El escritor Miguel Ángel Curiel sigue indagando, haciendo preguntas a un mundo reacio a responderle. Sigue tensando el lenguaje, las palabras, la sintaxis para procurar un dardo que penetre la opacidad de lo exterior, de lo que le rodea.
Curiel Jaraiz cubierta Amargord

“El color es la mentira// es el naranja// no puedes azularlo// ni tapar// con tus manos el mundo”

Con ecos de otros (Hölderlin, Celan, Mallarmé, Adorno, Valente, Gamoneda) pero sobre todo con esa voz suya cada vez más seca y depurada, con esa mirada que quiere atravesar la naturaleza para sacar de ella lo que tiene de vida, Curiel vuelve en este “Jaraíz” a debatirse entre la niebla y la oscuridad, entre la desesperación y la confesión existencial:

“Mi amor a la vida// no le vale// a la vida”

La búsqueda, la indagación de Curiel es una entrada a fondo en el mundo natural para sacar de él claves que expliquen lo absurdo, lo doloroso, lo mentiroso, lo incomprensible de lo humano. Y todo ello forma una riada de versos que lo mismo destellan claridad que alumbran abismos:

“El poema es inflexible// Le da igual// No sabe llorar// Intenta envolver// el mundo”

La lucha de Curiel es la pelea del fragmento contra el todo; del color frente a la borrosidad de la niebla o la ceniza; es la tensión hacia el relámpago que ilumina a la vez que destroza la calma de la noche.

“Palabras que se traban en lo que dicen/ licuación del silencio”

Y en medio de todo, la belleza queriendo salir de entre la niebla.

  • Miguel Ángel Curiel
    Jaraíz
    Amargord eds. Madrid, 2018

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.