Mariaca Semprún se reencarna en “Edith Piaf. Voz y delirio”

Luis de Luis[1]

 

Renunciando a todo destello de ego, a toda brizna de vanidad, a cualquier gota de orgullo, la gran diva venelozana, Mariaca Semprún, sin guardar nada para sí, hace acopio de su enorme talento y lo canaliza y vuelca en Edith Piaf, la gran leyenda de la canción, para en una increíble, mágica, transmutación traerla de vuelta a los escenarios porque, en cada función de “Voz y delirio” – créanme, no miento – «El gorrión de París” vuelve a volar y es  Mariaca Semprún quien le da su alas.

Es una Edith Piaf vencida y, sin embargo, determinada quien recibe a los espectadores con una interpretación serena de “Les amants d´un jour” esa sabia canción sobre la eternidad de lo fugaz antes de caer desmayada y dar paso al recuento de una vida extraordinaria.

Este espectáculo rehúye los tópicos y los lugares comunes quiere mostrar a Edith y a Semprún en su totalidad y enormidad y Piaf es muchas Piafs y Mariaca son muchas Mariacas y, ante el espectador se suceden explosiones de alegría como la compasiva “Milord”, la vivaz “Bravo pour le clown” ( cada Bravo es una  toda una declaración de principios) o la enérgica “Padam padam” que exhibe una Edith / Mariaca pletórica.

Un brillante, inteligente y eficaz escenario (reveladoramente plagado de ventanas) iluminado con todos los azules del delicado clásico “Sous le ciel de Paris” acoge, también y ¡cómo no!, a un internacional ”La vie en rose” cantado en varios idiomas, a dos excepcionales plegarias – una al cielo “Mon Dieu” y otra al mundo “Heaven have mercy”  en las que Mariaca vuelca todo lo que lleva dentro y un conmovido “Hymne a la amour” entregado con solemnidad e imperio.

Valdrían cualesquiera otros momentos. Todo en esta función está diseñado como una celebración, como una fiesta que va más allá del homenaje o el recuerdo, es una ceremonia que honra la figura y la leyenda de Edith Piaf y la figura y el presente de Mariaca Semprún, espléndida y enorme en todo momento que sin frenos, ni trabas, lo da todo y no se queda nada para sí. Nada de nada. Rien de rien. 

Luis de Luis es crítico teatral

 

Ficha artística

Edith Piaf es Mariaca Semprún

Dirección: Leonardo Padrón 

Violín y Dirección Musical: David Moreira González 

Bajo: Yrvis Méndez Raymond 

Batería: Carlos Franco Vivas 

Saxo y Flauta: Daniel Rouleau / Tomás García Cádiz 

Trompeta: Frank Mayea Pedroza 

Acordeón: Alexis Balanowsky 

Piano: Carlos Pascual 

Escenografía: Alfredo Correia 

Diseño de iluminación: Ernesto Pinto 

Diseño de vestuario: Raquel Ríos 

coordinación de escenario: Valentina Sequera 

Dirección de arte: Alfredo Correia 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.