Normalización Cuba Estados Unidos: asuntos pendientes

En estos días, gran parte de la atención internacional se ha concentrado en la histórica visita oficial del presidente Barack Obama a Cuba, iniciada el domingo 20 de marzo y que culminó el 22 de marzo. En abril del 2015, el presidente de Estados Unidos y el de Cuba se saludaron brevemente en el marco de la VII Cumbre de las Américas en Panamá (ver nota sobre las intensas gestiones diplomáticas previas a dicho encuentro marcado por la brevedad).

Cabe señalar que, pese a un tono y a actitudes muy conciliadoras del presidente Obama durante su visita ante su homólogo cubano y ante las preguntas de los medios de prensa, la política exterior norteamericana mantiene los mismos ejes que durante administraciones pasadas con relación a Cuba.

Por ejemplo, la resolución adoptada en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas contra el embargo comercial y financiero decretado por Estados Unidos contra Cuba votada el 27 octubre del 2015 recogió 191 votos a favor (cifra histórica) y dos votos en contra: Estados Unidos e Israel (ver nota de la BBC). Un cambio de posición del Departamento de Estado sobre este preciso tema a la hora de votar en Nueva York no requiere de alguna autorización por parte del Congreso norteamericano.

En el 2014, dicha votación arrojó el siguiente resultado: 188 votos a favor, 2 en contra (Estados Unidos e Israel) y 3 abstenciones (Islas Marshall, Micronesia y Palau (ver nota  de prensa). En el 2005, dicha resolución fue aprobada por 182 votos a favor, cuatro votos en contra (Estados Unidos, Islas Marshall, Israel y Palau) y una abstención (Micronesia) (ver nota de Naciones Unidas).

La presencia de estos Estados isleños del Pacífico no debe ser entendida como una animadversión particular de estos hacia Cuba. Aparecen a menudo en votaciones en las que Estados Unidos e Israel requieren de apoyos: por ejemplo, al reconocerle el 29 de noviembre del 2012 a Palestina el estatuto de «Estado No Miembro Observador», la votación de la resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas arrojó 138 votos a favor, 41 abstenciones y 9 votos en contra: Canadá, Estados Unidos, Islas Marshall, Israel, Micronesia, Nauru, Palau, Panamá y República Checa (ver nuestra modesta  nota publicada en La Celosia). Recientemente, a la hora de autorizar la iza de la bandera de Palestina en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, la resolución votada el 10 de septiembre del 2015 fue aprobada por 119 votos a favor, 8 en contra (Australia, Canadá, Estados Unidos, Islas Marshall, Israel, Micronesia, Nauru, Palau y Tuvalu) y 45 abstenciones (ver nota publicada en  Global Research).

Por otro lado, la devolución de la base militar norteamericana de Guantánamo a Cuba tampoco ha recibido eco alguno por parte del Ejecutivo norteamericano. Ello pese a ser expresamente mencionada en el discurso de bienvenida del Presidente de Cuba al recibir a su homólogo norteamericano el pasado 20 de marzo en La Habana. Si bien el tema como tal no ha sido objeto de pronunciamientos en Naciones Unidas, desde setiembre del 2015, contamos con un pronunciamiento de la misma Comunidad de Estados de América Latina y del Caribe (CELAC), que tuvimos la ocasión de analizar – ver nuestra breve  nota  publicada en OPALC de Sciences Po / Paris – desde la perspectiva del derecho internacional). Durante la III Cumbre de la CELAC celebrada en Costa Rica en el mes de enero del 2015 (ver texto  de la Declaración Final), no se había logrado incluir el tema: ver a ese respecto esta  nota  de prensa en la que se lee que «El canciller de Costa Rica, Manuel González, confirmó a que el problema de Guantánamo «no figurará» en las resoluciones de la CELAC«.

En el tema de los derechos humanos, ambos Jefes de Estado mantuvieron sus diferencias de criterio, y dejaron entrever que la confrontación es aún muy persistente. Es posiblemente la primera vez que, durante una visita oficial a otro Estado, el actual Presidente de Estados Unidos se muestre tan insistente sobre este preciso tema. La situación de los derechos humanos en Cuba ha cobrado históricamente mayor relevancia en momentos de campaña electoral en Estados Unidos, por lo que la insistencia presidencial guarda posiblemente relación con los actuales sondeos de opinión en Estados Unidos.

Con relación a la temática de los derechos humanos en Cuba desde una perspectiva no confrontativa, en un marco de respeto y de diálogo, cabe señalar que este próximo mes de mayo/junio se celebrarán 20 años desde el primer seminario sobre derechos humanos celebrado en Cuba por parte de una entidad interamericana: se trata del Seminario sobre Derechos Humanos organizado del 30 de mayo al primero de junio de 1996 por una entidad que tiene su sede en Costa Rica, el Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH) y su contraparte en Cuba, la Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJC) (ver  memoria  del seminario). Un año más tarde, a finales de noviembre de 1997, se llevó a cabo una segunda actividad: «Seminario Sobre Elecciones y Derechos Humanos en Cuba y América Latina«, (ver  memoria  del seminario). Es de notar que ese mismo año, el IIDH recibió en mayo la visita de la entonces primera dama de Estados Unidos, Hillary R. Clinton, acompañada por Madeleine Albright, entonces secretaria de estado norteamericana (ver  memoria  de reunión celebrada en el IIDH en el sitio del Departamento de Estado).

En el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del año 2000, se lee que la labor del IIDH en Cuba se extendió a otros sectores: «el Instituto Interamericano de Derechos Humanos, institución académica internacional que desde 1996 trabaja con Cuba en tareas de promoción y educación en derechos humanos, amplió su trabajo de difusión de los derechos humanos al campo eclesiástico. Durante el período cubierto por el presente informe se realizó un conversatorio sobre derechos humanos y resolución de conflictos con la participación de medio centenar de religiosos y laicos. El evento, auspiciado por la Arquidiócesis de La Habana, se realizó en la capital con la participación del Director Ejecutivo del IIDH, Roberto Cuéllar, acompañado de Ligia Bolívar, consultora, Daniel Baldizón y Ronalth Ochaeta, Oficiales de Programa del IIDH. El evento se desarrolló en un ambiente abierto, franco y amplio, y generó expectativas de profundizar el trabajo en doble vía, tanto para el IIDH como para la Iglesia Católica cubana. Además, el IIDH envió una misión a Cuba en diciembre de 1999 para asistir al Simposio “Exhortación Apostólica. Implicaciones Antropológicas, Económicas y Sociales en Cuba” que se realizó del 1 al 3 de diciembre en la Habana y que convocó la Iglesia Católica cubana» (ver informe anual ComIDH,  Capitulo 4  – Cuba -, punto 7).

En octubre del 2001, invitado por el mismo IIDH, el Cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana, visitó su sede en San José y ofreció una conferencia sobre la labor de educación y de promoción de los derechos humanos (ver  nota  de La Nación).

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica (UCR)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.