La OIT advierte sobre el peligro que genera la pobreza

La pobreza en cualquier parte constituye un peligro para la prosperidad en todas partes

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, ha advertido en el inicio de la 108 Conferencia Internacional del Trabajo que las condiciones laborales que son injustas y permiten las privaciones ponen en peligro la paz mundial y violan el derecho a perseguir el bienestar material y el desarrollo espiritual en libertad y dignidad.

Unicef Popov vertedero Bulgaria
UNICEF/UN039294/Popov: Niños y adultos gitanos trabajando en el vertedero del barrio de Nadezhda, en Bulgaria. Estas familias carecen de oportunidades de empleo, uno de los temas principales del Informe sobre Tendencias del Empleo Mundial de la OIT, 2019.

“La pobreza en cualquier parte es un peligro para la prosperidad en todas partes”, dijo Guy Ryder, para pedir a los delegados “abordar los problemas que más importan a las personas, en un momento en el que ven una necesidad urgente de respuestas y actuación”, y en el que se cuestiona la “capacidad colectiva para proporcionar tales respuestas”.

La Conferencia reunirá durante dos semanas en Ginebra a unos 5700 representantes de gobiernos, trabajadores y empleadores de los 187 miembros de la Organización Internacional del Trabajo, que tratarán de aprobar una declaración centrada en “los desafíos presentes y futuros del mercado laboral en un momento de los grandes cambios promovidos por la tecnología” y estudiarán normas para abordar el acoso laboral.

Francia, Alemania y Rusia proponen reformas contra la desigualdad

Siguiendo el camino trazado por Guy Ryder, quien aseguró que un mercado laboral sin justicia social amenaza la paz mundial, varios líderes mundiales han hecho distintas propuestas o lanzado ideas sobre cómo puede ser el futuro de este mercado y cómo mejor puede contribuir a atajar la creciente desigualdad.

En su intervención ante la Conferencia Internacional del Trabajo, el presidente francés, Emmanuel Macron, habló de la necesidad de “un cambio fundamental” del mercado laboral para “abordar la creciente brecha entre los que tienen y los que no”.

Macron explicó en que la acumulación de riquezas en manos de unos pocos ha creado “una ley de la jungla” que ha abierto la puerta al nacionalismo, la xenofobia y la desilusión con la democracia”.

“Esta economía de mercado en la que vivimos es mucho menos social de lo que queríamos al final de la Segunda Guerra Mundial y está llevando a una mayor acumulación de riqueza y al corporativismo”, aseguró. “Es una crisis que parece menos grave porque las víctimas no tienen voz, están separadas, no unidas, y no ha surgido una guerra, pero la crisis está ahí”.

Tras insistir en que el mundo afronta “una crisis profunda” comparable con la incertidumbre que generó la postguerra de las dos contiendas mundiales, el presidente francés advirtió que es en este tipo de situaciones en las que el autoritarismo aparece para ofrecer soluciones fáciles, tales como la construcción de muros y acabar con la cooperación entre países.

Salario mínimo para la Unión Europea

En este contexto, defendió la creación de un salario mínimo para la Unión Europea, con el objetivo de defender la solidaridad internacional y luchar contra la desigualdad: “De lo contrario, nos arriesgamos a ver a los trabajadores de más Estados de la Unión Europea salir de sus hogares en grandes cantidades para trabajar en otros lugares donde existe un salario mínimo garantizado, como Francia y Alemania”.

“No hicimos Europa para eso”, dijo Macron, señalando que el acuerdo económico funcionó bien para Francia, pero no para los países de donde provienen los trabajadores.

La canciller alemana, Angela Merkel, había afirmado previamente que el papel de una economía era “servir al pueblo y no al revés” y expuso como ejemplo el caso del trabajo infantil. Se calcula que unos 152 millones de niños son explotados a nivel mundial y que 73 millones de ellos lo hacen en trabajos peligrosos.

“Esto es inaceptable y tenemos que abordarlo”, instó a los delegados presentes en la sala a quienes instó a apoyar el plan de la OIT para acabar con este flagelo en 2023. “En este mundo estrechamente integrado e interconectado, tenemos que hacer mucho más para convertir el crecimiento económico en un progreso social, en el que cada uno, también los niños, participe”.

Pobres a pesar de trabajar

La globalización también ha creado inequidades que han conducido a que 232 millones de trabajadores migrantes sean explotados en sectores tales como la construcción y el trabajo doméstico, comentó la canciller alemana. Además, destacó el hecho de que unos 700 millones de personas viven en la pobreza a pesar estar trabajando.

“El trabajo no es una mercancía”, dijo Merkel, quien leyó la declaración de la Organización Internacional del Trabajo escrita en 1944: “La pobreza en cualquier parte constituye un peligro para la prosperidad en todas partes. La guerra contra la pobreza requiere que se lleve a cabo con un vigor implacable dentro de cada nación y mediante un esfuerzo internacional continuo y concertado”.

Haciéndose eco de la necesidad de la cooperación entre los distintos Estados, el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, recordó el “triste final” de la Liga de las Naciones antes de la Segunda Guerra Mundial y señaló la “muy frágil” arquitectura internacional que existe en este momento.

Se necesita un entendimiento común sobre los desafíos que plantea el mundo moderno al mercado de trabajo, dijo Medvedv en referencia a la tecnología de los automóviles sin conductor que pone en riesgo el trabajo de millones de conductores de taxis y camioneros.

Semana laboral de cuatro días

Y recordando la experiencia de Rusia con la revolución hace más de cien años, el mandatario ruso observó que responder a las necesidades de los trabajadores y las demandas de la sociedad es crucial, ya que ignorarlos “lleva a lamentables ramificaciones”.

Entre las medidas que Medvedev cree que se tomarán figuran la semana laboral de cuatro días, de la que dijo es muy probable que sea la base de un nuevo contrato social y laboral.

“Hace cien años, Henry Ford decidió reducir la semana laboral de 48 a 40 horas y recibió un impresionante aumento en la productividad laboral. Hay ejemplos más recientes. Una  empresa de Nueva Zelanda ha introducido una semana laboral de cuatro días. El tercer día de descanso fue pagado de la misma manera que los otros dos. Como resultado, el aumento de la productividad en términos de una hora de tiempo de trabajo fue de alrededor del 20 %. Además, el nivel de estrés de los empleados ha disminuido considerablemente”, explicó.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.