Lorquiana, músicas infinitas para la memoria

La pianista Rosa Torres–Pardo y la cantautora-pianista María Toledo, dos artistas con reconocimiento internacional, han dejado una huella profunda en la sala José Luis Alonso de los Teatros de la Abadía con su concierto Lorquiana, Juego y Teoría del Duende. Uno de los conciertos de celebración del Año Lorca, un recuerdo del poeta granadino y de los artistas que le rodearon.

Rosa Torres-Pardo por Michal Novak
Rosa Torres-Pardo por Michal Novak

Rosa Torres-Pardo está considerada como una de las cien mujeres líderes en España. Su formación en Madrid, Londres, Nueva York y Viena, su virtuosismo y liderazgo y su brillante experiencia como compositora la pusieron muy tempranamente en el mapa internacional de la música y le han hecho acreedora a premios en varios países, a actuar con grandes orquestas mundiales y en los teatros más prestigiosos de cuatro continentes.

Es autora de la música del documental dedicado a Antonio Ruiz Soler, Una rosa para Soler. Ahora prepara un nuevo documental sobre Enrique Granados. Es artista residente de la New York Opera Society, miembro del Patronato del Instituto Cervantes y Premio Nacional de Música 2017.

María Toledo por Josep Molina
María Toledo por Josep Molina

Cuatro discos publicados, cuatro nominaciones a los Grammy Latinos. Es licenciada en derecho, ejerció como abogada, pero el flamenco es mucho flamenco y tiró de ella hasta convertir la música en su razón de vivir. Claro que fue cantaora a los ocho años y eso imprime carácter. 

Dice María: Yo estaba acostumbrada a cantar con un guitarrista, en actuaciones en las que trataba de seguir las líneas canónicas, sin emular al pie de la letra a los clásicos, con mi propio estilo. Pero en mis momentos de intimidad tocaba el piano y un día me pregunté: ¿Y si además de interpretar a Bach, Chopin o Bela Bartok, toco flamenco acompañándome a mí misma?

En la actualidad, es una de las voces de El Amor Brujo, con el que ha recorrido escenarios europeos de gran categoría junto a grandes orquestas. También aquí, esta noche, en un dúo íntimo que se recordará.

Los pioneros

Los grandes artistas del sur de España, gitanos o flamencos, ya canten, ya bailen, ya toquen, saben que no es posible ninguna emoción sin la llegada del duende. (De la conferencia de Federico García Lorca, Juego y Teoría del duende, Buenos Aires, 1933)

Los compositores elegidos para este concierto por Rosa y María, además de Federico, son Enrique Granados, Isaac Albéniz, Manuel de Falla y Joaquín Turina. Ellos fueron pioneros en poner el flamenco en el mapa cultural español, en una sociedad que menospreciaba los entonces llamados cantes andaluces o flamenco, por considerarlos estereotipos de una España ajena al progreso europeo. Quién iba a decir allá por los felices veinte y los trágicos treinta, que años más tarde y gracias a estos pioneros, el Flamenco sería declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, tendría festivales internacionales en cuatro continentes y se representaría en los teatros más selectos del mundo.

Las raíces populares fueron su inspiración para crear maravillosos conciertos de músicas descriptivas de los pueblos de España y sobre todo de Andalucía. Convirtieron los cantes populares  en piezas concertantes sin perder su frescura original. Y fueron apreciados antes fuera de España, porque aquí y en eso hemos cambiado muy poquito, tenemos la triste característica nacional de despreciar lo nuestro, ignorar incluso lo único, como es el Flamenco y apreciar lo ajeno por el único mérito de serlo. 

Afortunadamente el Flamenco ha encontrado su sitio gracias a estos y otros músicos y poetas. En el caso de García Lorca bien podemos decir que él hizo mucho por el flamenco y desde hace años son los artistas flamencos los que le mantienen más vivo, en una maravillosa simbiosis de dar y recibir. No hay artista flamenco que se precie que no tenga presente en sus conciertos al poeta granadino. Los flamencos son el colectivo cultural más importante de España en mantener la memoria lorquiana en primera fila.  

El concierto

Introdujo el concierto Rosa Torres–Pardo, este 12 de abril 2019, la víspera de la clausura del XXIX Festival Internacional de Arte Sacro de Madrid, con extractos de Goyescas de Enrique Granados y El Corpus Christi en Sevilla de Isaac Albéniz. Hay que decir que la pianista ha sido la artista omnipresente a lo largo del concierto, ha sido el hilo conductor de las músicas para los cantes de María Toledo, ha derrochado virtuosismo, pasión y humor a ratos.

María Toledo ha sido una nueva María Toledo, no sé si de forma puntual para este concierto. La he notado muy contenida, lejos de aquella María Toledo vital, desenfadada,  rompedora, rebosante de energía de aquellos conciertos de ConSentido y participación en festivales que recuerdo. Ha estado siempre muy implicada y correcta en sus cantes, pero he echado de menos a mi María Toledo.

Los cantes populares empezaron por el Zorongo gitano de García Lorca, procedente de un disco irrepetible de 1931.

La luna es un pozo chico
Las flores no valen nada
Lo que vale son tus brazos
Que por la noche me abrazan

Y la extraordinaria jota de Falla cantada por grandes tenores como Miguel Fleta o Alfredo Kraus, entre otras múltiples versiones:

Dicen que no nos queremos
Porque no nos ven hablar.
A tu corazón y al mío
Se lo pueden preguntar

Y canciones infantiles lorquianas que siguen cantando los niños milennial:

Tres hojitas madre tiene el arbolé
La una en la rama, las dos en el pie.
Inés, Inés, Inesita, Inés.

La mundialmente famosa Tarara lorquiana, introducida por Albéniz en El Corpus Christi en Sevilla, la Nana de Manuel de Falla, Cantares de Joaquín Turina y para poner broche a la primera parte del concierto, Rosa y María cambiaron papeles. María acompañó al piano a Rosa en el Anda jaleo.

Yo me subí a un pino verde
Por ver si la divisaba
Y solo divisé el polvo
Del coche que la llevaba.
Anda jaleo jaleo
Ya se acabó el alboroto
Y ahora empieza el tiroteo

Puro Lorca. María es una virtuosa pianista, pero el cante no es la profesión de Rosa. Pero estuvo digna, disfrutó cantando y transmitió el disfrute.

La segunda parte fue un plato fuerte. Nada menos que el mundialmente famoso Amor Brujo del maestro Falla. Tosa Torres – Pardo al piano derrochó pasión y María Toledo profundidad, sentimiento y algunos ramalazos pasionales.  Son músicas tan conocidas y disfrutadas, tan versionadas, tan integradas a nivel personal en la mente y el corazón, que cuanto más se escuchan, más se disfrutan.  

 Y así pianista y cantaora fueron desgranando la Introducción, la Canción del amor dolido, la Danza del fuego y la canción del Fuego fatuo.

Pero hubo más. Al final regalaron más Lorca, Los cuatro muleros y la Nana de Sevilla, recuerdos de Federico y Encarnación López  La Argentinita:

Este galapaguito no tiene mare.
Lo parió una gitana, lo echó a la calle

Cantes de tradición popular que Federico escuchó por la calle y que recopiló y armonizó en cinco discos de pizarra a 78 revoluciones por minuto! como Canciones populares antiguas; ahí estuvieron, el Zorongo gitano, Los cuatro muleros, Anda jaleo, En el café de Chinitas, Las tres hojas, Los mozos de Monleón, Los pelegrinitos, Sevillanas del siglo XVIII, el zéjel Las morillas de Jaén y la Nana de Sevilla. La Argentinita aportó su voz, zapateado y castañuelas acompañada al piano por Federico, salvo en Anda jaleo que también tuvo acompañamiento orquestal. Esto ocurrió en 1931.

Y volvió a ocurrir en este concierto, Lorquiana, Juego y Teoría del duende que con razón ha estado en el ciclo de Músicas infinitas de este festival. Con dos artistas que han creado por encargo del festival y en estreno absoluto su hermosa versión de unos cantes y toques que son historia del flamenco, en una selección llena de sentimiento y sabiduría.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Colaboradora en Periodistas-es y en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.