Mírame: un acoso sexual que se recicla

Personalmente, no creo que la violencia sexual o de cualquier tipo tenga que ser privativa de la llamada violencia de género, sino que se puede dar en cualquier situación en la que uno, ya sea hombre, mujer, anciano o niño, válido, no válido, etc., quiera establecer una situación de dominio sobre otro. Y está visto que todo vale para conseguirlo.

Mírame, cartel

Es el caso: Mírame es, como su nombre indica, la historia de una llamada de atención largo tiempo desoída. Mírame es “me ves a diario pero nunca te fijaste en mí, no me viste y eso se va a acabar porque lo digo yo”.

Podría ser la historia de cualquiera con ganas de revancha sobre alguien que lo ignora personal o profesionalmente o ambas cosas, a pesar de estar rozándose a diario. Sólo que él, Manuel, en el momento de pronunciar esa llamada de atención, se ha atrevido a dar el paso, y por eso hay momentos en los que hasta te cae bien si no fuera porque temes lo peor.

Es el Pijoaparte de La chica de las bragas de oro, la novela de Marsé, pero sus métodos han cambiado y al lado de éste (que, además, viene del Este), aquél nos resulta muy ingenuo porque, acorde con los tiempos, su deseo se ha forjado y alimentado a la luz de las nuevas tecnologías, lo que crea otro estado de conciencia “más avanzado”.

Éste está dispuesto a humillar, a hundir, a anular todo lo que admira en su “objeto de deseo” para poder al fin poseerlo, para que pueda estar a su altura, y para ello no dudará en perpetuar la humillación con todos los medios que las nuevas técnicas le permitan.

A tal aberrante propósito, le valen los tópicos del sadismo que el sentimiento de inferioridad ha consagrado, como, por ejemplo, “¿te parezco poco para ti?” o “seguro que no soy el primero, ¿verdad, puta?”, tópicos usados para herir lo amado y herirse a su vez, pero su trabajo sólo se culminará por completo con el uso adecuado de las nuevas tecnologías. Gracias a ellas, la dominación se va a perpetuar más allá en el tiempo y, ya fuera de la escena, cuando “todo esto” acabe, porque “esto”, como él gusta de repetir a cada paso, “esto no ha hecho más que empezar”.

El final es, así, tan deslumbrante como abierto y terrorífico a la vez, pues él sabe que abre algo a lo que ella no se va a poder resistir; tanto, que invita a mirar con curiosidad y honda reflexión a esas parejas que tan bien avenidas, demasiado incluso, se muestran en público, no sea que entre tanta armonía se oculte un horror tan hondo como el que aquí se anuncia.

Cecilia Sarli y Manuel Domínguez son los protagonistas de este duelo interpretativo, que muestra la violencia sexual como una expresión extrema del poder social. La obra plantea una reflexión sobre la vulnerabilidad de muchas mujeres que sufren agresión sexual a manos de una persona de su entorno, un tipo de violencia que permanece más oculta y donde el violador no necesita recurrir a la fuerza física para someter a su víctima y se vale, entre otras armas psicológicas, de la ‘sextorsión’, una de las fórmulas más letales del ciberacoso sexual que prolifera en nuestros días.

  • Autora: Susana torres Molina
    Director: Jesús Cracio
    Reparto: Cecilia Sarli y Manuel Domínguez
    Espacio escénico: Roger Portal
    Diseño de vestuario: Pier Paolo Álvaro
    Iluminación: Pilar Velasco
    Compañía Atlántico Teatro
    Producción: Cajón de Ideas Producciones
    Función comentada: 18 de noviembre de 2016
    Sala Mirador: c/ Dr. Fourquet, 31. Madrid

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.