LATAM: desigualdad en el acceso a la tierra y a servicios básicos

TECHO ha reunido a cien representantes de asentamientos informales de 18 países de latinoamérica para identificar las prioridades de una nueva agenda urbana

Acceso justo al suelo, seguridad ciudadana, transparencia y rendición de cuentas son las exigencias que forman parte de la declaratoria Latinoamericana que más de cien representantes de asentamientos informales presentaron en la última jornada del Encuentro Latinoamericano de Líderes Comunitarios, organizado por TECHO, que finalizó el viernes 22 de mayo de 2015.

El texto reúne la experiencia de los representantes de 670 comunidades en asentamientos informales con los que trabaja TECHO y compila las preocupaciones, demandas y compromisos de quienes viven en esta situación.

En Latinoamérica, el 25 % de la población en áreas urbanas (ONU-Hábitat) enfrenta a diario el hecho de vivir sobre terrenos de propiedad irregular y desprovistos de acceso a servicios básicos, lo que redunda en una vulneración de derechos constante y que se exhibe en el texto presentado por un representante de la delegación mexicana.

«Somos conscientes de que a pesar de la distancia y de las fronteras, es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Y en el nombre de nuestras comunidades, de los millones de latinoamericanos que enfrentamos la pobreza día a día, buscando un mundo mejor, fue que hicimos esta declaratoria”, expresó el representante de la voz de los 100 líderes y lideresas presentes.

El documento se construyó de manera participativa a partir de jornadas de intercambio, reflexión y discusión de parte de estos representantes de sus comunidades, quienes a su vez, elaboraron propuestas participativas previo a su llegada a México.

«Mi sueño es trabajar para lograr que nuestras comunidades puedan desarrollarse plena y ampliamente, porque la pobreza no es una herencia a la que debemos aferrarnos. Me resisto a decir ‘yo voy a seguir siendo pobre’ porque tenemos capacidades para superarlo”, expresó Walter Cisneros, líder comunitario de El Trébol, en El Salvador y uno de los firmantes de la declaratoria.

Pensar en un futuro diferente

Entre las principales dificultades para acceder a un hábitat adecuado, y por tanto reivindicar el derecho al diseño y disfrute de la ciudad, los representantes destacaron la importancia de reconocer que los asentamientos son la manifestación más extrema y visible de la desigualdad que ataca a la región, pese a los progresos en reducción de pobreza.

«Las dificultades para regularizar la tierra, la segregación social y la falta de capacidad y voluntad de los gobiernos para responder a los intereses y necesidades de nuestra población, nos coloca en una situación de exclusión social que nos impide acceder a bienes y servicios asociados a nuestros derechos como la educación, la salud, la seguridad social, entre otros”,menciona la declaración que recogió las preocupaciones compartidas de las comunidades sobre estos temas.

«Los y las habitantes de los asentamientos informales son los directos perjudicados por la mercantilización de los suelos y por la extendida mirada de los latinoamericanos como consumidores y no, como ciudadanos capaces de transformar su situación a partir del diálogo y la organización”, expresó Agustín Algorta, director social de TECHO en Latinoamérica.

A partir de la identificación de problemas regionales, los miembros firmantes exigirán a sus gobiernos facilitar la articulación intersectorial para la búsqueda y el diseño de soluciones que les permitan reivindicar sus derechos. Esto, tomando en cuenta sus experiencias y aprendizajes como protagonistas y rostros de la problemática y bajo el compromiso de visibilizar la situación de los asentamientos informales y transparentar el trabajo que se hace con ellos, dejando de lado los intereses privados y la corrupción.

«En ese sentido, nos preocupan las debilidades de nuestras democracias, que no han sido capaces de garantizar espacios donde los ciudadanos y ciudadanas nos encontremos en condiciones igualitarias en términos económicos, políticos y sociales”, expresa la declaratoria.

Por su parte, los líderes y lideresas se comprometieron a participar activamente, movilizando y concienciando a quienes habitan en asentamientos, para que puedan exigir sus derechos de manera informada, cumpliendo con sus responsabilidades y formando parte de las discusiones.

Además, la declaratoria implica el compromiso desde los asentamientos de buscar espacios de diálogo para facilitar la información sobre su situación, para poder trabajar en conjunto en el diseño de un hábitat adecuado e inclusivo.

El documento se presentó ante distintas autoridades de sectores académicos, públicos, privados, voluntarios de la organización y prensa, para encaminar el trabajo desde los asentamientos en miras hacia la tercera conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sustentable (Hábitat III), en la que los pobladores y pobladoras buscan incidir para garantizar ciudades más inclusivas y que respeten el cumplimiento de los DDHH.

TECHO es una organización, presente en Latinoamérica, que trabaja junto a jóvenes voluntarios de 670 comunidades en 19 países de Latinoamérica, para superar la pobreza desde los asentamientos informales de la región.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.