Ludopatía: los menores alejados de las apuestas deportivas

El ministerio de Hacienda a través de la dirección general de Ordenación del Juego ha considerado necesario alejar a los menores de edad de los eventos y apuestas de naturaleza deportiva u otras, porque no resultan convenientes en la formación del menor y consideran negativo que estos se integren este tipo de juegos de azar.

La actual ley que regula el juego en España guarda entre sus objetivos ineludibles, según cita el texto, la protección a los menores de edad que tienen absolutamente prohibido participar en las actividades de juego reguladas por dicha ley. El texto que está refrendado en el BOE considera que la prohibición debe guiar el ejercicio de cuantas actuaciones, públicas o privadas puedan realizarse en el marco de la ley dado que su finalidad es la de excluir del ámbito del juego regulado cualquier aspecto que pueda tener por partícipes o conectar al menor de edad.

Existen actualmente algunos operadores que estafan ofreciendo concursos de pronósticos sobre eventos deportivos que pueden estar protagonizados por menores.

La dirección general de ordenación del juego considera que ni las apuestas deportivas ni de otra naturaleza deben procurar que los menores jueguen dado que estos deben estar alejados de todo tipo de apuestas y juegos y no deben banalizarse los riesgos que entraña estas actividades.

Mediante esta prohibición el gobierno pretende eliminar del entorno de las esferas formativas, la posibilidad de que las competiciones sean manipuladas mediante la perversión de aquellas personas cuya madurez no se ha completado y son susceptibles de ser influenciados por otros.

En España, aunque la constitución y la ley del menor garantizan la protección de los menores de edad, en la práctica han aumentado los adictos de un 3.8 al 16 % si bien, los juegos de azar, las apuestas y otros eventos deportivos están prohibidos en la práctica. Según datos de la OCU esto no es cierto y revelan que pueden acceder a locales de apuestas, juegos en Internet e incluso, puede apostar.

El mero hecho de entrar en un lugar destinado al juego no les hace ludópatas si bien, al no ser maduros, son personas vulnerables que consideran que la adicción al juego no tiene lugar porque es un juego, solamente eso. Tener todo a su alcance y no poder medir los factores que les hacen caer en la trampa de la ludopatía hace que sea una situación que de no ser detectada es realmente preocupante cuando ya no son menores de edad precisamente por su conducta vinculada al juego como forma de ocio.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.com Contacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.