Mientras seamos jóvenes

En busca de algo irreparablemente perdido

“Una escritura de la amargura que se inclina por una fácil acumulación de guiños generacionales (…) y anotaciones directamente sacadas de las páginas de “tendencias” de las revistas. Lástima que una película sobre una extraña amistad fallida adopte la forma de una ocasión fallida”. (Cahiers du Cinéma).

Mientras seamos jóvenesPoco más que añadir a la llegada a los cines españoles de Mientras seamos jóvenes (While We’re Young, algo falla en este título), película neoyorquina “a la manera” de Woody Allen, dirigida por Noah Baumbach del que recordamos una excelente Frances Ha, que descubrió a su pareja y colaboradora en el guión Greta Gerwig, a años luz de ésta, su última producción, historia de una amistad imposible entre dos parejas: una en torno a los 40, “bobos” (bohemios burgueses); la otra de veinteañeros tirando a caricatura de hipsters ( término sociológico que describe a personas que no han llegado a los 30, están completamente informados de las tendencias y frecuentan los lugares de moda, frecuentemente de forma ostentosa. Simplificando es la versión joven, hipermoderna del bobo), en la que el realizador da un repaso a las modas urbanas del momento: del iPad a los baños desnudos, las fiestas con indumentaria colorista donde “todos follan con todos” (o casi) y las sesiones de meditación new age donde se bebe ayahuaska y “todos se buscan a sí mismos” (tecnología aparte, no he visto mucha diferencia con las formas de vida de unos ciertos hippies de los años 1970, al final las cosas parece que no han cambiado tanto, con la diferencia de que aquellos eran mucho menos cínicos).

El todo interpretado por Naomi Watts (Birdman, St. Vincent) / Ben Stiller (Un dúplex para tres, Zoolander; lo siento, a este chico, aprobado por la crítica internacional, yo no consigo verle más que dando la réplica a Jennifer Aniston en una comedia insustancial), en la pareja de “los mayores” Cornelia y Josh, y Adam Driver (Lincoln, Bluebird) y Amanda Seyfried (Los miserables, Lovelace) en los jóvenes Jamie y Darby, aunque lo cierto es que ambos han cumplido ya los treinta, y se les nota.

Los mayores están establecidos, pertenecen a esos profesionales que se conoce como “creativos” y se mueven en el mundillo del documental, lo que le sirve a los guionistas para unas cuantas disquisiciones gratuitas sobre la objetividad y la verdad. El joven Jamie también quiere hacer documentales y vampiriza todo lo que se le pone cerca; su mujer, Darby, no parece tener una ocupación concreta, lo que le permite ser “muy libre”, divagar continuamente e incluso ocuparse de su mascota, una gallina encerrada en una jaula. Para Cornelia y Josh conocer a la pareja de jóvenes es como dar marcha atrás para empeñarse en recuperar una juventud que empieza a escaparse… pero que no es la suya.

Amarga fábula generacional (de rivalidad generacional), siempre previsible, con final “moral”: solo un hijo será capaz de hacer de contrapeso al individualismo (hiper también) egoísta que durante toda la película lamenta la pérdida de esa juventud que, lamentablemente, sabemos es una enfermedad que se cura con el tiempo.

“Mas que mala, banal” (de la crítica internacional)

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.