Nadine Labaki dirige “Cafarnaúm”, un drama familiar de la pobreza

Fábula contemporánea, inspirada en el caótico infierno de los suburbios libaneses, cuando sus padres entregan a la hermana de once años a un adulto de treinta para que se case con ella, Zain abandona el hogar familiar

“Hermoso tema en el que se mezclan la condición femenina, la miseria, las costumbres de una sociedad libanesa desorientada y un mensaje humanista en la mirada y las palabras de un niño convertido en adulto antes de tiempo” (Jackie Bonnet, Culturebox)

Cafarnaum posterPremio del Jurado en el Festival de Cannes 2018, “Cafarnaúm”, de la realizadora libanesa Nadine Labaki (“Caramel”, “El maintenant on va ou”), que ha rodado con actores no profesionales interpretando “más o menos su propia realidad”, es una inmersión en la vida de los niños de la calle en Beirut que nos enfrenta a ese cine de denuncia que no debe perder vigencia.

Melodrama que toca todos los palos de la miseria: inmigración, pobreza, injusticia social, niños maltratados y abandonados, mujeres también maltratadas, niñas vendidas para matrimonios forzados …, “Cafarnaúm” se centra en la historia de Zain (Zain Al Rafeea, miembro de una familia que escapó de Siria para refugiarse en Líbano y que hoy, gracias a la película, va a instalarse en Noruega), un espabilado niño de doce años que sobrevive a los peligros de la calle. Huyendo de sus padres, recurre a la justicia para demandarlos por el «crimen» de haberle dado la vida.

Fábula contemporánea, inspirada en el caótico infierno de los suburbios libaneses, cuando sus padres entregan a la hermana de once años a un adulto de treinta para que se case con ella, Zain abandona el hogar familiar. Sin recursos, se ocupa del bebé de una joven refugiada etíope sin papeles, que ha dado a luz en secreto y pasea al niño escondido en un carrito de la compra –algunas de las escenas de los dos niños son de una emoción casi insoportable-, hasta que la policía le encarcela y es entonces cuando decide denunciar a sus padres.

El recorrido de Zain por las calles, las chabolas, el ruido y el polvo de Beirut, es una excusa para poner en evidencia el caos y la corrupción que impera en una ciudad que no consigue recuperarse de una guerra interminable y que recoge, a su pesar, a los desesperados de toda la región que huyen de persecuciones y hambrunas. Una ciudad y un suburbio en el que los pobres explotan a otros aún más miserables.

Como si se tratara de un reportaje sobre los niños y las aceras –un mundo ignorado- de la capital libanesa, la realizadora (que también interpreta el papel de abogada del pequeño) sigue los paseos y las carreras en busca de comida o refugio del pequeño Zain, quien ha conservado su nombre en la película y que desborda madurez y veracidad.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.