento hacia cambios significativos y transformadores en las estructuras económicas y las condiciones de vida de la gente”.

La agenda de graduación sostenible debe ir acompañada del desarrollo de la capacidad productiva, la transformación estructural y la mejora sostenible en capital humano y social, señaló.

Algunas de las prácticas que se manejan son la mejora de la inversión en el sector productivo y de las tecnologías, y el aumento de la protección de los shocks externos, como los fenómenos meteorológicos, las crisis económicas y los desastres naturales, según un comunicado difundido por su oficina.

La graduación es un esfuerzo positivo que exige el compromiso sincero y decidido de los PMA y sus socios para el desarrollo, indicó Chowdhury a IPS.

“Sin embargo, la fijación de un objetivo arbitrario y el uso de un enfoque técnico para la graduación podría socavar la realización de un buen objetivo”, subrayó.

También advirtió que la crisis económica en curso en los países industrializados influyó en el establecimiento de la meta de Estambul.

Ese acuerdo, dijo, hizo que la participación de los PMA en el proceso fuera menos incómoda: “Recuerdo plenamente la sufrida interacción en los casos de la graduación de Cabo Verde y Maldivas durante mi mandato”, comentó.

El mecanismo de consulta establecido durante la transición debe ser monitoreado por el Alto Representante en persona para asegurar que las inquietudes de los países reciban el pleno respaldo del sistema de la ONU, recomendó.

“Es una lástima que el mayor proveedor de asistencia para el desarrollo, el Banco Mundial, se niegue a aceptar en su labor a los PMA como una categoría especial de países identificados por la ONU”, se lamentó.

  • Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga
  • Publicado inicialmente en IPS Noticias

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.