La ONU da un paso hacia la paridad de género

Cuando el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, nombró a una comisión internacional en octubre que revisará las operaciones de mantenimiento de paz del foro mundial, el anuncio fue recibido con duras críticas porque solo tres de sus 14 miembros eran mujeres, informa Thalif Deen (IPS) desde Naciones Unidas.

Para colmo de males, el anuncio se hizo el 31 de octubre, en el 14 aniversario de la histórica resolución 1325 del Consejo de Seguridad, que subrayó la importancia de la participación igualitaria de la mujer y de su plena participación en el mantenimiento y la promoción de la paz y la seguridad.

“La fecha del anuncio es una bofetada en la cara de las mujeres que trabajan por la paz en todo el mundo”, se quejaron Stephen Lewis, exsubdirector ejecutivo de Unicef, y Paula Donovan, ambos codirectores de la organización sin fines de lucro AIDS-Free World (Mundo sin Sida).

“De un solo golpe, usted logró convertir a la resolución 1325 en una burla. De un solo golpe, usted repudió la importancia de la equidad de género en el nombramiento de comisiones de alto nivel”, se quejaron Lewis y Donovan, en una carta dirigida a Ban.

“Usted le declaró al mundo su opinión de que no se encuentran mujeres en ningún lugar, ni en la política, la academia, la diplomacia, la sociedad civil o entre los premios Nobel, que sean lo suficientemente calificadas para satisfacer las exigencias de una comisión sobre las operaciones de paz”, continúa la carta.

La respuesta fue casi instantánea y, mayormente, positiva.

En primer lugar, el nombramiento en noviembre de los 10 integrantes de una comisión de alto nivel sobre un banco de tecnología para los países de menor desarrollo reflejó una paridad de género, con cinco hombres y cinco mujeres.

En segundo lugar, el lunes 1 Ban también duplicó, de tres a seis, el número de mujeres en la comisión de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) sobre el mantenimiento de la paz, al parecer en respuesta a las críticas.

Ameerah Haq
Ameerah Haq

Además, Ameerah Haq, de Bangladesh y actual subsecretaria general del Departamento de Apoyo sobre el Terreno y una integrante original de la comisión, será su vicepresidenta tras su retiro de la ONU el 1 de febrero.

Un comunicado difundido el lunes dijo que Ban “confía en que la incorporación de tres mujeres eminentes y el papel que la Sra. Haq desempeñará como vicepresidenta no solo traerá el equilibrio de género a la comisión, sino que enriquecerá su trabajo, sobre todo en temas relacionados con las mujeres, la paz y la seguridad”.

“Es una buena noticia, al menos como un paso adelante hacia nuestro objetivo de igualdad” total, declaró a IPS el embajador de Bangladesh, Anwarul Karim Chowdhury, considerado el autor de la resolución 1325.

“Supongo que este es un caso en el que simplemente tenemos que pedir una disculpa muy sincera”, declaró el portavoz adjunto de la ONU, Farhan Haq, cuando surgieron las primeras críticas.

“Personalmente, creo que una mujer debería haber sido designada copresidenta y no vicepresidenta de la Comisión de Paz”, agregó Chowdhury.

Un objetivo clave de la resolución 1325 es lograr la participación igualitaria de las mujeres en todos los niveles de toma de decisiones, explicó.

Donovan, de AIDS-Free World, dijo a IPS que la reacción del secretario general de la ONU se acercó a cumplir con sus palabras. “Pero su afirmación de que una relación de 11 a 6 de entre hombres y mujeres ‘traerá el equilibrio de género’ son las palabras de un líder que es obstinado o incomprensivo”, añadió.

Ban podría haber logrado la paridad de género con un golpe de su pluma, pero optó por mantener a las mujeres en la minoría en el 35 por ciento, subrayó.

“Sus acciones generan algo de esperanza, una gran preocupación y una clara advertencia sobre la necesidad de una vigilancia constante y la presión implacable de parte de los defensores de la igualdad de derechos de las mujeres”, expresó Donovan.

Barbara Crossette, otrora corresponsal del diario The New York Times en la ONU, dijo a IPS que la insistencia de AIDS-Free World sobre el desequilibrio original del Panel sobre la Paz tuvo resultados en muy poco tiempo, según el ritmo del foro mundial.

Para Crossette, que Ban haya elegido como vicepresidenta a Ameerah Haq, una de las funcionarias más calificadas y eficaces de la ONU con una carrera de casi cuatro décadas, hará mucho para remediar la situación.

Una de las nuevas integrantes del panel, Radhika Coomaraswamy, de Sri Lanka, fue la principal funcionaria de la ONU sobre la violencia contra las mujeres y los peligros que enfrentan los niños y niñas en los conflictos armados, además de directora del Centro Internacional de Estudios Étnicos de Sri Lanka.

Coomaraswamy se mantuvo en el cargo durante un período intenso en la guerra civil (1983-2009) de su país que le costó la vida a su antecesor, Neelan Tiruchelvam, el abogado de derechos humanos más importante de Sri Lanka, indicó Crossette.

“Nuestra esperanza sincera es que estos nombramientos no se conviertan en dos esfuerzos aislados para complacer a quienes se quejan”, comentó Mavic Cabrera-Balleza, coordinadora internacional de la Red Mundial de Mujeres Constructoras de la Paz.

“Queremos una representación igualitaria no solo esta vez, sino en todas las estructuras de toma de decisiones de la ONU”, subrayó.

Las personas designadas deben consultar a la sociedad civil y debe haber un mecanismo de consultas habituales, como parte de los términos de referencia de todos los paneles, comisiones y principales cargos en la ONU, añadió.

También reclamó un mecanismo de investigación para la selección de los miembros de los comités y cargos clave, con representación de la sociedad civil.

“El problema con muchos de los nombramientos de alto nivel en la ONU es que se basan en la influencia política de los Estados miembros… van a parar a los Estados… influyentes y por eso tenemos a personas poco calificadas en algunos puestos”, declaró.

“Una comisión de 11 hombres y seis mujeres, con un hombre como presidente y una mujer como vicepresidenta, no trae el equilibrio de género en ningún sentido”, denunció AIDS-Free World, en un comunicado difundido el martes 2.

La sociedad civil vigilará de cerca a la comisión sobre las operaciones de paz, y se exigirá la transparencia en todos los aspectos de su labor, añadió la organización.

“El secretario general debe hacerlo mejor. Las mujeres del mundo lo tendrán como responsable”, advirtió.

  • Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga
  • Publicado inicialmente en IPS Noticias

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.